Agosto-2001

 

Es preciso, es necesario que todo el mundo nos hagamos estas preguntas:

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA?

¿CUÁNDO SE ESTÁ EJERCIENDO VIOLENCIA

CONTRA LAS PERSONAS?

Y es absolutamente necesario que busquemos respuestas.

Los seres humanos debemos expresar nuestra Palabra, nuestra respuesta.

Los medios de comunicación no representan a la humanidad,

sus palabras no son las nuestras.

 

Más que nunca se nos exige hacer este ejercicio a la Humanidad. El ejercicio de expresar nuestra Palabra.

¿Quién a estas alturas no ha oido hablar de los disturbios de Génova por la reunión del G-8 y las manifestaciones de los grupos antiglobalización?. Se ha escuchado de todo, de todos los colores, frases profundas y burradas descomunales, cada cual pintando el tema a su forma y manera y a su conveniencia, todos hablando de violencia (¿Cuál violencia?),...

“La policía, tras asesinarle, pasó por encima con total desprecio del cadáver de Carlo Giuliani. También lo hicieron los del G-8, al continuar indiferentes sus reuniones. ¿Y por qué iban a turbarse? ¿Qué importancia puede tener un muerto más en esa enorme estadística de los sacrificados y masacrados cada día por el orden, desorden, económico internacional que ellos mantienen? Lo peor, con todo, es la hipocresía.” Juan Francisco Martín Seco

«No comprendo a los manifestantes» declaró Guy Verhofstadt presidente en funciones de la UE. «Nosotros, líderes de las naciones participantes en las conversaciones para combatir la pobreza mundial, lamentamos la pérdida de una vida». Así rezaba el comunicado que tras una cena se vieron obligados a emitir los mandatarios de la mesa de póquer.

“Recuerde que en Seattle [Cumbre de la OMC en 1999] la violencia vino por parte de la policía, que no estaba entrenada para este tipo de manifestaciones. La policía perdió su sangre fría y agredió a los manifestantes pacíficos. No estamos hablando de Gotemburgo [Cumbre europea del pasado junio].

La semana pasada hubo una reunión de todos los ministros de Interior de la Unión Europea y del G-8 para tratar de estudiar el fenómeno de la antimundialización. Ahora el fenómeno central es el de la criminalización de la antimundialización. En Barcelona hemos sabido después que policías de paisanos han actuado como provocadores. Evidentemente, ahora hay un problema de violencia. En los últimos tiempos han surgido grupos que consideran que hay una violencia estructural, y que contra ella hay que responder con una violencia de la acción. Ese es su análisis. Son muy minoritarios, pero están en condiciones de crear un desequilibrio en estas manifestaciones. Aún así, nosotros tuvimos un informe de la policía de Québec [Cumbre de las Américas, abril de 2001], en el que ya antes de las manifestaciones, se calificaba a estas organizaciones de terroristas». I. Ramonet


Lunes, 30 de julio de 2001 –EL PAIS

CUMBRE G-8
Un informe oficial admite la violenta actuación policial en Génova

Algunos agentes tuvieron que ser apartados porque "se les iban las manos" en sus acciones contra los manifestantes

 

“La nuestra es la civilización del espectáculo -preferencia de las formas sobre los contenidos, la diversión como supremo valor de la vida- y, por eso, no es de sorprender que los grandes protagonistas de la actualidad sean los jóvenes anti-globalizadores a los que la policía italiana brutalizó, en Génova, durante la reunión del G-8, ofreciéndoles su primer mártir. Nostálgicos irredentos del viejo mesianismo social se han precipitado a anunciar que el movimiento contra la globalización representa ahora, ¡por fin!, una alternativa revolucionaria potente contra el capitalismo y su odiado embeleco político: la democracia neo-liberal. Detrás de las decenas de miles de manifestantes que invadieron las calles de Génova, estos augures ven asomar en el horizonte, una vez más -ave Fénix que renace de sus cenizas-, un nuevo paraíso igualitario y colectivista.

Me temo que se apresuren demasiado y que confundan la presa con su sombra. Tengo la impresión de que al movimiento contra la globalización, por su naturaleza caótica, contradictoria, confusa y carente de realismo, le ocurrirá algo semejante que al Mayo del 68 en Francia, con el que tiene mucho de parecido: lo que hay en él de crítica social válida y de iniciativas realizables, será absorbido y canalizado por el sistema democrático, y lo demás, el estruendo y los estragos de las grandes gestas callejeras, perderá toda actualidad y quedará sólo como un estimulante material para sociólogos e historiadores... Mucho mejor sería, para el mundo, que estos jóvenes inconformes canalizaran sus ímpetus y anhelos en reformar el sistema desde dentro, algo perfectamente necesario y posible, en vez de empeñarse en destruirlo, pasatiempo intenso, divertido, pero perfectamente inútil”.   Vargas LLosa

Podríamos continuar con cientos y cientos de testimonios y opiniones. Pero el titular queda en pie ¿A QUÉ LLAMAMOS VIOLENCIA? ¿Qué es la violencia?

1.- Cuando nos enteramos de que un pequeñísimo Grupo de Países, un grupito de empresas Multinacionales dominan el mundo, controlan toda la economía mundial, explotan para su propio beneficio al resto de países del mundo, manejan a su antojo y provecho todo el comercio de bienes y riquezas del Planeta, mantienen a la gran mayoría de los países y seres humanos en la miseria, contaminan sin pudor  la naturaleza de todos, han creado y controlan todos los Organismos e Instituciones de decisión (ONU, FMI, BM, OMC, OTAN, etc. etc.)...preguntamos ¿ESTO NO ES VIOLENCIA? ¿NO ES ESTA LA MAYOR Y PEOR DE TODAS LAS VIOLENCIAS QUE EXISTEN EN EL MUNDO? ¿Acaso hay una violencia mayor que ésta que mata a más de 100.000 personas diariamente de hambre? ¿No es ésta la MADRE DE TODAS LAS VIOLENCIAS en el mundo?.

Pero los que mandan, ELLOS, los dominantes no le llaman violencia. Hipócritamente hablan de “democracia formal”, “libre comercio”, “libertad de mercado”, “relaciones internacionales”, “planes de ajuste”...

2.- Cuando la gente, los pueblos han montado sus propias organizaciones sociales, sindicales, vecinales, de género,...para defender sus derechos, para hacer sus reclamaciones,...Mucha gente y muchos pueblos han tenido fe y esperanza en sus propias organizaciones y se han animado a elevar sus reivindicaciones a través de ellas y han organizado hermosas manifestaciones pacíficas, y escritos de denuncia, y huelgas de hambre,... ¿Cuál ha sido la respuesta normal de las autoridades? Una respuesta de fuerza, respuesta de represión policial y del ejército, respuesta de detenciones y cárcel, de secuestros y allanamientos, de asesinatos y desapariciones... ¿ESTO TAMPOCO ES VIOLENCIA?... ¿La soberanía, y por tanto la última palabra, no pertenece a los pueblos? ¿LA REPRESIÓN POLICIAL CONTRA EL PUEBLO NO ES VIOLENCIA?.

Pero las autoridades, ELLOS, siempre ELLOS, volverán a hablar hipócritamente de “orden”, “de defensa del orden y de los intereses del pueblo”, “de que actúan en nombre de la ley”, “de que buscan el bien común y social”,...

3.- Cuando pequeños grupos populares se hartan, cuando ven que la ley no es igual para todos, cuando comprueban que la justicia no es igual para todos, que las oportunidades no son iguales para todos y por tanto los derechos no son iguales para todos,  cuando descubren que las autoridades se alían con los poderosos y que a los pueblos desarmados sólo les queda sufrir y resignarse, cuando constatan los abusos de poder de los representantes políticos, su tiranía y su impunidad, cuando se ven burlados en sus métodos pacíficos, cuando de nada vale actuar según la ley porque la Ley solo defiende a los de arriba,... HAY GRUPOS QUE CONSIGUEN ARMARSE y constituirse en guerrillas, en grupos de resistencia,...  Curiosamente a estos grupos sí que los Poderosos les llaman “grupos violentos”, “terroristas”, “enemigos del pueblo”, “antisociales”, “comunistas”, “indeseables”,...

Seguimos preguntando: ¿Qué es la violencia? ¿Es sólo violencia la tercera? ¿No es la tercera una consecuencia de las dos primeras?

d.t.