Actualidad2 (Septiembre/99)

TIMOR ORIENTAL: OTRA VERGÜENZA PARA LA HUMANIDAD

BREVE HISTORIA DE UNA INVASION

Timor Oriental, con una economía basada en la agricultura, se encuentra a unos 2.090 kilómetros de Indonesia y a unos 560 de Australia. Tiene una extensión de 19.000 kms.2 y una población cercana a los 800.000 habitantes (Poco más extensa que la provincia de Zaragoza). Su renta per cápita 200 dólares (unas 31.000 ptas) por habitante y año. En 1859 acordaron el reparto de la isla entre holandeses y portugueses, delimitándose las fronteras en 1904. A raiz de la II Guerra Mundial, los holandeses cedieron la zona occidental a Portugal.

La “revolución de los claveles” de Portugal, el 25.4.1974, abrió un proceso descolonizador, aunque al acecho se encontraba Indonesia y su ejército omnipresente, con el ánimo de apoderarse de esta zona de la Isla. Bien sabía Portugal que Timor Oriental prefería continuar dependiendo de Portugal, hasta arbitrar una solución de recambio que les permitiera acceder a la soberanía con garantías plenas de no ser absorbidos por Indonesia. A pesar de ello, Portugal dejó a los timorenses abandonados a su suerte.

El 28.11.1975 fue proclamada la República Democrática de Timor-Oriental por el Frente Revolucionario de Liberación de Timor. El 7.12.1975, Indonesia ocupó a Timor Oriental, con el beneplácito de Australia y Estados Unidos. En julio de1976, Yakarta proclamó la anexión de Timor Oriental a su territorio, convirtiéndola en la provincia 27ª de Indonesia, pese a la resolución de Naciones Unidas condenando dicha anexión por la fuerza y en la que sólo se reconocía a Portugal como el legítimo administrador de Timor Oriental. Las Tropas del `presidente indonesio, general Suharto, confeccionaron un plan para apoderarse de todo el territorio en tres días.

La resistencia del pueblo timorense a la política impuesta por el gobierno indonesio y la pasividad internacional, se ha traducido en una violenta represión, calificada de genocidio por Amnistía Internacional y denunciada por el Parlamento Europeo y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Se habla de más de 200.000 víctimas. A pesar de las denuncias, un cerco de silencio ha rodeado la situación de represión y miseria en la que vivía el pueblo timorense. El dirigente independentista exiliado José Ramos Horta (Premio Nobel de la Paz 1996) en vano ha gritado pidiendo auxilio en numerosas ocasiones: “que se libere a Timor Oriental de la misma forma en la que Europa ayudó a liberar Kuwait”...

El 21.5.1998, Suharto dimitió como presidente de Indonesia (a petición de EE.UU.) y el nuevo gobierno de Yusuf Habibie prometió democratizar el país. El 8.1.1999, Yakarta anuncia su disposición a conceder la independencia si así lo desea la población timorense tras una consulta popular. Al mismo tiempo, los grupos paramilitares organizados y armados por el ejército indonesio, aumentan las masacres: 50 personas en la Iglesia de Liquisa, 30 en Dili.

Una Misión de la ONU organizó el censo electoral. En el referendum del 30.8.1999, a los timorenses se preguntó si querían la autonomía dentro de Indonesia o la rechazaban y preferían la independencia. El 5.9.99, la ONU anunció que un 78,5 %, de los más de 450.000 votantes, votaron por la independencia.

**********************************

HAY DECISIONES...QUE MATAN

La catástrofe de Timor Oriental es inimaginable. Según ACNUR, más de 199.000 personas vagan aterrorizadas y hambrientas porlas montañas. La persecución de timorenses se extiende por toda Indonesia.

“No se puede esperar más, el tiempo es esencial para podr salvar a esta gente”, señaló Francois Foutinat, máximo responsable de la Alta Comisaría de Naciones Unidas para los Refugiados para Indonesia.

82.000 refugiados en la provincia indonesia de Nusa Tenggara (Timor Oeste). Varios miles concentrados en edificios religiosos y públicos. Con el recrudecimiento de los ataques por parte de las sanguinarias milicias organizadas por el ejército indonesio, regueros de indefensos timorenses huyen para las montañas. Naciones Unidas acababa de anunciar que quienes precisamente huían de la barbarie habían vencido en el referendum al votar masivamente a favor de la independencia. Posblemente jamás pensaron que la victoria la iban a pagar con la muerte por desnutrición y torturas.

“No estaban en absoluto preparados para resistir ante esta situación, ni siquiera les dio tiempo para recoger la cosecha de arroz”, explicó el superior de una orden religiosa.

Miles de hogares han sido reducidos a cenizas y Dili ha sido arrasada, mientras en el resto de ciudades sólo permanecen algunos puñados de habitantes. “La población timorense que permanece en el teritorio ya está sin comida y, si la comunidad internacional no resuelve con urgencia la situación, en Timor Orientas sólo encontraremos cadáveres y más cadáveres”,manifestó un sacerdote español que pidió no ser identificado. Religiosos recién llegados indicaron haber visto durante su huida como las milicias, apoyadas por soldados, prendían fuego a los arrozales.

“La situación es dramática, en realidad es un genocidio, y si los militares indonesios son los autores, la comunidad internacional también tiene su culpa por abandonarlos”, denunció el sacerdote.

*************************

9 de septiembre de 1999

Si no se salva Timor no nos salvaremos nosotros

José Saramago

¿Qué le importa al mundo que yo me sienta humillado y ofendido? ¿Qué le importa al mundo que yo haya llorado lágrimas de indignación impotente, ante las imágenes infames de un crimen infame?

Si esta desgraciada humanidad, faltando una vez más al respeto que debe a sí misma, no impone a Indonesia, en nombre de la simple moral, el acatamiento inmediato e incondicional de la voluntad del pueblo de Timor Oriental, ¿qué importa que un escritor acuda ahora a protestar utilizando las palabras de todos, que demasiados callan porque están más preocupados por sus intereses presentes y futuros que por la sangre que corre y las vidas que se pierden?

¿Qué pesa el pueblo de Timor Oriental en las balanzas políticas de China y Rusia? ¿Cuál es la cotización de un habitante de Dili en la Bolsa de Nueva York?

Indonesia tiene más de trece mil islas y Timor Oriental es apenas la mitad de una de ellas. ¿Vale la pena, por tan poco, que el mundo se levante para reclamar responsabilidades a los culpables directos e indirectos de las atrocidades que se cometen ante nuestros ojos, para exigir el castigo de los asesinos y de quienes los mandan?

¿Cuánto hace falta entonces para que nos levantemos? ¿Un continente? ¿Dos continentes? ¿Se levantará el mundo cuando ya esté a punto de perderse el mundo?

¿Qué pasa con el ser humano? ¿Y la democracia para qué ha servido? ¿Sirvió de algo en Timor? ¿Se hace un referendum para rechazarlo luego, antes incluso de que los votos hayan sido contados? ¿No será un crimen contra la dignidad y la honra despreciar y violentar la voluntad de independencia de un pueblo?

¿Qué sentido tienen hoy estas palabras? ¿Tiene honra un ministro, tiene dignidad un general si son el general y el ministro quienes arman el brazo de los criminales? ¿O son ellos mismos los criminales?

¿Cuándo se pondrá fin al cinismo de la mal denominada comunidad internacional? ¿Cuándo terminará la hipocresía de quienes mandan? ¿La inercia de quienes son mandados cuándo terminará? ¿Cuánndo dejaremos de llorar sobre nosotros mismos?

¿Cuándo dejaremos de decir que no tenemos culpa?

****************************************

Otro comentarios sobre Timor Oriental:

http://teleline.ole.com/articulo/articulo.cfm

http://www.eurosur.org/rebelion/internacional/chomsk3.htm- arriba

http://www.eurosur.org/rebelion/internacional/chomskto.htm -arriba

**************************************

Comentario de Cristianisme i Justicia (nº.90)

Nos acercamos al final del siglo XX. Un siglo que, entre otras cosas, se ha caracterizado por la guerra y por la violencia de todo tipo...

Lo sorprendente de este siglo ha sido el hecho de que haya producido 150 guerras desde el final de la II Guerra Mundial, que la tecnología haya aumentado enormemente la capacidad de destrucción (bombas atómicas, Vietnam,...), que la locura humana parezca haber llegado a cotas inimaginables (Hitler, Stalin, Pol Pot, "apartheid", Argentina, Centroamérica, Pinochet, Milosevic), y que la cultura de la violencia conviva tranquilamente con la supuesta cultura de la democracia y de los derechos humanos.

El mundo no está gobernado por los derechos humanos, sino por una versión corregida y aumentada del "Oeste americano".

No cesan los interrogantes: ¿Por qué la "comunidad internacional" no actuó en Ruanda, ni en Bosnia, ni en el Kurdistán, y en cambio si lo hizo en Irak y ahora en Serbia? ¿Quién constituye la "comunidad internacional"?.

 

**********************************

Selección de textos efectuada por Guacandá

Después de más de dos meses de bombadeos, Yugoslavia ha retrocedido dos décadas. Los aliados han golpeado en puentes, carreteras, fábricas, centrales eléctricas...(Cada noche de bombas ha costado 330 millones de dólares).

¿Más de 10.000 soldados serbios muertos...?. La Alianza reconoce que también mató a más de 500 (?) civiles en las más de 25.000 misiones aéresas. Las víctimas, sean serbios, montenegrinos o albanokosovares, estaban perfectamente calculadas. Bombardeos ultramodernos sin coste de vidas propias. ¿Qué guerra es ésa en la que sólo hay muertos en uno de los bandos?.

Estos bombardeos se han burlado del derecho internacional, de la ONU y también de la propia carta de fundación de la OTAN. ¿Qué autoridad tienen el Sr. Clinton o el Sr. Solana para convocar una guerra?. Y si no existe una autoridad en la comunidad internacional, un Tribunal Penal Internacional, es porque se ha procurado que no exista por parte de EEUU y sus acólitos, de igual manera que se oponen sistemáticamente a cualquier reclamación de reforma de las Naciones Unidas. La OTAN nació como brazo armado de EEUU en Europa. La OTAN crece y con ella la hegemonía norteamericana y el mercado de su industria de armamento.

Esta guerra, como todas las guerras, sirvió de gigantesco escaparate para la exhibición y la venta de armas. La guerra de Kosovo se convirtió en un excelente campo para experimentar armas, como las bombas de grafito (que inutilizan la red eléctrica), o las bombas de uranio de baja radiación (cuyos efectos se dejan sentir años después). Las mismas bombas de uranio siguen matando en Irak a decenas de niños, 8 años después, y en Bagdad se hacinan las víctimas de la radiación, con tumores y malformaciones imposibles de curar.

Sólo la paz descubrirá, además de las fosas comunes, la verdadera tragedia de lo ocurrido.

Y Milosevic sigue vivo, sin capitulación ni rendición...En la tele, al menos, se ve sano y salvo al llamado Hitler de los Balcanes...

El acuerdo de "paz" firmado ni siquiera hace alusión a las ejecuciones sumarias, las deportaciones en masa, las torturas infligidas a los padres delante de sus hijos, las violaciones sistemáticamente organizadas, los trenes sellados con los kosovares más desvalidos dentro, las crueles peleas entre hermanos para solaz de la soldadesca, o las antorchas humanas prendidas por militares y paramilitares serbios.

(¿Pero no fue todo eso lo que justificó la guerra?.

Por cierto, ¿Quién ha estado vendiendo armas a Milosevic durante estos cinco últimos años?).

d.t.