Octubre-2008

 

Tan sabios y tan torpes

 

Se escucha frecuentemente que los niños de ahora nacen mucho más espabilados.

Dicen que con tantos adelantos y tantas máquinas, los muchachos de ahora ‘saben más que Lepe’.  Los móviles, la televisión, los ordenadores, un montón de años de estudio,…A la fuerza tienen que saber tantas cosas.

Todo esto está muy bien, pero algunas personas, que prestan atención  a la vida, no lo ven tan claro.

Les parece que los seres humanos tan listos como somos, que de todo hablamos y siempre llenos de razón, resulta que nos vamos “entorpeciendo” a marchas forzadas. Como si no nos enteráramos de cuanto ocurre a nuestro alrededor. Como si sufriéramos un dulce  “atontamiento”… ¿Será verdad?

 

Tantas cosas como suceden cada día, dicen, y no sabemos buscarles explicación. Curiosamente, los “sabios” humanos no tenemos respuestas para las cuestiones de la vida. ¿Qué valor tiene entonces nuestra sapiencia? ¡Tantas barbaridades que ocurren a nuestro alrededor y no sabemos interpretarlas…!

¿Cómo entender, por ejemplo, que en los países desarrollados el suicidio sea la tercera causa de muerte entre los niños de 10 a 14 años (tras los accidentes y el cáncer)? ¿Cómo es que en esa franja de edad, los trastornos mentales como la hiperactividad, la depresión o los problemas de conducta y adaptación son las enfermedades que más aumentan, según  FAROS?

¿Cómo calificar, por ejemplo, lo que acaba de pasar en Estados Unidos, en Europa y en Japón: los gobiernos democráticos, y defensores del Libre Mercado, favoreciendo a los más ricos del mundo y a sus bancos, con miles de millones de dinero público? Los mismos gobiernos que no cesan de exigir salarios más bajos y austeridad a sus ciudadanos más pobres. ¿Cómo pueden ser capaces de proporcionar cientos de miles de millones de dólares  a los mercados bancarios y no tener ni un miserable euro, ni un podrido dólar para ponerlo a disposición de los 1.000 millones de hambrientos del planeta, o de poblaciones que viven en la miseria? El mismo día en que la FAO informa de que el hambre afecta ya a casi 1.000 millones de seres humanos y valora en 30.000 millones de dólares la ayuda necesaria para salvar sus vidas, la acción concertada de seis bancos centrales (EEUU, UE, Japón, Canadá, Inglaterra y Suiza), inyecta 180.000 millones de dólares en los mercados financieros para salvar a los bancos privados.

¿Cómo es posible, por ejemplo, que AEMET anuncie que el primer semestre del 2008 en España ha sido el más seco en sesenta años, y a los pocos días suframos inundaciones en Andalucía, en Levante, en Cataluña,…? ¿Por qué tantísimos huracanes, tornados, tormentas, tsunamis,…que arrastran destrucción y centenares de miles de víctimas en todo el planeta?

¿Qué significa, por ejemplo, que, según el reciente estudio del Ministerio de Trabajo español, casi la mitad de los españoles opina que debe tener más derechos que los inmigrantes? ¿Qué tipo de seres humanos serán las personas inmigrantes para que los países democráticos y sus ciudadanos democráticos les nieguen los derechos más elementales?

Complicado, ¿verdad?, que TODO ESTO NO TENGA NINGUNA EXPLICACIÓN…

 

¿Cómo puede ser que exista tanta confusión, si somos tan “sabios” y entendidos?

Las crisis de los ricos las pagan los pobres. El enfado de los poderosos lo sufren los más humildes. El esplendor de la burguesía reluce a costa de la miseria de los más débiles.

Desarrollo y progreso es cuando las bolsas y negocios de los ricos están rebosantes. Malos tiempos en la economía mundial es cuando las ganancias de los capitalistas no son tan enormes como ellos desean. El mundo son ellos, nada más.

Cada vez se escuchan más discursos cínicos y criminales, salidos de bocas ‘democráticas’…Cada día se sigue destruyendo impunemente la casa común, la Tierra.

Nos dicen y nos repiten que la lógica de este tipo de desarrollo está en contradicción con la lógica de la vida.

Pero nadie sabe nada, nadie ve nada, nadie entiende nada, nadie se inmuta por nada…

 

Algo nos pasa a los “sabios” seres humanos modernos.

¿No será que nos están comiendo el coco? ¿Será que estamos interiorizando las ideas y el lenguaje de los poderosos, de los ricos, de la burguesía, hasta el extremo de hacerlo nuestro? ¡Qué peligro, compañeros! El sistema establecido nos tomará de los pies y nos pondrá boca abajo, nos inyectará el virus del consumo para que nos guíe en la vida y sustituirá nuestros valores personales y sociales por simples valores económicos.

Al igual que para EEUU. e Israel, por ejemplo, la paz será equivalente a seguridad, y por tanto justificaremos que haya manos libres para combatir a muerte a todo lo que ellos califican de terrorismo.  ¿Será que Occidente que no pudo conquistar al mundo con sus valores, lo quiere conquistar ahora con las armas?

En una viñeta del Roto, una especie de ángel decía: “El problema es que tenéis un nivel de vida muy por encima de vuestro nivel de conciencia”.

El asunto parece preocupante.

 

Quizás hay otras maneras de hacerse sabios. Les invito a observar juntos la naturaleza

¿Saben por qué los pingüinos sobreviven en la Antártica? Sencillamente, porque se abrazan.

¿O saben por qué los patos vuelan en V? El primero que levanta vuelo abre camino al segundo, que despeja el aire al tercero, y la energía del tercero alza al cuarto, que ayuda al quinto, y el impulso del quinto empuja al sexto, y así, prestándose fuerza en el vuelo compartido, van los muchos patos subiendo y navegando, juntos, en el alto cielo.

Cuando se cansa el pato que hace punta, baja a la cola de la bandada y deja su lugar a otro pato. Todos se van turnando, atrás y adelante, y ninguno se cree superpato por volar delante, ni subpato por marchar atrás.

Y cuando algún pato, exhausto, se queda en el camino, dos patos se salen del grupo y lo acompañan y esperan, hasta que se recupera o cae.

A  Galeano alguien le explicó lo de los patos.

 

 

            Apostillando: Valorar la economía más que la vida

                        encierra poca sabiduría.