Marzo-2004

 

LA VIDA ES UN CONTINUO CARNAVAL

 

A veces me asalta una duda: ¿La gente del común somos imbéciles, o, simplemente, nos tratan como imbéciles? ¿O será que, a base de tomarnos como imbéciles, terminamos actuando como tales?. Hay tantas cosas que se dicen por los gobernantes y dirigentes, tantas cosas que se hacen, tantas actitudes increíbles, que resulta incomprensible que los ciudadanos de a pie sigamos tan tranquilos y no reaccionemos…

Todo un espectáculo carnavalesco. Sólo algunos detalles.    

 

 

 

d.t.