apostillando6  (Enero/2000)

 

EL 2000

Vivimos en una Sociedad que necesita darle importancia a las cosas a base de mitificarlas. Es preciso ponerles luces y adornos, para que las cosas adquieran valor: Hay que vestirlas como árboles de Navidad, o como escaparates,... Nuestra Sociedad quiere suplir la ausencia de valores tintando de valor a las cosas. Cuanto más deslumbren y más salgan en los medios de comunicación, más importantes serán las cosas, más reales serán,...más distraerán.

Puede ser una excelente campaña solidaria la de dedicarse a desmitificar en nuestro mundo superficialidades, formalismos, montajes simuladores,...

Pasó con la "última eclipse de sol del siglo" de meses atrás (¿recuerdan?), que todo el mundo conoció y esperó durante meses, pero que, a la hora de la verdad, apenas alguien la percibió, aunque se vendieron miles de gafas y artefactos al efecto. Pasa con otros muchos acontecimientos, de pronto convertidos artificialmente en "importantes". Ahora ocurre con la llegada del año 2000 (se han pagado escandalosas cantidades por el primer anuncio o publicitario en las televisiones, por celebrar la primera cena en determinadas Salas de fiesta, por estrenar un traje especial para ese momento,...). Se ha conseguido, incluso, que alguna gente realmente creyera que algo raro o especial ocurriría al abrir la página del nuevo calendario.

De momento, ya saben los que querían disfrutar de un inicio de siglo, o querían estrenar milenio,...que se guarden su dinero, porque no pueden comprar el tiempo...El día 1 de Enero del año 2000, según los entendidos, ¡ NI COMIENZA NUEVO SIGLO, NI SE INICIA NUEVO MILENIO !, tan sólo empieza un nuevo año, un año cualquiera,...

El famoso filósofo Kant escribió, cuando se iniciaba el centenario de 1800 (hace dos siglos) que, "en lo sucesivo, la "minoría de edad de la humanidad" se convertía en culpable, porque ya nos es posible salir de ella". Bueno, pues la sociedad que se ha montado en nombre del progreso, tiende a mantener al género humano en minoría de edad perpetua, a base de deseos inacabables para unos, o de necesidades básicas imposibles de satisfacer para otros.

Pues no es ninguna tontería...

La humanidad se juega todo su futuro en la capacidad

para aceptar una MAYORIA DE EDAD RESPONSABLE.