octubre-2004

 

Un paseo por Latinoamérica

 

Dinero: Durante cuatro años consecutivos (2000 a 2003) las inversiones extranjeras directas han disminuido en Latinoamérica, mientras que ha aumentado la salida de divisas de la región por concepto de ganancias remitidas por empresas transnacionales a sus países de origen. Setenta por ciento de la población latinoamericana trabaja en el sector económico “informal”. ¿Qué no entienden por qué se dice que el genocidio de la globalización neoliberal sigue en marcha?

 

Un sueño, una esperanza: El 8 de julio pasado se reunían en Puerto Iguazú (Argentina) los presidentes del MERCOSUR. Muchos asistentes y muchos invitados, con la sola ausencia de Ecuador. Mandatarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se unieron con los de Chile, Bolivia, Venezuela, México, Perú y Colombia. ¿Y si se fundieran los dos grupos MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y pudieran configurar una gran área de libre comercio que incluiría prácticamente la totalidad de América del sur? (Sólo quedarían fuera, de momento, Guayana, Surinam y la Guayana Francesa, en total un millón y medio de habitantes).

Podría ser un primer paso importante para fortalecer lazos entre los países latinoamericanos, y no olvidemos que la región cuenta con inmensas riquezas. Resulta alentador que las grandes cadenas estadounidenses y sus filiales se esforzaran por ocultar la verdadera dimensión de este Encuentro.

 

La noticia: El 26 de agosto/2004 Pinochet pierde su inmunidad y podrá ser procesado por crímenes de la Operación Cóndor. Así lo acordó el Tribunal Supremo chileno, considerando que el dictador, que lideró el golpe militar derrocando al presidente Salvador Allende en 1973, que gobernó en Chile durante 17 años y que hoy cuenta con 88 años, está en condiciones de ser enjuiciado por su responsabilidad de numerosos crímenes de la Operación Cóndor.   

 

Pobres: Al terminar el 2003 había en América Latina y el Caribe 20 millones de pobres más que en 1997 (José Luis Machinea, secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina -CEPAL-, organismo de la ONU). Repitiendo los cálculos de más arriba, se observa que la pobreza creció a razón de 9100 latinoamericanos por día, 380 por hora y más de 6 por minuto.

El 44,4 por ciento de los latinoamericanos y caribeños -227 millones- vive bajo la línea de la pobreza y un 79 de ellos -177 millones- son niños y adolescentes o jóvenes menores de 20 años. El número de indigentes llega a 100 millones, un 19,4 por ciento de los habitantes de la región. La mitad de los mayores de 60 años no percibe ingreso alguno.

Es la región del mundo donde impera la mayor inequidad -o iniquidad- del planeta, en lo que se refiere a la distribución de la riqueza generada: el 20 por ciento más rico se queda con el 60 por ciento del ingreso total y el 20 más pobre araña un 3.

 

La desgracia: Haití, el país más pobre del hemisferio norte, fue arrasado por la tormenta “Jeanne” y se llevó por delante más de mil vidas y millares de viviendas. Con los supervivientes quedó la compañía del hambre y las epidemias. Sin agua potable, pero con abundante barro. Los heridos se cuentan por centenares. 250.000 personas tuvieron que abandonar su vivienda. Desgracia sobre miseria: la esperanza de vida era de unos 43 años, mientras que en España es de más de 72 años. Imposible resumir en unas líneas la historia de infamias, saqueos, crímenes y desgracias que jalonan la historia de este hermoso país, la perla que encandiló a Colón.

 

Voces: Personalidades de Latinoamérica se unen en el Encuentro Mundial de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, que se celebrará en Caracas desde el 30 de noviembre al 5 de diciembre/2004. Su enérgica protesta está recorriendo los pueblos latinoamericanos.

El ecuatoriano Jorge Núñez Sánchez declaró, al ser invitado, que: “DEFENDER A LA HUMANIDAD, en esta hora de la historia, implica varias responsabilidades que deben ser asumidas tanto por los pueblos como por los gobernantes del orbe: Defender la Paz y combatir toda forma de guerra y militarismo. Defender la Soberanía de los pueblos y naciones, en especial de aquellos que pretenden avasallar la política imperialista de las grandes potencias. Promover un comercio internacional justo y equitativo. Defender las culturas nacionales frente a la avalancha banalizante de la globalización. Estimular la integración defensiva de los pueblos explotados y, en particular, la unidad de América Latina.”

 

Un Informe: Latinoamérica es para Estados Unidos un asunto militar y no político. Los temas latinoamericanos ya no son asuntos del Departamento de Estado norteamericano, sino del Pentágono y del Comando Sur. Son los militares los encargados de interpretar los asuntos de la región. El Comando Sur establece las prioridades entre EEUU y América Latina, por ello la participación militar en la región es cada vez más alta. Los militares estadounidenses entrenaron a 22.855 latinoamericanos en el último año (en Colombia, Bolivia, Panamá, Perú, Ecuador,…), lo que representa un aumento de participación militar del 52%.

El informe ha sido realizado por el Fondo  para la Educación del Grupo de Trabajo sobre América Latina (LAWG), el Centro para la Política Internacional (CIP) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

 

Bloqueo: Ya resulta eterno el bloqueo norteamericano a Cuba. EEUU amenazan a los países de todo el mundo que pretendan comerciar con la isla. El bloqueo impide a Cuba incluso la compra de vacunas y medicinas. El informe presentado este año ante la ONU da cuenta detallada del sangriento bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos sobre Cuba y sus consecuencias. El Derecho Internacional se tambalea una vez más. Las multinacionales obedientes apoyan el bloqueo (se niegan a servir cualquier tipo de mercancía, desde un cartucho de tinta para impresora, hasta un ladrillo refractario o un cajero automático).

La situación es totalmente injusta e ilegal, y llega a ser hasta ridículo: Estados Unidos multará con 250.000 dólares y hasta diez años de prisión al norteamericano que compre un puro cubano, aunque se lo fume fuera del país. (Podría pagárselo un acompañante de otra nacionalidad).

 

d.t.