Diciembre-2005

 

La impunidad de los gobernantes = traición a los pueblos

 

Cada día hay más personas mosqueadas con los políticos y los gobernantes. Porque, cada día más, vamos descubriendo que entre ellos se cubren las espaldas, se tapan los abusos unos a los otros, y no importa que sean del mismo o de diferentes partidos. “Perro no come perro”, dicen en Colombia. Así es, “entre bomberos no se pisan la manguera”.

Ese es el juego político: Parece que los políticos se odiasen a matar, pero, a la hora de la verdad, todos ellos, los de derechas e izquierdas, los conservadores y los liberales, hacen una piña para establecer normas que les defiendan, que les mantengan a salvo. Eso se llama gozar de impunidad.

Naturalmente, cualquier político que lea esto dirá que es un disparate, que la impunidad es propia de las dictaduras, pero que no se da en democracia.

Que lo digan como quieran, pero a la gente nos convencen los hechos y no las palabras. Discursos no, por favor. Los políticos son extraordinariamente hábiles para utilizar las “medias verdades” (que son auténticas mentiras disfrazadas) y también eso que llaman eufemismos (camuflar una realidad sangrante con palabras suaves y delicadas).

Pongamos algún ejemplo de cosas que están pasando en nuestros países democráticos y cada cual que opine.              

                                                                                                 

¿Recuerdan los motivos por lo que se invadió a Irak?. Estaban clarísimos, ¿no?. Eran presidentes de gobiernos “democráticos” los que explicaron públicamente esos motivos y los que actuaron, ¿Verdad?. ¿Se acuerdan de Bush, de Aznar, de Blair,...?

Luego se han ido descubriendo que todos, absolutamente todos los motivos explicados eran falsos: En Irak no había armas de destrucción masiva. Los informes de los inspectores decían otra cosa distinta. Los informes de los servicios secretos ingleses, españoles y norteamericanos también se manipularon. Los invasores han infringido todo tipo de normas y Tratados internacionales con respecto a la población y a los detenidos. No ha sido una guerra, sino una invasión indiscriminada. Ahora el Sr. Bush reconoce que han muerto 30.000 civiles (cuando en las guerras sólo debían morir militares). Hay otras fuentes que hablan de más de 100.000 víctimas civiles. Se ha hecho el paripé de unas elecciones y se han impuesto unas autoridades no representativas. Se han utilizado armas prohibidas contra la población. En fin, toda una ristra de mentiras y artimañas, por muy democráticos que se llamen esos presidentes y sus gobiernos.

Incluso estos gobernantes aceptan la existencia de varios errores. En estos días el Sr. Bush se descuelga con que el servicio secreto norteamericano, la CIA, le sirvió informes erróneos antes de la invasión...Ahora admite que autorizó el espionaje de sus propios ciudadanos norteamericanos. Hace unos días, el Sr. Powell sale desmintiendo a los gobiernos europeos, porque, según él, sabían perfectamente que la CIA efectuaba vuelos secretos con terroristas y hacían escalas en aeropuertos europeos,...

Pero, en definitivas cuentas, la invasión y el daño contra el pueblo iraquí están hechos y no hay vuelta de hoja.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Nos preguntamos, ¿quién se hace ahora responsable de todos esos errores y de todo ese terrible desastre?. Alguien debería pagar por tanto crimen. ¿O es que hay impunidad para estos gobernantes?. Contesten, por favor.

                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Los tapujos no llevan a parte alguna. Si hay errores, infracciones, delitos, abusos,...y la LEY es para todos, todos deben asumir sus responsabilidades y las consecuencias.

Y la perversión propia no desaparece por el hecho de denunciar las perversiones ajenas.

En estos días se han levantado cantidad de dedos acusadores contra el régimen cubano, por dificultar el viaje de las “Damas de Blanco” para recoger el “Premio Sajarov, que el Parlamento Europeo les ha otorgado junto a la abogada nigeriana Hauwa Ibrahim y a “Reporteros sin Fronteras”.

El gobierno cubano se ha justificado: esas damas son las esposas de los cubanos encarcelados en abril/2003 por trabajar al servicio del gobierno de los Estados Unidos y se han dedicado a hacer periodismo tendencioso contra Cuba, bajo la orientación de EEUU.

Es igual. A través de la prensa internacional, se exige contundentemente al presidente cubano que cumpla el punto 2 del art.13 de la Declaración de Derechos Humanos que dice: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”. Y no olvidemos que Cuba está declarado enemigo universal por Estados Unidos. Por lo tanto, el gobierno de Cuba puede y debe ser criticado, aislado, condenado, bloqueado,...

Y ahora nos preguntamos: ¿Será que esto sólo pasa en Cuba? A juzgar por la prensa, sí.

* Pues Yaser Arafat estuvo años sin poder salir de su país, concretamente de Cisjordania, porque Israel no se lo permitió. Al igual que él, todos los palestinos, no pueden moverse libremente y menos salir o entrar de su país.

* Pues los refugiados palestinos en Líbano y Jordania no pueden volver a su tierra, ni siquiera a ver a sus familias. Tampoco pueden salir del Líbano ni Jordania hacia otro país, ni establecer residencia fuera del campo de refugiados.

* Pues los serbios que salieron de Kosovo tampoco pueden volver a este protectorado. Lo mismo que muchos serbios que salieron de Croacia, no pueden volver.

* Pues los refugiados afganos en Paquistán tampoco pueden retornar a su país, liberado por Estados Unidos.

*  Pues los inmigrantes sin papeles no pueden entrar ni circular en Estados Unidos ni en Europa. Y si están dentro no pueden salir a ver a sus familias porque ya no podrían volver a entrar. Hace poco se les impidió la entrada y devolvió a su país, desde Ceuta y Melilla, a inmigrantes entre los que había solicitantes de asilo.

* Pues los saharauis eran ciudadanos españoles en 1975, pero ahora ya no pueden entrar en España.

* Pues los norteamericanos de Florida no pueden salir en dirección a Cuba, ni los marroquíes en dirección a España. Tampoco las autoridades mexicanas dejan salir en dirección al norte del país.

No todo es como parece ni como nos lo pintan. A la Asamblea General del aniversario de la ONU no pudo acudir el representante cubano por negarles el permiso de entrada el gobierno de Estados Unidos. Hace unos meses, fue premiado en España un caricaturista cubano, que tampoco pudo viajar por no tener medios económicos y ninguna institución europea le financió el viaje. Claro que éste era castrista.

Por cierto, existen también centenares de personas que quieren salir de Cuba y no pueden. Están en Guatánamo, son los Hombres de Naranja.

 

Cuesta mucho trabajo pensar bien de muchos gobernantes, cuesta trabajo creer que no nos engañan una y otra vez. Hay signos evidentes de que muchos se aplican la impunidad y no pagan por sus errores o delitos. Y la impunidad equivale a traicionar al pueblo.

 

d.t.

__________________________________________

(Los datos con * se recogen en un artículo de Pascual Serrano)