Noviembre-2003

 

¡OTRA RESOLUCIÓN DE LA ONU!  ¡IMPRESIONANTE!

 

¿Alguien de ustedes no se ha impresionado con la Resolución 1.511? ¿Cómo que aquí ya nadie se impresiona con las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU? Pero, ¡bueno!, nos estamos volviendo todos “Sharones”...

Pues nuestro presidente Aznar está que se sale, porque, según él y sus colegas agresores, la jugada les ha salido redonda, la invasión y ocupación de Irak han quedado por fin legitimadas por la ONU, tras esta Resolución. Ya está todo justificado, las matanzas de civiles iraquíes, la destrucción de sus viviendas, la presencia de nuestros soldados en aquellas tierras, la donación de dinero (donación?),… Lo del presidente del gobierno español es para nota…No creo que Bush haya tenido mejor alumno en su vida. Ahí lo tienen, pidiendo a voz en grito el aumento del gasto en Defensa y recalcando que una manera nueva de entender la seguridad es la guerra preventiva, “emprender acciones de carácter anticipativo” fueron sus palabras. ¡Manda narices, sr. Aznar!

 

El encuentro de los “donantes” para la reconstrucción de Irak ha sido en Madrid. ¡Qué menos!, más cuando el gobierno español va a “donar”, de momento, 300 millones de dólares para la causa. Lo jodido es que nunca faltan las voces disonantes que, a esa “dignísima causa”, le llaman “expolio de los poderosos”. Por lo oído, la mayor parte de la financiación destinada a la reconstrucción de Irak se entregará en forma de “ayuda bilateral” e irá, por lo tanto, a las empresas estadounidenses, según dijo John Taylor, subsecretario estadounidense del Tesoro. El asunto ha molestado a otras compañías no estadounidenses que se ven impedidas para llevarse su tajada. Manuel Valencia, vicepresidente ejecutivo de Técnicas Reunidas, una de las 332 empresas que participaron en el Foro del sector privado, paralelo a la Conferencia, afirmó que, pese a la ventaja de las empresas norteamericanas, «la tarta es muy grande y habrá posibilidades para todos».

 

En ocasiones como éstas, nos acosan las dudas ¿Qué es peor, ser canalla o ser indecente?. Es mucha la sangre derramada y mucho el dolor y el odio sembrados en Irak, para que llamemos “solidaria” a tan sospechosas “donaciones”.

El Pentágono ha reconocido que, durante los bombardeos de Irak, sus fuerzas aéreas lanzaron bombas de NAPALM. “Hemos utilizado NAPALM en los accesos de los puentes. Desgraciadamente allí había gente, soldados iraquíes, los pudimos ver en el vídeo. No es una bonita manera de morir”, afirmó el coronel Randolph Alles.

Ni siquiera los marines aguantan tanta crueldad: Más de 14 se han suicidado y EEUU ha pedido a un equipo de psiquiatras que indague en las causas de esta conducta. “El número de suicidios ha causado preocupación en el Ejército”, afirmó el teniente coronel Elspeth Cameron, psiquiatra militar. 478 soldados han sido repatriados desde el inicio de la guerra por diversos problemas de salud mental.

En esta guerra ha sido mucha la carne que se ha echado en el asador. La ocupación militar de Irak viene costando mensualmente unos 4.000 millones de dólares, según el secretario de defensa norteamericano, Donald Rumsfeld. Mantener un soldado en Irak durante un mes cuesta 25.000 dólares, lo que equivale a los ingresos anuales de diez familias iraquíes de nivel medio.

 

Es difícil tapar con una Resolución tantas atrocidades, tantos intereses y tantas malas intenciones.

Las palabras de Paul Bremen, dueño y señor de Irak en nombre de Washington, son temibles: "Vamos a combatirlos y a imponerles nuestra voluntad y los vamos a capturar o… a matarlos hasta que hayamos impuesto la ley y el orden en este país. Dominamos la situación y continuaremos imponiendo nuestra voluntad a este país."

No menos temible es el comentario de un oficial militar superior en Washington: "Estamos evidentemente envalentonados por el éxito”… 'Hay que ir y decirles: Vamos a hacer lo que hicimos en Alemania y en Japón. Vamos a escribirles su constitución. Vamos a instalarles su gobierno. Vamos a escribirles sus leyes. Vamos a vigilar todas sus acciones durante una década y tal vez entonces les daremos una posibilidad de hacerlo ustedes mismos”.

 

Y hablando de resoluciones, hay alguien que desde hace mucho tiempo se las pasa por el forro de sus caprichos, el ahijado de Estados Unidos, el presidente israelí Ariel Sharon. Nunca hubo burla tan descarada contra las directrices de la ONU… ni se aleja de las tierras invadidas, ni cesa en la construcción del “muro de la vergüenza”, ni ceja de bombardear a la población palestina, ni desiste en sus amenazas contra la autoridad palestina y de otros pueblos vecinos,…Sharon no teme ni tiene límites y para ello cuenta con los vetos de EEUU contra cualquier resolución en contra que formule el Consejo de Seguridad de la ONU. El 21 de octubre pasado, la Asamblea de la ONU aprobó otra resolución exigiendo a Israel que ponga fin a la construcción del muro que separa al país de los territorios palestinos ocupados, y que también desmantele los tramos construidos. Inmediatamente, Ariel Sharon anunció que continuará con la construcción de la barrera. Ya se han construido 150 kilómetros de muro en el norte y quieren extenderlo hasta los 350 y tendrá un costo de 200 millones de dólares. También acaba de anunciar que construirá 600 viviendas en asentamientos ilegales de Cisjordania. Sólo 4 países votaron en contra de esta reciente resolución, entre ellos, naturalmente, Israel y Estados Unidos.

Efectivamente, tiene sentido que nadie crea ya en la autoridad y buenas intenciones de la ONU, ni se impresione con sus parciales resoluciones. Los bombardeos seguirán produciendo muertos, y las resoluciones quedarán en papel mojado, si se trata de Israel.

d.t.