Septiembre-2005

 

A desnudar noticias

 

Cuando desabotonas un titular y analizas las noticias y escudriñas en los hechos y circunstancias de lo ocurrido, es como si desnudaras los acontecimientos. Y entonces puedes ir descubriendo las causas y motivaciones, las intenciones y consecuencias, los protagonistas y las víctimas,... vas humanizando esa realidad, vas haciéndola tuya, le das cabida en tu vida, estás abriendo camino para poder solidarizarte con las personas afectadas en los hechos. El análisis crítico, acompañado por la ternura y la afectividad, impide que el corazón de carne se convierta en corazón de piedra.

Y toda esta reflexión introductoria para animar a echar una mirada crítica a los grandes eventos de este verano. Apuntaremos algún ejemplo, algunos datos y que cada cual componga su puzzle.

 

HURACÁN EN LUISIANA. Nueva Orleáns

* “Katrina” es el nombre elegido para el huracán que ha devastado el estado de Luisiana y Misisipi.

* Bush tuvo que acortar dos días los cien que dedica al año para vacaciones y calificó el fenómeno como “uno de los peores desastres en la historia de nuestra nación”.

* Desde un principio, se marcó como diferencia con el Tsunami que en esta ocasión se había amortiguado el elemento sorpresa, que se había avisado con tiempo para poder evacuar a las personas de la zona. Pero se habla de miles de muertos. ¿Qué es lo que ha fallado?

* Estamos hablando de una de las zonas más pobres de Estados Unidos, con más del 90% de población negra, que ni tenía medios ni recursos para irse, ni lugar a donde marchar. Y esa es una explicación del desastre.

* La prensa comenzó a calificar a la naturaleza de “madastra”, como única culpable. Insignes periodistas tuvieron que aceptar el comentario de los científicos, de que el ciclón, fortalecido por el calentamiento de las aguas del golfo, se convirtió en huracán y en tormenta tropical. Esos insignes y mercenarios comentaristas se apresuraron a rebuscar argumentos, para que la opinión pública no captara la relación de estos fenómenos desastrosos con el calentamiento de la tierra y su contaminación producida por los seres humanos.

* Hay otros observadores que se cuestionan: ¿Cómo un país que gasta 5.600 millones de dólares al mes en invadir a Irak pide ayuda a Europa? ¿Y cómo un país que vende 12.400 millones en armas al año, no tiene recursos para evacuar a sus habitantes ante el huracán Katrina? ¿Es verdad que la Guardia Nacional de Luisiana se quejó de que la mayoría de su equipamiento estaba en Irak (unos seis mil guardias, vehículos anfibios, jeeps, unidades abastecedoras de aeronaves y generadores), por lo que no podían participar en las acciones de prevención y actuación frente al huracán? ¿Es verdad que en esta zona se han reducido inversiones y apoyo para el control de desastres naturales, por dedicar esos fondos a la guerra de Irak, como declaró el Times Picayune y otros medios norteamericanos?

* La primera petición de ayuda de Bush: Al verse afectadas las plataformas y refinerías que EEUU tiene en el Golfo de México, solicitó  a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que liberara crudo de su reserva de emergencia para aliviar la crisis de combustible que amenaza a EEUU, el mayor consumidor del mundo.

* Pasan los días y la ayuda prometida no llega. El alcalde de Nueva Orleans se enfurece contra el presidente de la nación y las autoridades federales. “dejen de hacer comparecencias ante la prensa hasta que la ayuda llegue a la ciudad”, les dijo. “¿Dónde está la ayuda que dicen, dónde está la carne para alimentar a los damnificados?” “miles de personas están muriendo cada día y las autoridades no pueden encontrar la forma de autorizar los medios que necesitamos...¡Vamos!”, se que quejaba una y otra vez el alcalde.

* Bush aceptará ayuda “caritativa” de algunos países de Europa, de Francia, Alemania, de España, de Suiza,... Pero no acepta la humillante e insultante ayuda de más de mil médicos y medicamentos ofrecidos por Cuba, por ese país que el propio EEUU tienen embargado durante decenas de años.

* Los científicos insisten: Un estudio publicado en julio en la revista científica Nature, demostró que el calentamiento de los océanos está intensificando el poder destructivo de los huracanes y tifones. El incremento de 0,5 grados de la temperatura oceánica duplicó el poder destructivo de los huracanes en el Atlántico norte, escribió Kerry Emanuel, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, en ese informe. "No debemos esperar otros 10 años de estudios para reducir las emisiones, como sugiere el gobierno de Bush", urgió Michael Mastrandrea, investigador ambiental de la Universidad de Stanford. Estados Unidos es responsable de un cuarto de todas las emisiones de gases invernadero del planeta.

* Continúan las expectativas y los miedos de qué se encontrará cuando bajen las aguas en Nueva Orleans. Linda ciudad, pero con una tasa de analfabetismo del 40%. Los sociólogos lo van a tener fácil: miles de muertos, pero de ricos ninguno, porque tuvieron medios para huir a tiempo. Mucho antes que Katrina, Nueva Orleans fue atacada por un huracán de pobreza, racismo, desinversión, desindustrialización y corrupción.

* Como siempre, una cosa es lo que dice el gobierno, las autoridades y los medios de comunicación afines a ellos, y otra muy distinta la realidad, el dolor de millares de víctimas que no se arregla con discursos. Las catástrofes motivadas por factores humanos y por su falta de previsión e inversión no se solucionan con calificar a la naturaleza de “madrastra”. El gobierno neoliberal norteamericano rechaza adoptar políticas medioambientales para ahorrar costes, baja impuestos a los ricos y subsidia a grandes empresas mientras deja de financiar recursos públicos, dedica el gasto público a financiar guerras imperiales que proporcionen buenos rendimientos financieros mientras reduce los gastos sociales. ¿Quién puede extrañarse de que pase lo que está pasando?.

Los gobernantes norteamericanos se jactan de ser los más poderosos y actúan como imbatibles e invulnerables. Acontecimientos como el Katrina les deja en evidencia y deberían empezar a ser conscientes de que su poder militar y financiero es tan destructivo como autodestructor.

 

OTROS EVENTOS DEL VERANO

Hay otros muchos acontecimientos dignos de análisis y valoración. No podemos permitir que los sucesos “se escapen con todas las plumas”. Eso nos perjudica.

Por ejemplo:

* Durante el mes de agosto se conoce un estudio divulgado por la BBC de Londres, basado en documentos del Reino Unido: Gran Bretaña vendió y envió en 1959 y 1960 a Israel unas 20 toneladas de agua pesada, material básico para convertir el Uranio en Plutonio y fabricar armas nucleares. Israel nunca reconoció la tenencia de arsenal nuclear, aunque expertos de varias nacionalidades afirman que posee unas 200 ojivas nucleares.

Sin embargo, unos de los principales argumentos del presidente Blair para invadir Irak fue la existencia de posibles armas de destrucción masiva. ¿Cómo podemos valorar esto?

* En el mes de agosto, se produjo una fuerte movida de los campesinos e indígenas del Amazonas. Concretamente en Ecuador, en la zona de Sucumbíos y Orellana. Zona petrolera, donde se extraen 400.000 barriles diarios. Se reclaman nuevos contratos con las empresas petroleras OXY y ENCANA. ¿Los indígenas quieren quedarse con el petróleo? NO, simplemente reclaman un poquito más de JUSTICIA.

Siendo las provincias más ricas, viven en la mayor miseria. Cada año se derraman más de 32.000 barriles de petróleo a los ríos. La desnutrición infantil alcanza al 43%, la mortalidad infantil es de 143/1000 nacidos vivos, se produce un 147% más de abortos que en el resto del país, infecciones de piel, tuberculosis, infecciones de vías urinarias,...

Se pide que las petroleras paguen debidamente sus impuestos y paguen por el uso de materiales naturales (agua, madera, ríos, aire, etc.), que compensen sus daños construyendo carreteras, un hospital y centros de salud, que contraten a trabajadores de la zona, que doten de agua potable, energía eléctrica y líneas telefónicas a las comunidades de alrededor,...

¿Por qué tuvo que intervenir el ejército y reprimir las manifestaciones de gente tan inofensiva? ¿Acaso estaban pidiendo el oro y el moro? ¿Acaso pedían una locura?

* No hubo un sólo día sin asesinados en Irak. El duelo y la pestilencia cubren las calles de Bagdad. No hay gente ni espacio para atender a los muertos. Más de 1.100 muertos contados sólo en Bagdad durante el mes de julio, eviscerados, apuñalados, torturados. “¡Maldita liberación que nos han traído los invasores!”. Nadie menciona ni publica las cifras de asesinatos, oficialmente no existen.

A primeros de septiembre ha saltado a la prensa un tremendo dato de corrupción de Sadan Husseim, quien habría derivado unos 17.000 millones de dólares del programa de la ONU de “cambio de petróleo por alimentos”. ¿Nos dirán algún día las cuentas de lo que está ocurriendo con esos fondos desde la invasión? Los datos que corren no son menos escandalosos.

El estado de violencia es inenarrable. Recordemos los más de 800 peregrinos chiíes muertos en Bagdad en una avalancha de pánico, al correr el humor de la presencia de un posible terrorista.

* Se dieron también noticias super-bochornosas:

         - 37 activistas de derechos humanos saharauis en cárceles marroquíes en estado grave tras cuatro semanas de huelga de hambre. Un pueblo que públicamente es burlado por Marruecos, por la Unión Europea, por la ONU, por todos.

         - Rabinos extremistas rechazan la paz con los palestinos. Otro ejemplo de autoridades religiosas (y no solo religiosas) que han tratado de justificar religiosamente la ilegal ocupación israelí de los territorios palestinos

         - Más de 50.000 vírgenes con sus torsos desnudos compitieron para convertirse en la decimotercera esposa del rey de Swazilandia, en una ceremonia que los críticos dicen que no beneficia al país, que tiene la mayor tasa de sida en el mundo. A los 36 años, Nswati tiene ya 12 mujeres, una futura novia y 27 hijos. Su padre, el rey Sobhuza II, tenía más de 70 esposas cuando murió.

En este pequeño país de poco más de un millón de habitantes, casi la mitad (480.000) están afectados con el VIH (sida).

 

Aunque no lo parezca, estamos en el siglo XXI y todo esto sucede en nuestro mundo ultramoderno y avanzado.

 

d.t.