Marzo-2007

 

Latinoamérica sabe decir NO

 

Muchas veces a lo largo de la historia lo ha tenido que hacer y continúa haciéndolo. No les importa los espumarajos que salgan de la boca del Sr. Bush o la prepotencia de los medios de comunicación internacionales aquiescentes a las políticas usamericanas.

El pueblo latinoamericano es un pueblo desengañado. Son muchos los siglos de mentiras que tuvo que aguantar. Hace tiempo que aprendió a decir NO.

 

El pasado mes de enero, con fanfarria gubernamental y la presencia de varios jefes de Estado, en El Salvador se quiso celebrar el 15 aniversario del fin de la guerra civil.

NADA QUE CELEBRAR, respondieron multitud de organizaciones populares:

Hubo más de 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos y 40.000 discapacitados. Se puso un fin ficticio a la guerra. No se ha procesado judicialmente a los violadores de los derechos humanos; no se ha conseguido justicia social para la mayoría de los salvadoreños; 15 años después de la firma de los llamados “acuerdos de paz”, cientos de salvadoreños que fueron torturados, vejados y mutilados siguen sin recibir compensación alguna del Gobierno. No hay un violador o asesino que haya sido llevado a la justicia por sus crímenes cometidos. Todos, incluidos los asesinos de monseñor Romero y de los sacerdotes y monjas jesuitas, continúan en la impunidad. El 64,6% de los salvadoreños consideran vigentes las causas que originaron la guerra. Por eso, NADA QUE CELEBRAR, y las organizaciones populares aprovecharon para reclamar justicia y rendir honores ante el monumento a los caídos y desaparecidos.

 

En el pasado mes de febrero, la comunidad indígena mapuche dijo NO a la multinacional Benetton.

A las cinco y media de la mañana del día 14, el pueblo mapuche recuperó Santa Rosa, un territorio del que fueron desalojados por Benetton. Allá montaron sus carpas donde vivirán niños, ancianos, jóvenes y adultos. El grupo italiano posee 900.000 hectáreas en la Patagonia argentina.

En noviembre de 2004, la Fundación Raíces organizó un viaje a Roma de representantes del pueblo mapuche para encontrarse con el magnate italiano. El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y el periodista italiano Gianni Miná oficiaron de mediadores, también el embajador argentino en Italia, Victorio Taccetti. El encuentro fue tenso y trilingüe (se habló en mapuche, italiano y castellano). Los mapuches exigieron la restitución de las tierras y cuestionaron seriamente el museo allí montado por Benetton.

Aquella reunión de Roma terminó con el anuncio público de Benetton de donar “2.500 hectáreas aptas para la producción” al gobierno argentino para que, si lo deseaba, se las restituyera a los mapuches. Aquella donación nunca se hizo efectiva: la rechazó el Estado por tratarse de terrenos que no eran productivos.

Desde entonces, los mapuches comenzaron a soñar con un amanecer como el del día 14 de febrero de 2007.

 

Una multitud en las calles de Costa Rica dijeron NO al Tratado de Libre Comercio (TLC).

Decenas de miles de empleados públicos, maestros, estudiantes, profesionales, agricultores, indígenas, ecologistas, y otros ciudadanos se lanzaron a las calles en la "Gran marcha, un día por la Patria" para exigir al gobierno y a los diputados sepultar el TLC y abrir un diálogo en favor de una agenda nacional de desarrollo. Consideran que un acuerdo comercial con Estados Unidos vendría a echar por tierra el modelo de desarrollo inaugurado en la década del 40.

 

Hay inquietudes en el FMI y en el Banco Mundial porque en varios países latinoamericanos les han dicho NO a sus procedimientos y políticas.

Y acaban de darles un golpe directo: se ha planteado la construcción del Banco del Sur.

Según el presidente venezolano “en pocos años no harán falta el FMI o el BM, ni andar mendigando por el mundo”. Efectivamente, el Banco del Sur constituye una perspectiva financiera regional emancipadora, contrapuesta a las actividades del FMI y el BM. No olvidemos que estos dos organismos, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, han sido instrumentos de dominación en manos de las naciones poderosas para imponer en la región políticas neocoloniales y neoliberales perjudiciales para las grandes mayorías.

 

La visita de Bush a cinco países de la zona ha provocado una multitud de movilizaciones de repudio en toda América Latina.

En Brasil se manifestaron más de 30.000 personas, hubo fuertes protestas y choques que dejaron unos 17 heridos y decenas de detenidos. En el Congreso, varios legisladores  extendieron una pancarta donde se leía: “Bush no es bienvenido”. Manifestantes arrojaron pintura roja al consulado estadounidense: “Estamos aquí para decirle no al imperialismo estadounidense, al neoliberalismo y a los intentos de dominar a nuestros pueblos y dividirnos”.

Protestas en Montevideo (Uruguay). La Asociación Nacional de Médicos, que también ha hecho parte en la organización de la jornada, expresó a través de una declaración que "denunciamos y condenamos enérgicamente su política belicista, lesiva a los derechos humanos y violadora de las resoluciones de las Naciones Unidas".

Por su parte, Colombia y Guatemala fueron escenario también de protestas de repudio a la gira del presidente estadunidense, George W. Bush, por América Latina. Decenas de jóvenes encapuchados lanzaron bombas molotov y piedras contra policías apostados frente a uno de los accesos de la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, quienes respondieron con bombas lacrimógenas y chorros de agua. Al final del zafarrancho no se reportaron heridos ni detenciones. También en Cali y Medellín, alumnos de escuelas públicas salieron a las calles para manifestarse contra Bush, coreando frases como: "asesino de iraquíes".

En la vecina Venezuela, decenas de mujeres aprovecharon una manifestación del Día de la Mujer para reclamar contra la política exterior de Bush. La televisora CNN difundió imágenes de las manifestantes.

En Guatemala, la Red de Mujeres logró reunir en el centro de la capital a cientos de mujeres que rechazaron la visita de Bush con consignas como "¡a la mierda Bush!". "George W. Bush es el principal impulsor de la guerra en todo el mundo y la guerra lleva hambre y miseria a los pueblos", dijo Sandra Morán, dirigente de la Red. En ese país centroamericano, el Movimiento de Inmigrantes Guatemaltecos en Estados Unidos calificó de "hipócrita" la visita del republicano, porque ahora "habla sobre democracia y las oportunidades económicas", pero "continúa deportando a nuestros compatriotas". En lo que va del año Estados Unidos ha deportado a dos mil 500 guatemaltecos, que se suman a los 20 mil deportados en 2006, según un despacho de Afp.

En Ecuador cientos de personas comenzaron hoy una caravana que partió de esta capital con destino a la ciudad costera de Manta en el contexto de la Conferencia Internacional por la Abolición de las Bases Extranjeras, que aprobó una declaración por un mundo de paz y sin guerras. Los más de 400 participantes en la conferencia, en la cual se rechazó la política bélica de Estados Unidos, harán un recorrido que tendrá paradas en las ciudades de Santo Domingo, Chone, Montecristi y Portoviejo, antes de llegar a Manta.

Los indígenas de Guatemala han acusado a Bush de burlarse de su tierra y de sus tradiciones.

Una Pastoral Social de la diócesis de San Marcos denuncia el proyecto neoliberal de Bush (TLC) que causa más pobreza para la mayoría del país, que obliga a emigrar pero deporta a los inmigrantes,  que significa una injerencia en el país, una política que ha aumentado el contingente militar norteamericano en nuestras tierras,…Y exige el rechazo a la venida de Bush al país, el respeto a la soberanía de Guatemala, la retirada de las tropas norteamericanas, el fin de la dominación económica y el respeto para los hermanos emigrantes.

 

Desgraciadamente, esa Iglesia que defiende a los pobres acaba de sufrir un duro palo. El Vaticano ha condenado al teólogo de la liberación Jon Sobrino por ensalzar el lado humano de la figura de Jesús. Según el Vaticano “oculta la divinidad de Dios”. Jon Sobrino, no podrá seguir ejerciendo como profesor en la UCA en El Salvador, donde por mero accidente se salvó de ser asesinado junto con Ellacuría y otros compañeros jesuitas.

Al Vaticano, y en especial al cardenal Ratzinger, actual Papa, siempre les molestó la Teología de la Liberación y ese grupo de jesuitas asesinados en El Salvador, además de otros teólogos de la liberación como Leonardo Boff,…

El Vaticano habla solemnemente de la preferencia de los pobres en la Iglesia, pero castiga a la Iglesia de los pobres, le molestan quienes toman opción real por los pobres… El Vaticano puede hacer santo de golpe a San Escrivá de Balaguer (fundador del Opus Dei), pero se resiste a hacer santo al asesinado monseñor Romero. Dice un insigne teólogo “la Iglesia todavía le tiene mucho miedo a los pobres y, por ello, a lo que los pobres le dicen a la iglesia”.

El Vaticano sigue muy preocupado por sus estructuras, por sus templos, por sus liturgias, por sus relaciones con los Estados, mientras los pueblos siguen gimiendo, gritando de pobreza, de exclusión, de desempleo, de torturas, de violencia…Nunca en el Vaticano podrán entenderlo ni comprender la miseria desde la distancia…

Precisamente en estos días acaba de aparecer la primera exhortación apostólica del pontificado de Benedicto XVI, Sacramentum Caritatis. No haremos comentarios, ni nos atrevemos a hacerlo sin previo permiso eclesiástico. En el Vaticano cuando escriben se creen que es “Palabra de Dios”. Qué pena y qué gran error.

A modo descriptivo nos preguntamos por la relación que tiene el contenido de dicha exhortación con los grandes problemas de nuestra sociedad: reafirma la postura contra cualquier cambio respecto al celibato sacerdotal, prohíbe el acceso a la comunión a los divorciados que vuelven a casarse, subraya el carácter indisoluble del matrimonio, impulsa la celebración de la misa en latín con el rito anterior al Vaticano II y que las celebraciones litúrgicas reintroduzcan los cantos gregorianos y la música sacra tradicional, exige activismo y ortodoxia a los obispos, a los políticos católicos y a los creyentes.

Pareciera que el Vaticano quisiera situar a la Iglesia en el centro del debate público y recuperar un protagonismo que ha perdido en Europa desde hace épocas.

¿Qué dirán los pobres? ¿Qué diría Jesús el ajusticiado?...

También el pueblo latinoamericano ha sabido, en varias ocasiones, decir NO a muchos jerarcas eclesiásticos asociados con los ricos y los dictadores, porque no servían ni a Dios ni al pueblo, sus actitudes eran más bien blasfemias contra Dios y contra su Pueblo.

 

d.t.