Febrero-2004

 

El fuego de la guerra continúa vivo

 

Los años siguen avanzando, pero la barbarie no disminuye en la Humanidad. Quizás la proximidad de las fiestas navideñas no es amiga de frases como la anterior y suenan a exabrupto. Es igual, por mucha agua o tierra que queramos echar, no se apagarán tan enormes fuegos. Echemos una miradita hasta donde nos permita el espacio de esta página.

 

Uno de los fuegos ha venido siendo el de Irak. Los países invasores, con Estados Unidos a la cabeza, quieren ahora buscar una retirada rápida. Está a punto de estallar una guerra civil. Por otra parte, los invasores ya tienen controlado el petróleo y el negocio de la reconstrucción está asegurado. Y, además, las mentiras que “justificaron” una guerra preventiva están al descubierto. Atención, que se están buscando “cabezas de turco” entre los servicios secretos británicos y norteamericanos. (¿Y en España?, bien, gracias). Ahora, que vaya una Comisión de la ONU a ver qué puede arreglar por allí.

 

Las denuncias les han llovido por todas partes a los invasores por: abusos, robos, torturas, matanzas, violaciones del Derecho Internacional, mentiras, presiones,…miles de personas iraquíes continúan detenidas en paradero desconocido y en condiciones infrahumanas. Hablando de robos,¿Recuerdan aquella noticia del 14.11.2003 sobre el dinero desaparecido?: “La asombrosa cantidad de cuatro mil millones de dólares del beneficio del petróleo y otros fondos iraquíes destinados a la reconstrucción del país han desaparecido en opacas cuentas bancarias administradas por la Autoridad Provisional de la Coalición, el cuerpo controlado por EEUU que administra Irak. Estas cifras podrían doblarse para finales de año si no cambia el modo en que se justifican esos fondos”

La Comisión Iraquí de Derechos Humanos ha presentado un balance de las violaciones de derechos humanos de las tropas de ocupación que contabiliza 17.488 detenidos, 412 ejecutados sin ningún juicio, 620 casos de tortura de ciudadanos que se han quedado inválidos para trabajar, 6.100 personas en paradero desconocido, 179 asesinados sin tener relación alguna con la resistencia y 266 viviendas destruidas. La CIDH ha atribuido a las tropas de ocupación una matanza, el domingo 30/11/03, de decenas de civiles en la ciudad de Samarra, entre ellos un gran número de niños y de mujeres.

 

Las maldiciones no han faltado: “Ay de vosotros, terroristas del miedo, que con el pretexto de desarmar a un tirano que vosotros mismos armasteis con armas de destrucción masiva, mentisteis al pueblo, alegando un peligro inminente de ataque. Contra el más mínimo sentido del derecho, os adelantasteis con una guerra desproporcionada. Más aún que el petróleo, lo que queréis es destruir a quien no se someta a vuestros intereses, extendidos ahora a todo el Planeta”.

“Maldita la «guerra preventiva» que os trajo el miedo preventivo. ¿No veis que habéis hecho a vuestro pueblo rehén del miedo, del miedo a montar en un avión, miedo a recibir cartas, miedo a los árabes, miedo a los musulmanes, miedo a vosotros mismos? Malditas las bombas inteligentes. Más maldita aún la «madre de todas las bombas», cuyo poder destructivo sólo queda un paso detrás de las armas nucleares”.

         Maldito mesianismo del Sr. Bush, que el 29.1.2003 aseguraba a su nación: “De nuevo, esta nación y nuestros amigos somos lo único que se interpone entre un mundo en paz y un mundo de caos y alarma constante. De nuevo, somos llamados a defender la seguridad de nuestro pueblo y las esperanzas de toda la humanidad. Y aceptamos esta responsabilidad...”. Eso dijo el jefe de la máquina militar más grande de la tierra, que ha estado gastando 5.000 millones de dólares mensuales en la invasión a Irak. El mismo que acrecentará para este año los presupuestos del gasto militar un 7% y el de seguridad un 10%, al tiempo que bajará un 3% las partidas de gastos sociales (educación y salud).

 

Que en el asunto no hay trigo limpio, que se ha jugado con cartas marcadas, resulta evidente. Para prevenir los crímenes contra la Humanidad, para juzgar los genocidios se creó el Tribunal Penal Internacional. Pues, significativamente, Estados Unidos se ha negado sistemáticamente a reconocer la autoridad de dicho Tribunal y mediante sobornos y chantajes ha logrado que algunos países con gobiernos vasallos se comprometan a no entregar ciudadanos norteamericanos a la Corte Internacional.

         Recientemente, con motivo de la conferencia internacional para la Prevención  de genocidios que ha tenido lugar en Estocolmo, los Estados Unidos y su socio carnal el gobierno de Israel, se han negado a firmar un documento final si este incluye una mención al mencionado Tribunal como deseaban el Secretario General de Naciones Unidas y otros países presentes en la Conferencia. Mucho deben temer Bush y Sharon.

 

Terminamos este comentario con un “colmo”, con una sorpresiva y descabellada noticia publicada en Febrero. No es burla, no es una broma: Bush y Blair cuentan entre los nominados al Premio Nobel de la Paz 2004. Pues, ya puestos, que nominen también a Sadan Husseim y a Sharon.

 

Otros muchos fuegos de guerra están vivos en el mundo: Israel-Palestina, Burundi, Colombia, Chechenia, Somalia,… Otros muchos frentes dolorosos están en plena vigencia como la inmigración, que cuentan con tanta actualidad y con más antigüedad que la guerra de Irak, pero que quedan para posteriores reflexiones.

A veces miro a nuestro querido mundo y pienso lo que el poeta:

La diferencia entre alguna gente

y los animales

es el documento nacional de identidad.

 

d.t.