octubre-2004

CIRCO POLÍTICO

 

Habrá que tomárselo así, aunque no son asuntos para reírse. Pero, definitivamente, es un espectáculo circense el mundo de los políticos y dirigentes de nuestro planeta. Sus malabarismos, palabreríos, contradicciones y mentiras parecen situarnos en un círculo de bromas y guasas.

 

Contra la estrategia estadounidense de ataques preventivos, el alto representante de la Unión Europea para la política exterior, Javier Solana, saltó como un resorte: La Unión europea tendría tres objetivos en política de seguridad: creación de una zona de seguridad alrededor de Europa (fomentando la buena gobernabilidad del entorno), establecimiento de un orden internacional más estable y equitativo (reforzando las Naciones Unidas y el multilateralismo) y disponer de medios para hacer frente a las amenazas (mediante una política anticipativa y preventiva).

Un mensaje nuevo, con estructuras militares viejas. Los países de la UE destinan 145.000 millones de euros anuales para mantener a sus fuerzas armadas, integradas por casi dos millones de soldados, cuando sólo un 2,1% de los mismos participa en operaciones de paz, y sólo un 0,3% en operaciones de Naciones Unidas. Sobran, por tanto, millón y medio de soldados, lo que permitiría ahorrar decenas de miles de millones de euros cada año para dedicarlos a sus tres objetivos.

 

Nos meterán elecciones norteamericanas por un tubo. En Noviembre serán las presidenciales. Al frente de la cultura occidental, EEUU fundamenta su democracia representativa con las convocatorias electorales. Se elige cada cuatro años y queda todo legitimado, al tiempo que se pone fin a cualquier otra vía de participación ciudadana. Esa es la maravillosa democracia.

¿Pero, al menos, es limpio ese proceso de votaciones?

No son los votos los que mandan, sino una sociedad empresarial que define el programa electoral, selecciona el candidato, financia las campañas, logra los votos, desembarca a sus hombres en la administración ganadora y aplica sus políticas deseadas. A finales de abril-2004 el candidato Bush ya había recaudado 185 millones de dólares, frente a los 180 millones del candidato Kerry. Y ese dinero no es de la ciudadanía: el dinero de las campañas está financiado por el 1% de la población compuesto por millonarios, grandes corporaciones y grupos de presión. Y ese dinero nunca es gratis.

No toda la ciudadanía puede votar. La mayoría o no puede o no quiere ejercer ese derecho. NO PUEDEN varios millones de extranjeros que allí residen legalmente (y por supuesto la incalculable cifra de indocumentados), que trabajan allí, pagan impuestos,  están sujetos a las leyes de allí, se alistan en el ejército cuando es necesario,  pero no tienen derecho a votar por no ostentar la ciudadanía. A finales de los ochenta eran unos 7,3 millones de adultos.

NO PUEDEN votar, aunque estén censadas, millones de personas a las que se ha negado el derecho de expresarse “democráticamente”. Se trata de casi cuatro millones de personas que cumplen penas por delito mayor. TAMPOCO PUEDE el pueblo de Puerto Rico, aunque depende totalmente de EEUU. Además, hay leyes en algunos estados como Florida que IMPIDEN EL DERECHO  a votar a los ex convictos: dice Michael Moore que el 31% de los hombres negros de Florida no puede votar por contar con antecedentes penales.

NO PUEDEN VOTAR, dice Ricardo Alarcón, los ciudadanos que no están inscritos en los registros electorales. En 1988 se acercaban a los 70 millones de personas, lo que equivale al 40% de la población electoral. Tal vez no se inscriban por desinterés en un sistema electoral en el que no creen.

NO VOTAN, aunque pueden inscribirse y votar, la mayoría de los estadounidenses, simplemente se abstienen. En 1996 solamente votaron el 49% de los estadounidenses. En el 2000 no superaron el 50%. Bill Clinton fue presidente con la cuarta parte de los potenciales electores.

Las votaciones no son limpias. La corrupción está presente. Abunda el denominado “voto ausente” cuya papeleta no la deposita el elector, sino un agente pagado por las maquinarias electorales que “testifica” cual es la “intención del elector”. No solo hay fraude con el “voto ausente” de muchas personas sin ellas saberlo, sino que se sabe de la  compra de votos por un módico precio. En 1996, el Miami Herald publicó datos de la Secretaría de Estado de Florida: entre los electores de ese estado aparecieron 50.000 delincuentes encarcelados y 17.000 fallecidos. Aparecían otras 47.000 personas inscritas en más de un distrito, pudiendo votar más de una vez.

Se reconoció fraude en el voto de residentes en el extranjero, la mayoría militares afectos al Partido Republicano. Una investigación realizada en julio de 2002 por el New York Times demostró que de los 2.490 votos de residentes en el extranjero aceptados como válidos, pertenecientes al estado de Florida,  680 eran defectuosos o dudosos. Hay que recordar que Bush “ganó” por tan sólo 537.

Que cada cual saque conclusiones de semejantes elecciones democráticas y de este sistema de democracia representativa, y de qué pinta realmente la ciudadanía y qué parte de ella, durante y después de las votaciones.

 

Pero las atracciones principales del circo continúan siendo tres: El petróleo, Irak e Israel.

 

El número estrella es el petróleo. Siempre que los países ricos del mundo, el viejo Primer Mundo, tiene alguna dificultad en su economía, inmediatamente se convierte en el problema número uno del mundo, más importante que el hambre, o que el SIDA, o que la contaminación.

Nuestra cercana Unión Europea está enormemente preocupada por el elevado precio del petróleo y éste ocupa todos los días las portadas de la prensa.

La invasión de Irak que iba a favorecer la paz en el mundo ha creado más terrorismo que nunca. La invasión que iba a controlar y favorecer la producción y comercio del crudo, ha elevado el precio del petróleo a su máximo histórico.

Los zarpazos del imperio norteamericano a todos los países petroleros (Nigeria, Venezuela, Afganistán,…) no han servido para mucho. Por eso es que el león norteamericano echa  espuma de rabia por su boca.

Las dueñas del mundo, las multinacionales, han aprovechado para hacer su agosto, esas son las que acumulan millones de bidones de petróleo, esas son las que controlan el comercio y los precios, las que provocan o salvan de las crisis, esas son las que ponen de rodillas a los gobiernos del mundo.

Aparte de eso, quieren confundirnos: no quieren que escuchemos la voz de los científicos que nos avisan del “fin de la era del petróleo”. Nos quieren vender el informe más optimista del US Geological Survey que sostiene que no habrá problemas hasta el 2030 (o sea, dentro de 25 añitos). Otros estudios más exhaustivos, que han analizado los 10.000 yacimientos existentes, que tienen en cuenta los Informes más modernos alarman: Estamos llegando al techo de extracciones, la curva mundial de nuevos descubrimientos alcanzó su techo en 1964, desde 1981 el consumo supera el petróleo nuevo, por cada cuatro barriles consumidos sólo uno procede de nuevos descubrimientos. Pero nuestros gobiernos saltan de alegría porque aumenta el número de vehículos, y de calefacciones, y de consumo…Nos estamos devorando la tierra y sus recursos… La Agencia Internacional de la Energía pronosticaba un incremento en el consumo de 220.000 barriles diarios para el año 2003, y ha sido de 1,4 millones. El techo de extracciones se alcanzará para el 2006 según la ASPO.

 

El tema de Irak es desolador, repugnante, indignante, y no cesa de señalarnos con el dedo a todos los países occidentales, a los “democráticos” y a sus “democráticas instituciones” como la ONU o la OTAN.

Resulta difícil comentar sobre la situación de Irak y que no se nos caiga la cara de vergüenza:

- El servicio de inteligencia estadounidense ordenó a finales del año pasado a los cuidadores de perros del Ejército que, durante los interrogatorios, utilizaran a estos animales sin bozal para atemorizar a los reclusos iraquíes en Abu Ghraib, según informa el diario The Washington Post. Algunos amaestradores de perros llegaron a hacer apuestas sobre cuántos prisioneros se mearían por miedo a los animales.

- Con la Resolución 1546 del Consejo de Seguridad, aprobada por unanimidad por sus quince miembros, quisieron volver a engañarnos a todo el mundo. Todo quedaba resuelto, se estableció un nuevo principio jurídico: invadir a un país es ilegal, pero no así haberlo invadido. Si no se puede forzar al más fuerte a respetar la ley, entonces la ley debe reconocer el derecho de la fuerza. La ONU quedó convertida en un portaaviones estadounidense. Chirac y Zapatero manifestaron sus reservas: la resolución no era la “ideal” pero había que votarla para proteger la “unidad internacional”. ¿Unidad internacional contra la ley y contra la moral? ¿Unidad internacional a favor del violador, del criminal, del verdugo?. La Resolución se valoró como una mal menor: Bush necesitaba firmar la paz con el resto de países occidentales y a éstos les convenía hacer como si se lo creyesen.

- Según la Resolución, a partir del 30 de junio, Irak recuperaría su soberanía e independencia. El 28 se hizo la puesta en escena, la pantomima de “transferencia de poder”.  ¿Qué independencia con 160.000 soldados extranjeros en su territorio? ¿Qué autonomía si ellos no pueden controlar su economía?. Por la gracia de Bush, el nuevo gobierno iraquí está encabezado por un hombre de la CIA, Allawi. El nuevo embajador de EEUU en Irak, Negroponte, contará con 5.000 funcionarios, había representado a EEUU ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y fue, en su pasado, el planificador de la “guerra sucia” en Centroamérica en la década de los 80, por tanto un experto en tortura y represión. El 28 de junio en Irak fue un día como otro cualquiera. Continúa la ocupación.

- El gobierno estadounidense impide difundir una encuesta realizada en Irak, en la que el 80% de los iraquíes afirman que estarían más seguros si las fuerzas estadounidenses abandonaran de inmediato el país, y que no tienen confianza en los administradores civiles estadounidenses de la llamada Autoridad Provisional de la Coalición. El 92% dice  que las fuerzas militares estadounidenses son “ocupantes” y no “libertadores”.

- Los testimonios de saqueos de las fuerzas norteamericanas en Irak son escalofriantes, veinte mil millones de dólares en ventas de petróleo iraquí desaparecieron de fondos controlados por la coalición ocupante sin ser usados en la reconstrucción del país árabe, afirmó la organización humanitaria británica Christian Aid.

- Durante este mes de octubre continúan los bombardeos en Faluya. En Irak reina el caos. Continúa la ocupación.

 

En nuestro Circo político nos queda referirnos a otro número especial: Israel. El espacio nos obliga a buscar otro hueco para el comentario. Si bien esta historia se repite como un estribillo: Israel continúa cercando (con su muro) y bombardeando a Palestina, matando por turno a todos los jefes de Hamas y asesinando indiscriminadamente a niños, mujeres y ancianos. La ONU redacta resoluciones condenatorias, que son vetadas sistemáticamente por Estados Unidos y rechazadas sin el mínimo pudor por el gobierno israelí. Asistimos a la mayor burla de la historia.