Mayo-2008

 

Aprender a leer

 

Qué bueno aprender a leer las noticias, las leyes, los derechos,…

Qué bueno aprender a entender lo que significa imperialismo, dictadura, violación de derechos humanos, terrorismo y terrorismo de estado,… 

Qué bueno aprender a definir lo que es la justicia, la igualdad, la libertad, los valores humanos,…

Qué bueno aprender a comprender la realidad y todo cuanto sucede en nuestros días……¡Hay tantos medios de des-información! ¡Tanto interés en confundirnos!...

 

Aprender, por ejemplo, qué significa que las empresas son las ganadoras de la guerra de Irak.

Blackwater es una empresa que no existía hace diez años y que ahora se ha convertido en una de las más poderosas compañías privadas que trabajan en la guerra del mundo. Dispone de hombres armados, tiene su propia CIA, su propia división aérea, están construyendo sus propios vehículos armados, sus propios zeppelines para tareas de vigilancia... Es, pues, una empresa muy poderosa que ofrece servicios en el mercado abierto que tradicionalmente eran sólo disponibles para gobiernos. Blackwater se ha convertido una de las partes centrales de la maquinaria de guerra de EE.UU. y pertenece a un solo hombre, Eric Prince, muy relacionado con la Administración Bush.

Su misión es proteger en Irak a oficiales de EEUU. Sus mercenarios cobran más que los soldados y cuando asesinan gozan de impunidad.  La orden 17/2004, dictada por aquel entonces administrador civil de EEUU en Irak, daba inmunidad a todo el personal contratado en Irak. Hay 150.000 soldados norteamericanos y 180.000 mercenarios de 630 empresas de “seguridad” contratados por EEUU.

Gozan de impunidad y, a su vez, hacen impunes al ejército invasor, porque exculpan al ejército de todas sus atrocidades ante la mirada y derecho internacional.

Una auténtica privatización del ejército. Una excelente arma imperialista: un ejército en la sombra, que no necesita consenso con otros países, que se desconocen sus acciones, que no están sometidos a ninguna ley y son impunes por sus crímenes, y cuando mueren no se les cuenta como víctimas de conflicto armado. Y de postre, limpian la mala imagen del ejército en cualquier guerra. (1)

 

Entender, por ejemplo, cómo es posible que Estados Unidos cierre webs españolas, alegando que violan el embargo sobre Cuba.

En octubre-2007, Steve Marshall, residente en Tenerife, vio cómo le cerraban sus webs sobre Cuba, la mayoría de contenido cultural y turístico, por orden del Departamento del Tesoro norteamericano. El servidor de sus webs es una empresa americana (eNom), por lo que la Comisión Europea le ha contestado que no puede ayudarle: “Dado que eNom es una empresa de EEUU, no puede aplicarse el requisito de desobediencia a la legislación extraterritorial de EEUU que menciona el Estatuto de Bloqueo”.  (2)

 

Comprender, por ejemplo, con qué autoridad el gobierno norteamericano decide incluir en una lista negra terrorista a determinados gobernantes y países, y a otros no.

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela (Premio Nobel de la Paz) y su partido político (Congreso Nacional Africano) han sido incluidos en la lista negra terrorista de Estados Unidos.

"Es increíble, Nelson Mandela necesita siempre de una autorización especial para entrar a Estados Unidos, por dirigir con valentía al ANC. ¡Qué vergüenza!", agregó Berman. (3)

 

Aprender, por ejemplo, cómo dos cosas contradictorias no pueden ser lo mismo. Un dictador, un invasor, un violador de derechos no pueden considerarse demócratas.

El profesor de historia en Nueva York y Miami, Carlos Rivero, cuenta en uno de sus libros (Imperio del terror) cantidad de cosas llamativas.

         El abuelo del presidente Bush, Prescott Sheldon Bush, siendo universitario, pertenecía a una fraternidad (Sociedad del Esqueleto y Huesos) cuya ceremonia de iniciación era un reflejo del violento corrupto imperio: los estudiantes se reunían en un sótano, el novato se acostaba desnudo en un ataúd, se cubría con huesos humanos que habían sido sacados de las tumbas profanadas de New Haven y, mientras se masturbaba delante de todos, contaba en alta voz sus experiencias sexuales. También, a fines de los años 30, el abuelo Prescott dirigió la Union Banking Corporation, que ayudó a financiar la tiranía de Adolfo Hitler. Otras de sus empresas posteriores se beneficiaron con los productos que creaban los prisioneros en los campos de concentración nazis. Después de la guerra, Prescott mantuvo sus negocios con los que aún seguían siendo nazis, a través de Fritz Thyssen, hasta 1952, en que, quizás como un premio a sus hazañas, fue electo Senador federal, por Connecticut. 

         El padre del presidente Bush, George H. Walter Bush, perteneció a la misma fraternidad macabra y llegó a ser considerado como el gran padrino de la droga a nivel mundial desde que como superagente de la CIA controló en Beirut el tráfico de hachís y heroína procedente de Oriente hacia Europa y EEUU. Participó secretamente en la creación, en los años 70, del mayor centro productor de heroína del mundo, en Chiang Mai (Tailandia); en la formación original de la “Mafia Cruceña”, en Bolivia, que llegó a ser el mayor productor de pasta de coca del mundo (Cocaine Coup); en la creación de La Compañía”, en Antioquia,(Colombia), con la familia Ochoa, que llegó a ser el mayor productor de clorhidrato de cocaína del mundo… También protagonizó la invasión de Panamá, en diciembre 89, asesinando a cientos de personas pobres y decenas de niños. Protagonizó la Guerra del Golfo donde murieron más de 100.000 iraquíes.

         La madre del presidente Bush, Bárbara, mientras que su esposo fue Vicepresidente y Presidente de EUU, fue Jefa Ejecutiva de Unicor, una compañía privada que se dedica a explotar el trabajo esclavo de los presos federales, que son mas de 150.000 en todo el país.  Los presos ganan de 35 centavos a 1.15 dólares a la hora, o sea mucho menos del salario mínimo -6.15 dólares la hora-, y crean productos que se venden a precios de mercado. También es una de las compañías que explotan el trabajo esclavo de los presos estatales, que son más de dos millones en el país. El dueño real de Unicor ha sido su propio esposo.

         Los hermanos del presidente Bush, Neil y Jeb, robaron al pueblo estadounidense decenas de millones de dólares en el escándalo de los “Savings and Loans Associations”, cuando el Viejo era Vicepresidente. Se ha dicho que éste es el robo más grande de la historia de Estados Unidos, hasta ahora ha costado a sus contribuyentes 1.4 billones de dólares.

         Sus antecedentes familiares ayudan a entender la figura del actual presidente de Estados Unidos, George W. Bush, cuya elección en noviembre del 2000 fue conflictiva por considerarse un pucherazo o fraude electoral.

Mucha gente se siente perpleja, ¡qué menos!, cuando escucha a Bush hablar contra el narcotráfico, contra el terrorismo, contra Osama bin Laden… ¿Acaso el padre de Bin Laden no era socio del Viejo Bush en la compañía petrolera Zapata Oil en los años 50? ¿Acaso Bin Laden no había sido colaborador de la CIA durante la guerra en Afganistán? ¿Quién puede creer que EEUU no haya podido matar a Bin Laden?

En seis años y medio más de 300.000 seres humanos han muerto en la guerra de Afganistán, cuando el objetivo era Bin Laden. Sin embargo, han logrado que ese país se convierta otra vez en el primer productor mundial de amapola (para heroína). ¡Qué extraño!

Comenzó la invasión de Irak mintiendo y con mentiras continúa. Ya han muerto más de 4.000 soldados norteamericanos y hablan de un millón de personas iraquíes.

¿Cómo compaginar que Bush defienda a EEUU como país modelo de democracia y libertad, y, al mismo tiempo, haya intentado desentenderse, junto con sus dirigentes, de las torturas en Abu Ghraib y otros lugares, o de los vuelos secretos con presuntos terroristas, o de las cárceles secretas, o defienda la permanencia de Guantánamo?

¿Es así como se defiende a su pueblo: gastando un trillón de dólares en guerras, convirtiéndose en el país más endeudado del mundo, eliminando programas sociales, llenando las cárceles,…? (4)


Qué bueno que no nos hicieran comulgar con ruedas de molino… O, al menos, que aprendiéramos a no admitirlo…

Qué bueno aprender que el imperialismo es enemigo de la democracia…

Qué bueno que tanta sangre inocente derramada no haya sido derramada en balde…

 

d.t.

 

_______________________________________________

(1) Ref. art. Enric Tomas (La Vanguardia, 14.5.2008)

(2) Ref. art. M. A. Criado (Público, 11.5.2008)
(3) Granma, (Rebelión, 12.4.2008)
(4) Ref. art. Rebelión, 5.5.2008