Marzo-2008

 

Pendientes de un pulgar

 

Cuántos países, cuántos pueblos pendientes de un pulgar.

Un simple dedo pulgar imperialista, mirando hacia el cielo o hacia el suelo, puede salvarte o condenarte.

 

Lo supimos el pasado 11 de marzo: Estados Unidos sacó a China, país organizador de los juegos olímpicos del próximo verano, de su lista de países violadores sistemáticos de los derechos humanos, pero incluyó en ella a Siria, Uzbekistán y Sudán para unirse a Corea del Norte, Birmania, Irán, Cuba,…

El informe no tiene inconveniente en aceptar que "El gobierno chino continuó vigilando, acosando, deteniendo y encarcelando a periodistas, escritores, activistas y abogados, así como a sus familias, quienes en su mayoría sólo buscaban ejercer sus derechos previstos en la ley".

         Al día siguiente supimos:

Que China es un socio clave de Washington en las negociaciones para la desnuclearización de Corea del Norte.

Que China “está dispuesta a incrementar aún más las importaciones provenientes de Estados Unidos, a pesar de que es ya uno de los mercados de exportación de más rápido crecimiento para Estados Unidos”, afirmó el ministro chino Yang Jiechi.

         Tres días después:

El Dalai Lama acusa al gobierno chino de “genocidio cultural” y confirmó la matanza por parte del ejército de un centenar de personas entre los manifestantes tibetanos, monjes y ciudadanos.

         Ese mismo día, 16 de marzo: Cientos de miles de taiwaneses se manifestaron en las principales ciudades de la isla contra la Ley Antisecesión del gobierno chino, por la que se legaliza la invasión militar de Taiwán si esa isla de 22 millones de habitantes intenta independizarse.

TODO DA IGUAL, EL DEDO IMPERIAL APUNTÓ AL CIELO Y CHINA ESTÁ SALVADA.

 

El ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam ha declarado que el Informe sobre los Derechos Humanos emitido por Estados Unidos es falso y parcial. 'Vietnam respeta los derechos de libertad y democracia de todos los ciudadanos', según el diplomático.

         El canciller de República Dominicana, Carlos Morales, dijo que “Estados Unidos no tiene fuerza moral para hablar de supuestas violaciones a los derechos humanos y discriminación a los inmigrantes haitianos en el país caribeño… Estados Unidos puede ser cuestionado por la situación que se vive en la base de Guantánamo y en Irak”.

         El gobierno de Ruanda también ha rechazado con firmeza el informe norteamericano sobre derechos humanos y reclama pruebas.

         El canciller de Panamá, Samuel Lewis Navarro, manifestó malestar por el informe y afirmó que el gobierno del presidente Martín Torrijos 'ha dado muestras repetidas e incuestionables de su más profundo respeto por los Derechos Humanos en el país'.      Venezuela rechazó el informe: "Se trata de un informe hecho para estigmatizar a pueblos y a gobiernos que difieren del gobierno de Bush. Estados Unidos no puede hablar de derechos humanos porque es el gobierno más belicista del mundo de hoy…Lo que ocurre en Afganistán avergüenza al mundo, lo que ocurre en Irak abochorna a la humanidad, y lo que planifica para Irán, Corea, Cuba, y nosotros (Venezuela) desdice de lo que puede ser un gobierno civilizado", señaló Mundaraín.

TODO DA IGUAL, EL DEDO IMPERIAL APUNTÓ HACIA EL SUELO Y USTEDES ESTÁN CONDENADOS.   

 

La memoria suele ser la peor enemiga de los Imperios. Por eso es peligrosa y es preciso aniquilarla.

         ¿Recuerdan alguna de las reacciones de la administración norteamericana cuando aparecen denuncias contra ella por parte del Comité de Derechos Humanos de la ONU?. Cuando este órgano de la ONU, por ejemplo, pidió a Washington el cierre inmediato de todos los centros e instalaciones secretas de detención y que permitiera el acceso a los detenidos al Comité Internacional de la Cruz Roja, Estados Unidos consideró “decepcionantes” dichas conclusiones: 'El Comité pierde perspectiva y credibilidad cuando emplea su tiempo criticando más a Estados Unidos que a otros países en los que no hay ni derechos civiles ni políticos', indicó el Gobierno de EEUU.

         O aquella jueza estadounidense, Anna Diggs Taylor, que declaró anticonstitucional el programa del gobierno de George W.Bush que permitía interceptar llamadas y mensajes de la ciudadanía sin necesidad de una orden judicial, porque “el programa viola los derechos de expresión, a la privacidad y la separación de poderes”.

         O las acusaciones contra Estados Unidos por torturar y mantener detenidas a más de 14.000 personas en cárceles ilegales de todo el mundo…

         O aquella campaña de intelectuales y activistas norteamericanos condenando la “tiranía” en Estados Unidos y la urgencia de “rescatar” la democracia en ese país, ante la legalización de la tortura y la anulación de derechos constitucionales aprobada por el Congreso y promovida por Bush.

         O cuando la ONU condenó por abrumadora mayoría el bloqueo estadounidense contra Cuba.

         O cuando la organización Human Riges Watch preguntaba a Bush por “todos los detenidos ‘desaparecidos’ que en algún momento estuvieron en manos de la CIA”. La organización humanitaria exigía información al menos de 38 personas “desaparecidas”.

         O cuando el intelectual estadounidense Noam Chomsky afirmaba que “el gobierno de G.W. Bush es el más abierto violador del derecho internacional en la historia de Estados Unidos”. Y explicó que Estados Unidos comete delitos internacionales supremos, al matar a cientos de miles iraquíes y cometer atrocidades, destruir a Faluja, desconocer la ONU y su carta fundamental, entre otros tantos. Calificó de una verdadera violación lo que ha sucedido a supuestos combatientes enemigos en Guantánamo, torturados y vejados, así como en las prisiones secretas diseminadas en el mundo.

         O cuando, en este mismo mes de marzo de 2008, el presidente Bush admitió ser partidario de la tortura a prisioneros de guerra. Por ello vetó de un plumazo el proyecto de Ley que prohibía a la CIA aplicar mecanismos de tortura en sus interrogatorios, incluido el conocido como “submarino”, consistente en llevar al reo al borde de la asfixia sumergiéndole la cabeza en agua, práctica muy utilizada durante el año 2007…

TODO DA IGUAL, ESTADOS UNIDOS ES EL ÚNICO QUE PUEDE DAR EL OK, ES ÉL QUIEN PUEDE LEVANTAR EL DEDO SALVADOR O CONDENATORIO. SÓLO ÉL PUEDE PERDONAR O CONDENAR…

Y ESE DEDO ES SUYO.

 

d.t.