Julio-2007

 

Lluvia de ideas

 

Recordamos nuestros años jóvenes. Fue entonces cuando conocimos esa dinámica de la Lluvia de ideas o Tormenta de ideas. Una herramienta de trabajo grupal para facilitar el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema o un problema determinado. Una técnica para generar ideas originales en un ambiente relajado.

Por lo visto, esta herramienta fue creada en 1941 por Alex F. Osborne. La principal regla del juego es que se aplaza el juicio sobre un problema y, antes, se escuchan todo tipo de ideas. Toda idea es válida, ninguna debe ser rechazada. Así todas las ideas (aunque alguna pueda parecer “disparatada”) pueden generar otras ideas, a la vez que se fomenta la creatividad de todos los participantes.

Luego vendrán la clasificación, selección y cuantificación de las ideas.

Otra versión es hacer una Lluvia de palabras, cada participante aporta no una idea, sino una palabra relacionada con un tema y se van anotando en una pizarra.

 

Dicho y hecho. Uno de los amigos sugirió que en vez de conversar hoy sobre un tema concreto, jugáramos a la lluvia de ideas, como en nuestros tiempos jóvenes.

¿Qué temas de actualidad veis interesantes para conversar, o qué temas nos han llamado más la atención en estos días?. Queda abierto el juego. No hubo que esperar ni un segundo…

 

A uno le encantó el cartel que pusieron a la entrada del pueblo de Kusdagi, prohibiendo la entrada de políticos. Los habitantes de dos pequeñas localidades turcas han decidido boicotear las elecciones del 22 de julio debido al incumplimiento de las promesas electorales de los políticos. “PROHIBIDA LA ENTRADA A LOS POLÍTICOS”, reza el cartel. "No queremos que nadie nos engañe más, así que no permitiremos que ningún político entre en nuestro pueblo", explicó el alcalde de Kusdagi, donde sus vecinos deben cargar el agua hasta el pueblo por falta de canalizaciones.

Igual hicieron los habitantes de la localidad de Akyar.

 

Otro se sintió muy dolido al saber que un país como El Salvador, donde se ha derramado tantísima sangre inocente, donde tanta violencia provocó la intervención de Estados Unidos, donde tanta pobreza existe actualmente, esté aportando desde 2003 soldados para la invasión en Irak y en el próximo agosto aportará otros 380. Es el único país de Latinoamérica que envía tropas a Irak, como parte de las fuerzas de ocupación que encabeza Estados Unidos. ¿Qué pintan allí los salvadoreños, qué les han prometido, dónde está su dignidad,…?

 

El  siguiente se refirió a un artículo de Juan Torres López titulado ¿Vale la pena crecer así?. Una obsesión de los dirigentes políticos es que crezca el Producto Interior Bruto (PIB), para que suban las tasas de “crecimiento económico”. Es entonces cuando los políticos dicen que la economía va bien y que eso mejorará las condiciones de vida, pero eso nunca es verdad.

¡Qué manía de medir el bienestar sólo desde el valor monetario! ¡Qué manía de considerar crecimiento económico de España lo que realmente es crecimiento de ganancias de sólo un grupo de empresas y negociantes!.

El crecimiento del PIB es ficticio: no refleja los costes sociales para producir esas ganancias, ni refleja cómo se reparten esas ganancias,…

Valdría con sólo el ejemplo de la especulación, corrupción, injusticia y desorden en la construcción y el urbanismo, un factor que tanto ha influido en la subida del PIB. ¿Respetan los planes urbanísticos el volumen de residuos que se van a generar, el consumo de energía, las consecuencias para el medio ambiente y para la vida de las personas…? ¿Por qué se construye en las costas, se amurallan cauces naturales, se envenena el aire y el agua, se deforesta sin límites,…? ¿Es que el único valor es el valor monetario?.

Cuando las instituciones, los líderes sociales, los encargados de hacer justicia y los propios ciudadanos asumen sin pestañear que lo conveniente es crecer, aunque sea de cualquier forma, nadie puede luego extrañarse que a nuestro alrededor se multiplique la inseguridad, el desasosiego y el temor.

 

Se sacó también el tema de los medios de comunicación. Estamos avanzando en dejar en evidencia la miseria de los dominantes o dirigentes, porque nos lo ponen muy fácil, porque todos los días hay ejemplos elocuentes. Pero es necesaria mayor formación de la ciudadanía para que se defienda de los medios y vea cómo nos engañan, manipulan y tergiversan. Y esto lo hacen en todas partes del mundo.

Como dice Pascual Serrano, cada vez más la gente va a ir reaccionando, y los medios adaptarán y mejorarán  sus mecanismos de manipulación.

Pero esto es una carrera entre nuestra capacidad de defendernos de su manipulación y su capacidad de ir refinando sus técnicas. Por eso es muy importante que la gente nos formemos y crear anticuerpos frente a sus métodos.

 

También salió el tema de los abusos sexuales de curas católicos. Está reciente la noticia de la condena del Tribunal Supremo a un cura de 74 años por abusar sexualmente de un menor durante varios años, declarando responsable civil subsidiario al Arzobispado de Madrid por encubridor,  que tendrá que pagar 30.000 euros a la víctima.

Para colmo, la condena ha coincidido con la otra de Norteamérica: El Arzobispo de los Ángeles “pide perdón a las 508 víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes” y acepta el pago de indemnizaciones por valor de 660 millones de dólares para evitar el bochorno de ir a juicio. Una jerarquía que mantenía en activo a sacerdotes pederastas limitándose en muchos casos a trasladarlos a diferentes parroquias o destinos.

Según el periódico El Mundo, un informe de la iglesia recoge 10.667 acusaciones a curas por abusos sexuales en Estados Unidos entre 1950 y 2002. Pero también en Europa son numerosos los casos de obispos y curas retirados o encarcelados por el mismo tema.

¿Cómo entender tanta superioridad y prepotencia vaticana a la hora de dirigirse a los fieles  tan exigentemente sobre estos temas, o defender tan contundentemente el anacrónico celibato de sus curas? ¿Cómo explicar tanto puritanismo de la jerarquía para temas litúrgicos y morales, o tantas condenas a teólogos y curas que trabajan junto a los pobres, y luego usar la manga tan ancha internamente en estos asuntos tan degradantes?


¡Quillo, dejadlo ya!...que no hay papel para anotar.  Termina la lluvia de ideas.

Lo cierto es que hay cantidad de temas sobre los que hablar, dialogar, reflexionar,…

Tantos asuntos relacionados con nuestras vidas, con nuestra sociedad, con nuestro barrio,…

Tantos problemas o deseos que sentimos todas y cada una de las personas que convivimos diariamente puerta con puerta, o mesa con mesa, o calle con calle,… 

Tantas ideas interesantes que se quedan sin expresar y sin ser escuchadas…

¿Y alguien se atrevería a considerar despreciable alguna de esas ideas…? ¿Acaso una idea no puede generar o sugerir otras muchas ideas…?

De veras, que este juego nos sigue pareciendo precioso, práctico y muy interesante.

 

Apostillando:  No hay idea absurda, ni palabra ociosa.

Igual que soy capaz de sentir,

también soy capaz de decir mi palabra.