Abril-2008

 

 

Para unos países el olvido, para otros el control

 

Con frecuencia lo denuncian los medios alternativos: cantidad de países africanos están sufriendo su agonía, silenciada mayormente por los medios occidentales. Un Continente que viene siendo esquilmado a través de los siglos, pero en secreto. El subsuelo africano está vallado por las multinacionales, vallas que matan en la oscuridad y en sigilo…

En otro Continente, el latinoamericano, la cosa es diferente. El control es máximo…como que hubiera mucho en juego, económica, política y estratégicamente. Se vigilan con lupa las elecciones, cada frase o movimiento de un gobernante, cualquier acuerdo o simple entendimiento entre países… Latinoamérica es un gran tambor de enorme resonancia, como para dejarlo a su aire. Todos los medios de comunicación occidentales, bajo la batuta de las agencias norteamericanas, no cesan de crear teorías, interpretaciones, condenas o alabanzas,…siempre en la misma dirección y tendencia.

Ya ven, por unas u otras razones, unos países sometidos a un control férreo y otros condenados a un férreo olvido.

 

Abramos la puerta y que entren algunas de las noticias de las muchas que guardan cola:

 

Paraguay

Aún están calientes los resultados electorales. Un ex obispo de la Teología de la Liberación, Fernando Lugo, ha obtenido una contundente victoria sobre el Partido Colorado, partido único que mantuvo su dictadura durante 60 años. 

Pese a las amenazas, maniobras y provocaciones del gobierno, pese a la guerra sucia con propaganda ilegal vinculando a Lugo con el terrorismo, o a los disgustos de la Casa Blanca y del Vaticano,…Fernando Lugo fue elegido por el pueblo paraguayo. 

Lugo quiere recuperar la soberanía del país ante la oligarquía, ante las multinacionales extranjeras, ante las potencias del exterior,…

No le será fácil. Hay sectores sociales acostumbrados a ganar siempre y esos tienen mal perder. El poder económico, interior o exterior, sólo entiende de concesiones ventajistas, de intereses intangibles,…

Recuerde que todos los presidentes, que ha tenido el país durante estos 60 años, fueron acusados de malversación y enriquecimiento ilícito, y ninguno ha sido sancionado.

Vea los titulares de prensa: hicieron más énfasis en la derrota de los colorados, que en la victoria de una nueva corriente de pensamiento.

¡Acuérdese de los muchos obstáculos a Evo Morales!  

Pero usted también conoce muy bien el gran cinturón de pobreza que existe en Paraguay…

Sinceramente le deseamos mucha fuerza, mucho ánimo y, sobre todo, mucho respaldo de la población.

 

Colombia

Aún está fresca la gran campaña publicitaria dentro del país, extendida por Internet a otros continentes, y orquestada por numerosos medios de comunicación internacionales, contra la violencia de la guerrilla de las FARC.

Bien sabían ustedes que sólo podían engañar a los ingenuos…

Es imposible enterrar u ocultar los numerosos secuestros, violaciones y masacres de los paramilitares… Estos grupos violentos de contrainsurgencia, instruidos y apoyados por el ejército colombiano y muchos de sus dirigentes.

Un escándalo difícil de acallar: la vinculación con los grupos paramilitares ha involucrado ya a 51 congresistas y otros 29 están en la cárcel actualmente. Es decir, de los 268 legisladores, más de una cuarta parte está siendo investigada judicialmente o ha sido encarcelada. El propio presidente Álvaro Uribe ha sido encausado y acaba de ser detenido su  primo Mario Uribe.

Son decenas de alcaldes, concejales, diputados, gobernadores, militares y empresarios que han caído, tras descubrirse sus acuerdos con los grupos paramilitares.

El escándalo está superando al denominado “proceso 8.000”, que se emprendió a mediados de los noventa contra el presidente Ernesto Samper, acusado de recibir financiación  del narcotráfico para su campaña y que supuso la condena de 26 congresistas.

Un escándalo que no es posible camuflar con grandes manifestaciones organizadas portando hermosas pancartas y letreros de palabras bonitas: PAZ, LIBERTAD, VIDA, DIGNIDAD…

El diario colombiano El Tiempo recordaba en estos días algunos datos sobre las atrocidades de los paramilitares:

         “Es considerada la mayor masacre colectiva de la historia reciente del país: 300.000 crímenes confesados por sus autores, entre los que hay asesinatos, secuestros, violaciones y desapariciones, entre otros”.

 

Bolivia

Para mucha gente pudo parecer ridículo, para otra mucha resultó tremendamente simbólico, que un humilde indígena, desde hace poco presidente boliviano, acosado desde el primer momento por Estados Unidos y toda la oligarquía boliviana, acudiese a la ONU y en la sesión inaugural del reciente Foro Indígena de Naciones Unidas interviniese con total libertad: Exigió la democratización de la ONU, especialmente del Consejo de Seguridad en donde hay países que “tienen poder y otros no”.

         "No es posible que hayan en Naciones Unidas países de primera y países de segunda. No es posible que en las Naciones Unidas hayan miembros vitalicios y con derecho de veto. Eso tiene que terminar. No es posible que algunos países tengan todo el poder y otros no".

         “Las reglas de las Naciones Unidas, especialmente del Consejo de Seguridad, deben ser democratizadas”.

         “Ningún experto puede aconsejarle a los pueblos indígenas sobre la ‘madre tierra’, el culpable del deterioro del planeta y de la explotación del ser humano es el sistema capitalista”. "Los cambios climáticos no son producto de los seres humanos sino del sistema capitalista vigente, inhumano, con su desarrollo industrial ilimitado".

         Es preciso “erradicar” el modelo capitalista “y lograr que el norte pague la deuda ecológica en vez que los países del sur paguen la deuda externa”.

         Pidió a los pueblos del mundo “renunciar a la guerra”:    "¿Quiénes ganan (en) las guerras?. No ganan los pueblos, sólo ganan los imperios. De las guerras no ganan las naciones sino las transnacionales. Las guerras benefician a pequeñas familias y no a los pueblos”.

         "Las intervenciones de carácter militar, la ocupación de algunos países a otros países, con pretextos a veces en la región andina o de la región suramericana de lucha contra el narcotráfico o a veces con otros pretextos, como por ejemplo, armas de destrucción masiva, que en el fondo son pretextos pero traen muchos problemas de vida sociales, y por eso es importante que en esta clase de eventos plantearnos cómo acabar con esas guerras de las transnacionales".
         “Quienes promueven los biocombustibles cometen un grave error.
No puedo entender cómo algunos presidentes, algunos modelos de desarrollo económicos puedan reservar tierras para automóviles de lujo y no para el ser humano. No se puede entender cómo algunos movimientos pueden usar la tierra para chatarra y no para el ser humano". Hay formas de energía no fósil como la eólica, la hidroeléctrica, la solar o la geotérmica, que no ponen en riesgo la seguridad alimentaria de la humanidad.

 

Las grandes potencias siempre rechinaron sus dientes cada vez que se mencionaba a Latinoamérica como “Continente de la esperanza”.

Pues, que sigan rechinando…

 

d.t.