Enero-2008

 

La rueda neoliberal

 

Todos hablaban de la jodía “rueda”. Y todos parecían estar de acuerdo en que esa “rueda” se ha convertido en una costumbre familiar, en algo que forma parte de la familia. Es como una especie de traje de los ciudadanos de los países desarrollados especialmente. O quizás como la ropa interior, que siempre se lleva aunque no se vea.

Y entre todos nos pusimos, un tanto informalmente, a describir esa “rueda” o “traje” neoliberal:

 

 

Por favor, no pretendemos  que nadie se sienta culpable ni débil. Ni siquiera sabemos si esto ocurre exactamente así. Apenas estamos describiendo sensaciones, lo que vemos y escuchamos por la calle, en nuestras familias, entre los vecinos,…

En la prensa leemos que “Papá Consumo” está muy orgulloso, también él no cesa de engordar: A la gente le gusta gastar cada día más. Sus grandes Centros Comerciales se han convertido en templos sagrados, en centros de diversión y encuentro familiares. Acogen a toda la familia, cada cual puede divertirse y gastar a su manera, son perfectos. ¡Qué bien, cada día más modernos!  Cada día más parecidos a los norteamericanos y países más ricos. ¡Qué maravilla!.

 

Es verdad que a veces se escapa alguna que otra queja: ¡Es que se va el dinero volando!...

Oiga, es que los coches, las casas, los lujos, los perfumes, los caprichos, los restaurantes, los muebles, la ropa de moda,… Todo vale dinero, oiga.

Pero no importa, si usted se pasó de nivel, tranquilo…puede pagar a plazos. ¡Su imagen y su comodidad bien valen una DEUDA!

Y esto es así, cuanto más consuma más gastará, y más dinero necesitará para seguir gastando más. Los cuerpos consumidores se vuelven más y más caprichosos, más y más envidiosos, más y más gastones,… ES LA RUEDA.

 

Los colegas de reunión nos quedamos pensativos con las cosas que nos habían ido saliendo. El tema comenzó medio en broma, el tono había sido muy informal, pero terminó siendo preocupante.

La puta rueda neoliberal nos está comiendo el coco a todo el mundo…

Resulta que ahora: La austeridad es una ofensa, la pobreza una vileza, la solidaridad es una molestia, la sociabilidad un cumplimiento, las personas hambrientas y míseras son una desgracia, los desastres son naturales, los desempleados lo son por su mala suerte o por pereza, los viejos son un estorbo, los niños una bendición cuando llegan y un problema después, los famosos son objetos de deseo, las riquezas un ideal, las religiones algo que nos justifica o simplemente se soporta, las guerras son castigos, el dinero fácil una suerte y un arte, las enfermedades son contratiempos inmerecidos,…

La “rueda neoliberal”, la “rueda consumista”, nos pone locos. Y su veneno es dulce, apetecible. Utiliza como lubricante y almíbar a la PUBLICIDAD

Terminaremos como la ropa, no importa que estemos limpios, lo que importa es que estemos blancos blanquísimos.

 

            Apostillando: La rueda neoliberal nos está falseando la vida,

                        nos está robando la dignidad,…