Diciembre-2007

 

¿Mejor este año…?

 

¿Quién cree que hemos mejorado en 2007 con respecto a 2006?

¿En qué hemos mejorado: usted, su economía, su familia, su pueblo, su país, el mundo,…?

Téngalo en cuenta, por favor, a la hora de desear ¡FELIZ AÑO NUEVO!

A. Machado decía: No perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura.

 

            EUROPA: Sus dirigentes políticos y económicos quisieron ratificar una nueva Constitución Europea de corte neoliberal. Se habló de “MÁS EUROPA”, pero significaba más liberalizaciones para la economía, más privatizaciones, más cuestionamientos de los servicios públicos, menos transformación social, menos redistribución de la riqueza. FUE RECHAZADA EN 2005 en diversos referendos.

El 13 de diciembre de 2007, los gobiernos de los veintisiete Estados de la Unión Europea acaban de aprobar el Tratado de Lisboa (TFUE). Es el mismo perro pero con distinto collar. Se le cambia el nombre de “Constitución” por Tratado. Se firma a espaldas de los ciudadanos y se pone la condición de que no sea sometido a la aprobación de los pueblos. Así se evitan riesgos de rechazo. ¡Viva Europa! Los dirigentes europeos lo consiguieron: ratificaron una constitución para todos los europeos, obviando la soberanía popular.

 

            CAMBIO CLIMÁTICO: El tema está suficientemente claro y avalado. Según el "Boletín sobre los gases de efecto invernadero" publicado el pasado noviembre, “la concentración de CO2 alcanza unas cotas jamás registradas antes instrumentalmente”. El número de catástrofes naturales ha aumentado en 2007 alrededor de un 20%, en diez años las víctimas se han duplicado (1.200.000 personas), el 2007 ha sido uno de los diez años más calurosos de la historia y cerrará la década más calurosa nunca antes registrada. ES UN HECHO.

La Cumbre de Bali ha captado todas las atenciones. Delegaciones de 187 países debían conseguir acuerdos para luchar contra el cambio climático. Era necesario reducir la contaminación en los países más desarrollados y en los menos desarrollados. Las resistencias encabezadas por Estados Unidos permanecieron hasta el final. AQUÍ NADIE QUIERE RENUNCIAR A SUS NIVELES DE PRODUCCIÓN Y DE CONSUMISMO, CAIGA QUIEN CAIGA.

Al final se calificó como éxito el compromiso conjunto de adoptar algunas medidas moderadas a partir de 8, 10 o 13 años…

En este mundo, cuando las medidas no se especifican y cuantifican económicamente, quedan en puras teorías por lo menos sospechosas. Y eso no es ningún éxito.

 

            ORIENTE: La invasión de Irak no sólo permanece, sino que aumentó en agresividad, devastación y masacres del pueblo iraquí. En Afganistán otra versión invasora continúa matando sin cesar. En Palestina el poder invasor y asesino lo está ejerciendo Israel con autorización y apoyo de Estados Unidos. Pakistán, Líbano,… las víctimas se cuentan por millones.

Entre las muchas pantomimas, la administración estadounidense organizó la Cumbre de Annápolis, para iniciar teóricamente conversaciones de paz entre palestinos e israelíes, al margen de Naciones Unidas. Bush consiguió reunir al israelí Olmert, al palestino Abbas y a representantes de dieciséis regímenes árabes. Todos salieron avergonzados y airados. Los invasores israelíes fueron presentados como víctimas, la resistencia palestina como terrorismo. El mensaje para los pueblos árabes, musulmanes y los demás pueblos resistentes de la Tierra no pudo ser más humillante: ¡Aquí mandamos nosotros!.

 

            NORTEAMÉRICA: Su gobierno, con alardes imperialistas, y al servicio de las grandes multinacionales, ha declarado la guerra universal al “terrorismo universal”. Curiosa calificación para intervenir de miles maneras en cualquier parte del mundo en defensa de sus propios intereses, al margen de los Organismos Internacionales y del Derecho Internacional. Su fin justifica todos los medios: las torturas, el recorte o violación de derechos, las medidas de embargos contra países, las injerencias e intervenciones desestabilizadoras de gobiernos extranjeros, el endeudamiento de Estados Unidos, etc.

Cada día la deuda de Estados Unidos crece en 1.400 millones de dólares. Cada día aumentan los marginados, cada día se recortan más los servicios sociales. Colectivos populares, artistas, académicos,…exigen en vano rectificaciones a su gobierno. Crecen las condenas de la ONU y otros organismos defensores de los derechos humanos. Pero para los dirigentes norteamericanos otros intereses priman por encima de todo lo demás.

 

            ÁFRICA: Todo su existencia bajo la colonización. A la voracidad europea, rusa y estadounidense ahora se ha sumado la de China, lo que ha originado nuevos choques de intereses entre potencias y nuevas provocaciones de guerras tribales.

La superexplotación de los recursos africanos por parte de las potencias extranjeras no puede traducirse en cifras. Las muertes por guerras provocadas se cuentan por millones. Los derechos de los pueblos no cuentan ni para la ONU (véase, por ejemplo, la burla permanente sobre Sáhara Occidental).

La última pantomima europea: La Cumbre de Lisboa. Allí se reunieron representantes de 53 países africanos y de 27 países europeos. Pretendían que fuese el inicio de una nueva era en las relaciones entre Europa y África. Pero, cuando llegó el capítulo comercial, los países africanos se opusieron a la instauración de Acuerdos de asociación. Europa quería jugar con cartas marcadas, no puede haber un “libre” comercio de igual a igual, entre economías “desiguales”.

 

Sigan revisando, si quieren, lo positivo y lo negativo… ¿En qué hemos mejorado en 2007?

 

Tres cuartas partes de la Humanidad no tienen motivos, ni medios, para celebrar navidades.

Pero un saludo no se debe negar a nadie.

Nos sumamos a los saludos de toda la gente de buena voluntad.

Y les saludamos como lo hacen los indígenas de Chiapas: “¿Qué siente tu corazón?”

 

Tampoco en árabe existe la expresión “¿Cómo estás?”.

Y en árabe saludamos a la comprometida Layla Anwar en Irak: “¿Kayfa al hal?”, que significa ¿cuál es el estado de tu ser o de tu mente?.

Irak, efectivamente querida Layla, es la hoja de parra que cae al suelo y deja en evidencia nuestras verdaderas intenciones.

 

d.t.