Octubre-2008

 

Comulgar con ruedas de molino

 

Nos quieren acostumbrar. Encargan a los medios la misión de educar nuestras tragaderas para que aceptemos mentiras como puños vestidas de verdades, para hacernos creer lo imposible, para convencernos y aceptemos lo injusto y lo absurdo. Es el papel asignado a los medios y a determinados políticos, el de hacernos comulgar con piedras de molino.

Desgraciadamente es un uso habitual cuando se publican asuntos relacionados con Latinoamérica.

Permitan un ejemplo palpable como es la situación en Colombia. Limitémonos a los hechos.

 

Día 24 de octubre de 2008: Ingrid Betancourt recibe el premio Príncipe de Asturias a la “concordia”. Como colofón a toda la parafernalia montada en torno a su liberación del cautiverio (homenajes de Sarkozy, bendición del Papa, Visita a Lourdes, los festejos frente a la Torre Eiffel, su permanencia, con toda su familia, en la suite de uno de los cinco “hotel-palacio” que tiene París, sus vacaciones en las Islas Seychelles donde su ex esposo  estuvo asignado como diplomático francés, …) y de todo su montaje publicitario, utilizado por el gobierno colombiano en contra de las FARC y al mismo tiempo lavar su imagen, recibe este premio “POR SU LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y  LA LIBERTAD”. Un premio que le distingue por “la fortaleza, dignidad y valentía con las que se enfrentó a seis años de injusto cautiverio” por la guerrilla de  las FARC. El jurado consideró que la galardonada "personifica a todos aquellos que en el mundo están privados de libertad por la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la violencia terrorista, la corrupción y el narcotráfico".

"Me atrevo a recibir esta distinción en nombre de mis compañeros secuestrados, aquellos que están esperando su turno para la libertad, y con mucho amor, en nombre de mis compañeros que no volverán, aquellos que murieron en la selva: Guillermo Gaviria, Gilberto Echeverri, los 11 diputados del Valle del Cauca y el Mayor Guevara. Quisiera que este premio aliviara la tristeza de sus familias, como reconocimiento a su gran sacrificio", expresó Ingrid Betancourt.   

 

Día 23 de octubre de 2008: Paro Nacional Estatal. Como colofón a toda una campaña de movilizaciones sociales contra el gobierno colombiano y tras la Jornada Nacional de Protesta del 16 de octubre, se programó el Paro Nacional Estatal. La huelga había sido secundada por más de dieciocho mil corteros de la caña contra la intransigencia empresarial y sus jornadas laborales abusivas,  por los jueces y por la Registraduría reclamando el cumplimiento de la ley y salarios más justos, por los sindicatos, por los empleados de banca,…

La respuesta gubernamental fue de las habituales: Decretó Declaratoria de Conmoción Interior. Es decir,  utilización de la represión policial, militar y paramilitar, combinada con normas ‘legales’ de emergencia, para doblegar la lucha de los trabajadores, desconociendo los limitados derechos a la organización sindical, a la movilización y la protesta social.

Para todos estos colectivos no hubo mención en el emotivo discurso de Ingrid Betancourt.

 

Día 25 de octubre de 2008: Minga Indígena Nacional. Se trata de una masiva movilización que congregaría en Cali a unos 30 mil indígenas que, en su marcha  de la semana pasada, han sido víctimas de asesinatos y abusos por parte de la Fuerza Pública.

La marcha busca atención frente a los acuerdos burlados por el gobierno y detener el asesinato de los líderes indígenas. La protesta, que se ha extendido a 16 de los 32 departamentos, ha sido criminalizada por el gobierno. “Por querer defender nuestros derechos, hemos sido atropellados por la fuerza pública y por el propio presidente, cuando en un consejo comunitario manifiesta que los indígenas somos terroristas. A partir de esa sindicación, han sido asesinados muchos líderes”.  

Más de 1.200 indígenas han sido asesinados durante los 6 años del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, cuya relación exacta, con nombres y fechas, esperan poder leerle al presidente cuando se digne recibirlos, si lo hace. 17 de esos crímenes fueron cometidos durante el último mes. Hace apenas 20 días, fue asesinado un exconsejero del CRI. Sólo durante este mismo gobierno, se estiman en 55 mil los indígenas desplazados, 400 mil sin acceso a tierras y 18 pueblos enteros en peligro de extinción.  

El propio presidente Uribe vio desmontada su reiterada versión de que las Fuerzas de Seguridad “no dispararon” ni mataron a indígenas en su marcha de protesta. Se vio obligado a retractarse ante las imágenes de la CNN donde los policías disparan contra la manifestación, dejando tres muertos y 100 heridos.

Diversas Asociaciones de Juristas europeos han señalado al presidente Uribe y al Gobernador del Cauca como responsables directos de estos asesinatos y de la represión contra los indígenas manifestantes.

Tampoco hubo alusiones a la situación de los indígenas en el emotivo discurso de Ingrid Betancourt.

 

Nos preguntamos qué quieren tapar en Colombia. ¿Por qué todas las denuncias contra el Gobierno son mentiras e invenciones salidas de enemigos de la Patria, o de gentuza que ni conocen Colombia ni saben lo que dicen? ¿De verdad son tan insignificantes las denuncias como para ni siquiera ser mencionadas por Ingrid Betancourt en su emotivo discurso?:

            * En un informe enviado a la ONU, hace un par de semanas, 400 organizaciones no gubernamentales de Colombia han denunciado que en el último quinquenio las ejecuciones extrajudiciales atribuidas a la Fuerza Pública han aumentado un 67,7%, mientras que durante el primer trimestre de este año 113.473 personas fueron desplazadas a la fuerza. Y, según la propia Policía, hay al menos 9.000 paramilitares armados que siguen operando, aunque en teoría, y siguiendo «la Política de Seguridad Democrática» del señor Uribe, deberían estar desmovilizados.

         * El fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI) remitió una comunicación al gobierno colombiano y visitó Colombia en el mes de agosto. Quería conocer el avance de las investigaciones y los juicios sobre crímenes cometidos por paramilitares y guerrillas, así como los lazos de esos grupos con miembros de la política de ese país. “Si las autoridades no pueden o no desean perseguir judicialmente los hechos allí perpetrados, entonces la fiscalía iría tras sus máximos responsables”.

Según la ONU, estos responsables son los paramilitares de ultraderecha, comandados por narcotraficantes o por personas relacionadas con ellos. Se estima que perpetraron el 80% de las matanzas ocurridas. Se encuentra debidamente probado que estos grupos trabajaron en conjunto con las autoridades del país. Los principales comandantes paramilitares fueron extraditados a los Estados Unidos por el gobierno de Uribe en mayo pasado y, según el fiscal, esta decisión parece implicar que criminales de lesa humanidad, los delitos más graves y que deben tener prerrogativa sobre cualquier otro, son transferidos a la justicia de EEUU para responder de cargos menores.

Se quiere investigar, entre otras cosas, por qué el régimen, a través del presidente Uribe y su Ministro del Interior, han dedicado reiterados ataques y obstaculizado a la Corte Suprema de Justicia y a toda la justicia en Colombia, hasta el punto que la Corte ha tenido que proceder jurídicamente contra el Gobierno por abuso de poder. Y es que las investigaciones judiciales comprometen a casi 70 parlamentarios, unos treinta de ellos ya detenidos, y casi todos del partido oficialista.

                * Un informe del Fiscal de Ecuador denuncia que el ordenador del comandante de las FARC, Raúl Reyes, fue manipulado por la policía colombiana. Se quiso justificar con el contenido de dicho ordenador una serie de actuaciones irregulares e ilegales del ejército colombiano. Colombia entregó a INTERPOL una copia ya manipulada.

                * Un documento, firmado por más de un millar de organizaciones agrupadas en la Alianza de Organizaciones Sociales, la Asamblea de la Sociedad Civil por la Paz y la Plataforma Colombiana de Derechos Humanos, ha sido dirigido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que se dice que: entre 2002 y diciembre de 2007, por lo menos 13.634 personas perdieron la vida fuera de combate, a causa de la violencia sociopolítica y que esa cifra supera las 23.000 muertes, si se agregan los muertos en combate.”

Según las ONG, que citan informes judiciales y policiales, el Estado es responsable directa o indirectamente en 75% de los casos en los que el autor fue identificado. En 24,5% de las muertes la responsabilidad recae sobre la guerrilla.   En seis de cada diez casos la responsabilidad del Estado está relacionada con la "tolerancia o apoyo a las violaciones cometidas por los paramilitares" de extrema derecha.

                * Reunido en Bruselas en el Parlamento Europeo, los días 15, 16 y 17 de septiembre de 2008, el Tribunal Internacional de Opinión, después de haber tomado conocimiento de los veredictos de diversas sesiones y audiencias de varios Tribunales Internacionales de Opinión, que tuvieron lugar entre los años 2003 a 2008 y después de haber oído las declaraciones de más de veinte testigos de varios movimientos sociales y organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, que entregaron una abundante documentación, el Tribunal DECLARÓ:  AL GOBIERNO DE COLOMBIA CULPABLE DE CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD . El Tribunal constató también que la situación, lejos de mejorarse tiende a empeorar y por eso llama a la conciencia de los pueblos europeos para que ellos y sus responsables políticos se abstengan de colaborar con el gobierno colombiano. Se espera al contrario que tomen iniciativas para parar las violaciones que se cometen en el país y apoyen la construcción de una sociedad democrática, sobre la base de negociaciones políticas y de instituciones renovadas.

                * El Alto Tribunal Danés de Conpenhague ha rechazado cualquier uso del material procedente del sistema legal colombiano. Reconoce que el Estado colombiano sistemáticamente tortura y asesina a sus oponentes políticos.

                * El Tribunal de los Pueblos condenó al Gobierno de Uribe y a 43 multinacionales en Colombia. Las empresas fueron condenadas por violación del derecho laboral; violación generalizada de los derechos civiles, políticos, económicos, culturales, sociales y medioambientales de los ciudadanos, y vulneración de los derechos colectivos de los pueblos originarios. Y condenó al Gobierno de Colombia "por acción y por omisión en la comisión de prácticas genocidas en sus modalidades de matanzas, lesión grave a la integridad física y mental y sometimiento intencional a condiciones de existencia que puedan llevar a la destrucción física total o parcial" de grupos de personas.    

                * También el decimocuarto Foro Social de Sao Paulo condenó a Estados Unidos por su injerencia en la región y al Gobierno colombiano por su comunión con los paramilitares.

                * Otras muchas denuncias se suman a las anteriores. Por ejemplo, The Washington Post, basado en informes de Naciones Unidas y del Gobierno norteamericano, denunció que el Ejército colombiano asesina campesinos para hacerlos pasar por guerrilleros.

 

Señor Uribe, señores  del gobierno colombiano, señora Ingrid Betancourt, señores gobernantes internacionales, ¿no les parecen suficientes, gravísimos y preocupantes los testimonios y las numerosas denuncias sobre la situación en Colombia y, particularmente, sobre la actuación del Gobierno colombiano?

¿Quiénes están empeñados en hacernos comulgar con piedras de molino?

 

www.miradasolidaria.com