Marzo-2006

 

Recuerdos

 

Año tras año, la presencia de monseñor Oscar Romero se vuelve especial cuando llega el mes de marzo, el aniversario de su asesinato. Le recordamos con inmenso cariño: "La más esencial tarea de la Humanidad es la tarea de humanizarse. Humanizar la Humanidad es la misión de todos, de todas, de cada uno y cada una de nosotros. La ciencia, la técnica, el progreso, solamente son dignos de nuestro pensamiento y de nuestras manos si nos humanizan más. Frente a ciertos jactanciosos progresos, las estadísticas anuales de ese profeta laico que es el PNUD deberían provocarnos una indignada vergüenza... No se humaniza la humanidad con máquinas y formulaciones (útiles en su tiempo y a su debido modo), sino con la aproximación humana de cada uno y cada una, de cada persona y de cada pueblo. Humanizar la Humanidad practicando la proximidad".

En estos días precisamente salió un ex capitán de la Fuerza Aérea salvadoreña, Álvaro Saravia, acusado de orquestar el asesinato de Oscar Romero en marzo de 1985, reconociendo que participó en el crimen y pidiendo perdón a la Iglesia por la muerte del popular arzobispo.

Pero si usted siente arrepentimiento sincero tendrá que señalar a los responsables… Y este señor contesta que está dispuesto a señalar a responsables impunes del magnicidio, pero lo hará en un libro que publicará más adelante. ¿Arrepentimiento o negocio?.

Este elemento fue lugarteniente de Roberto D’Aubuisson, el fallecido ultraderechista creador de los escuadrones de la muerte y fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), actualmente en el poder. Saravia, de 60 años, no afronta cargos penales en ninguna corte de Estados Unidos ni de Centroamérica. En El Salvador está protegido por una cuestionada amnistía general concedida, a partir de los acuerdos de paz de 1992, a los actores del conflicto civil que azotó a este país durante 20 años y que dejó un saldo de más de 75.000 muertos. La famosa amnistía de la impunidad.

 

A veces es conveniente comprobar los récords: a ver si en Brasil continúa ocurriendo el 11% de los homicidios  del mundo (40.000 personas mueren al año por armas de fuego y no están en guerra). El PNUD establece una relación directa entre desempleo y violencia. Pobreza y muertes.

Y es que Brasil tiene la mayor tasa de desigualdad de Latinoamérica. Latinoamérica la mayor tasa de desigualdad del mundo. Por tanto, es normal que posea los mayores índices de violencia y sangre.

A ver si en Colombia siguen dándose la mitad de los secuestros del planeta. Colombia, como Brasil, bate récords en desigualdad.

Según Cepal, ''más de la mitad de la población en extrema pobreza de la región se concentra en Brasil, México y Colombia''. En México, 31 millones de habitantes perciben menos de un salario mínimo para satisfacer todas las necesidades de su existencia. Del lado opuesto, una quinta parte de la población concentra 52.7 por ciento del ingreso total generado por la sociedad, según los datos del INEGI.

Según la CEPAL, la mitad de la población de América Latina es pobre. Cien millones de personas (18% de la población) viven en extrema pobreza en este Continente.

¿Continúan las maras en Centroamérica?. Frustración canalizada hacia la destrucción y el cuchillo. El ascenso del crimen es proporcional al declive de la región. Desde los años 50, Latinoamérica no para de decrecer. Es, con África, la zona menos productiva del mundo.

Pues, hemos hecho la comprobación y la situación no cambió… Las oligarquías continúan recetando represión, no cambios de fondo. Sin embargo, en los ojos de mucha gente sigue brillando la esperanza.


Las denuncias en Latinoamérica tienen un eco especial.

Sigue fresco el grito de varios premios Nobel y académicos (Nadine, Menchú, Esquivel, Saramago, Chomsky,…) contra la impunidad: El terrorista Luis Posada Carriles, que militó en la CIA (1959), formado en la Escuela de las Américas en Georgia, partícipe en la agresión militar estadounidense de Bahía de Cochinos (1961), responsable de decenas de atentados sangrientos que costaron la vida a más de un centenar de civiles inocentes, uno de los autores que hizo estallar en pleno vuelo un avión comercial de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo (1976), que participó en la guerra sucia contra los sandinistas en Nicaragua (1980), que fue arrestado y condenado en Venezuela de donde escapó con el apoyo de la extrema derecha cubana de Florida (1985), que reconoció ser autor de una ola de atentados terroristas contra la industria cubana dejando numerosos heridos y la muerte de Fabio di Celmo (1997), que intentó asesinar al presidente Fidel Castro en una conferencia en Panamá, donde fue condenado a 8 años de cárcel (2000) siendo indultado ilegalmente por la presidenta saliente Mireya Moscoso con presiones de Washington. Desde marzo de 2005 se halla tranquilamente en Estados Unidos, por mucho que digan que el Departamento de Justicia le tenía prohibida la entrada. Venezuela pide la extradición, por ser venezolano, para juzgarlo. Estados Unidos lo sigue cobijando, ese mismo país que ha declarado la guerra al terrorismo mundial.  ¡LA IMPUNIDAD DEBE CESAR!

En Puerto Rico ha resonado con fuerza la denuncia contra el FBI por asesinar a tiros al líder revolucionario puertorriqueño  Filiberto Ojeda, el día de la celebración del Grito de Lares (Revolución de Puerto Rico contra España en 1868). El FBI había ofrecido medio millón de dólares por la captura de este líder de los Macheteros. Este grupo surgió en los años ochenta para luchar por la liberación de Puerto Rico. La práctica de asesinar líderes ha sido un hábito del FBI en aquel país. El crimen ha provocado miles de protestas y denuncias. La respuesta del FBI ha sido una fuerte ofensiva con 23 allanamientos de casas de independentistas conocidos. El Jefe de la Policía nacional declaró que la oficina del FBI les avisaron una hora después de haber comenzado los allanamientos. El FBI y la CIA son como los seres gloriosos, invisibles como los ángeles, poderosos como los tiranos, impunes como los dictadores.

Lucía Pinochet Hiriart, hija mayor del ex dictador Augusto Pinochet, fue detenida en el aeropuerto de Washington Dulles adonde había escapado para evitar comparecer en un juicio por evasión de impuestos. También está procesada su madre, Lucía Hiriart, y sus cuatro hermanos por evasión tributaria y uso de pasaportes falsos. El juez Cerda sustancia un juicio por corrupción al ex gobernante militar y dictador, Augusto Pinochet. Una familia tan ejemplarmente decente, que han tenido que ocultar su identidad bajo más de seis nombres falsos en sus viajes. La evasión y fuga de capitales asciende a miles de millones de pesos, es decir, bien merece todos esos camuflajes de sus identidades.

 

Así son los recuerdos de Latinoamérica: de vida y de muerte, de sufrimiento y de lucha, de mensajes y de denuncias, de tiranos y ladrones, de víctimas y de esperanza…

Es el Continente de la pasión, no del duelo… Al final, siempre asoma la vida.

 

d.t.

 

 

 

 

 

 

.