Mayo-2001

 

¿Libertad de qué...?

¿Qué tú eres muy libre...?

“Todos vigilados” decía Ignacio Ramonet en su artículo. Me asomé, porque me recordó a la canción ranchera “aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión”. Si levantara la cabeza mi abuela...”es que ahora hay demasiada libertad”, decía. Pero no hace falta acudir a mi abuela, la mayoría de los jóvenes de hoy se sienten enormemente libres y afirman con rotundidad que son más libres que nunca. ¿Libres para qué? ¿Para elegir entre lo mismo y lo mismo? ¿Para vestir igual, pensar igual y comprar lo mismo?

¡Qué tontos, madre! Seremos todo lo modernos que queramos, pero nos las pegan como quieren. Me parece más acertado lo de Ramonet, “todos estamos vigilados”. En todas partes, y por todos los medios, en nuestras democracias, supuestamente permisivas, nuestros gestos son espiados, nuestras palabras grabadas, nuestros desplazamientos seguidos, nuestras ideas fichadas, nuestras gestiones desmenuzadas, nuestras actitudes controladas. ¡Joder, qué libertad!. Quizás puedan ilustran algunos ejemplos actuales.

Con motivo de la famosa final de Super Bowl -que el último 28 de enero enfrentó en Tampa (Florida), a los Ravens de Baltimore con los Giants de Nueva York-  los cerca de 100.000 espectadores asistentes estuvieron sometidos, sin saberlo, a una inquietante experiencia policial. Una veintena de cámaras ocultas, disimuladas en las entradas del estadio filmaron, uno a uno, los rostros de todos los espectadores. Transmitidas inmediatamente por una red de cable, las imágenes fueron analizadas por ordenadores y comparadas con miles de fotos de delincuentes y terroristas buscados. Se identificaron diecinueve sospechosos. Llevada a cabo con ayuda de las firmas Graphco Technologies y Viisage Technology, esta experiencia de vigilancia biométrica en tiempo real se va a repetir para afinar la detección de sospechosos, porque, de momento y según el Departamento de Defensa estadounidense, el índice de errores supera el 40%... Esto no ha impedido a esas mismas compañías proporcionar a los grandes casinos de Estados Unidos cámaras de vigilancia boimétrica, conectadas a un ordenador y capaces de analizar 128 características faciales en menos de un segundo, con el objetivo de poder localizar a los clientes "indeseables"... "Durante los últimos diez años (ha revelado Tom Colatosti, presidente de Viisage Technology), vuestra cara ha sido fotografiada cada vez que habéis entrado en un restaurante McDonald's y en una tienda Dunkin' Donuts, o cada vez que os habéis parado en una estación de servicio. Y no sólo ha sido fotografiada sino que se ha almacenado en un banco de imágenes... ".

Desde 1998, las autoridades británicas adoptaron una tecnología muy parecida desarrollada por una empresa de Nueva Jersey, Visionics Corp., y fue instalada en un barrio del Este londinense, Newham, donde 300 cámaras de vigilancia biométrica espían permanentemente a los peatones... En Gran Bretaña,  veinticuatro horas al día, cámaras instaladas en lugares estratégicos de la red de carreteras espían a los conductores buenos y malos. Por ejemplo, "en Nottingham, la policía se basa en cámaras digitales para acorralar a los malos conductores. Esos aparatos son capaces de identificar tres vehículos por segundo, de enseñar inmediatamente el documento fotográfico de la infracción, constatado con un ordenador, y de verificar la identidad del propietario".

El número de los lugares franceses sometidos a vídeovigilancia podría superar los 200.000 y, según algunos, alcanzar el millón...La ley estipula que las grabaciones deben ser destruidas al cabo de un mes. Pero ello no impide a los astutos responsables de seguridad en los hipermercados proceder a detenciones sobre imágenes archivadas, como ha descrito el sociólogo Eric Heilman. Un golpecito de impresión y, ialehop!, una ficha más en un fichero que se intercambia, enseguida, con los servicios de policía...

Y así nos enteramos de que nuestro ordenador y el internet nos espían permanentemente. En Estados Unidos, el 78% de las grandes empresas ha instalado sistema de vigilancia interna para controlar, almacenar y analizar los mensajes electrónicos de sus asalariados. El 46% de esas empresas ha sancionado a los empleados que habían recurrido al correo electrónico, o había utilizado Internet, para asuntos personales. "Spector (350 francos) y Win What Where Investigator (700 francos) son dos programas que permiten peinar la actividad de un ordenador, sin que se entere su usuario. Todas las páginas web, todos los caracteres tecleados (incluso los que se han borrado), pueden repescarse en las entrañas del ordenador ".

Y ¿qué decir de la red espía Echelon, capaz de filtrar, para el gobierno de Estados Unidos, prácticamente todas las comunicaciones efectuadas en el mundo a través de teléfono. fax, télex o correo electrónico?. Según William Studeman, antiguo director de la National Security Agency (NSA), las "orejas" de Echelon podrían captar y analizar, cada media hora, más de un millón de mensajes... 

¡TOMA LIBERTAD DE MOVIMIENTOS!  ¡TOMA LIBERTAD DE VIDA!...

Apostillando: Hoy presumimos de libertad pero nunca fuimos más controlados,

presumimos de ser más listos que nadie y nos engañan como a bobos,

presumimos de ser dueños de nosotros mismos y nunca fueron más frágiles las barreras que protegen nuestra vida privada.