Galeano11  (Junio-2000)

 

 

El enemigo público

 

A principios del 98, el periodista Samuel Blixen hizo una comparación elocuente.

El botín de cincuenta atracos, realizados por las bandas de delincuentes más espectaculares del Uruguay, sumaba cinco millones de dólares.

El botín de dos atracos, cometidos sin fusiles ni pistolas por un banco y un financista, sumaba setenta millones de dólares.