Mayo-2002

 

El sufrimiento de los pueblos no es “virtual”

 

Desde lo alto de su  olivo, este mochuelo sigue observando e interpretando lo que ocurre por nuestra Tierra. En esta ocasión, su mirada se orientó a los centros de ocio por influencia de L. Zambrana.  

¿Ustedes se han fijado en los espacios de ocio de los grandes Supermercados, en las salas de juegos,...? están que rebosan de gente joven, especialmente en los fines de semana y días festivos. Al parecer ahora casi todo el mundo se divierte de forma muy parecida....

Vean, se pueden divertir en solitario, sin mayores vínculos sociales. Diversiones pasivas, que no requieren ningún esfuerzo o actividad. Diversiones estériles, que no desarrollan ninguna capacidad personal o grupal, ni crean nada. Pero diversiones inmediatas, porque la satisfacción es automática.

Parques temáticos se llaman algunos centros de este tipo:  Son maneras de vivir “virtualmente”.

En un futuro no muy lejano nos encontraremos con una generación que habrá vivido y vivirá más “virtualmente” que realmente (si es que “vivir virtualmente” es vivir).

Una generación que habrá visto, oído y experimentado las cosas más lejanas y emocionantes, pero de manera “virtual”, es decir, irreal, programada y manipulada. No tendrán referencias de la realidad, ni siquiera de la más cercana.

Cuando se vive en “mundos virtuales” sólo se ve lo que te dejan ver, y se pierde la visión de la realidad, los problemas, las incoherencias, las desigualdades... y si no se tiene visión de la realidad, difícilmente se tiene una visión crítica de la realidad.

Me pregunto cómo comprenderán estas gentes del “mundo virtual” el tema  de la dominación del Norte sobre el  Sur;  o aquello de que las finanzas pueden circular con libertad y rapidez por todo el mundo, pero no la mano de obra (sobre todo si son personas pobres); o dicho de otro modo,  que sólo el dinero y las manufacturas pueden ir donde quieran y, por tanto, tienen más derechos que las personas.

Qué sentirán en su interior los jóvenes “virtuales” si les dicen que de los 6.000 millones de personas del mundo, 5.000 están sufriendo porque para ellos la vida no es algo obvio, sino una lucha continua; y que sólo 1.000 pueden dar por supuesta la vida (y toda una serie de derechos, prestaciones, bienes, etc.).

Qué contestarán “los virtuales”, si les dicen que para tener una visión global del mundo, para tener la visión más real del mundo,  habría que mirarlo precisamente desde esos 5.000 millones que sufren, que esa perspectiva global transformaría la economía, la política, etc.,  que cambiarían las prioridades respecto a las inversiones, cambiarían  las relaciones comerciales...si se decidiesen a situarse en el lugar de las mayorías que sufren.

                       

Apostillando:    El  “mundo virtual” es como el mundo de los ricos,

                                   cada vez más alejados de la auténtica realidad del mundo.