Julio-2008

 

Basta con seguir los rastros

 

No es cuestión de que un país nos caiga bien o mal. ¿Qué es eso de “caer bien o mal”, hablando de países? Pero sí resulta más o menos relevante un país, según el papel que ejerza en el mundo.

         “Al fin y al cabo, en su larga matanza, los Estados Unidos habían estado ejerciendo el derecho de las grandes potencias a invadir a quien sea y obligar a lo que sea.

         Los militares, los mercaderes, los banqueros, y los fabricantes de opiniones y de emociones de los países dominantes tienen el derecho de imponer a los demás países dictaduras militares o gobiernos dóciles, pueden dictarles la política económica y todas las políticas, pueden darles la orden de aceptar intercambios ruinosos y empréstitos usureros, pueden exigir servidumbre a sus estilos de vida y pueden digitar sus tendencias de consumo.

         Es un derecho natural, consagrado por la impunidad con que se ejerce y la rapidez con que se olvida”. (1)

A los países imperialistas, a las grandes potencias, es preciso seguirles los rastros, porque sus decisiones repercuten en otros muchos países y en muchos millones de personas.

Hay rastros tan asombrosos, que parecen increíbles.

 

Estados Unidos se retira del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Ha ocurrido en junio pasado. La gran potencia imperial en el plano armamentista, se marcha del Consejo de Derechos Humanos y le retira sus fondos. El mismo país que se arroga la facultad de certificar la conducta del mundo en esta materia, es el que hoy pretende desprestigiar la labor que viene desarrollando el Consejo de Derechos Humanos. Se trata de una nueva ofensa a las Naciones Unidas.

Realmente, EE.UU. carece de capacidad moral para enfrentar las críticas sistemáticas del actual Consejo sobre la violación de los derechos humanos. No tiene argumentos para responder ante las resoluciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre el tratamiento cruel e inhumano dado a los prisioneros de la Base Naval de Guantánamo, sobre su ilegal y falsa guerra contra el terrorismo, sobre sus métodos aberrantes de tortura, sus vuelos secretos de la CIA, su multiplicación de campos de concentración como los de Abu Ghraib, su histórica complicidad con el Estado sionista de Israel contra el pueblo palestino. (2)

 

El general estadounidense que investigó las torturas de Abu Ghraib considera que "no hay dudas acerca de que la administración Bush cometió crímenes de guerra".

Lo confiesa el propio general Antonio M. Taguba. "La única cuestión pendiente es si quienes ordenaron las torturas rendirán cuentas", agrega.

Su testimonio forma parte del Informe divulgado en junio y elaborado por la organización Médicos por los Derechos Humanos, con sede en Massachusetts.

Evaluaciones clínicas a varios ex detenidos hallaron pruebas de torturas, incluidos golpes, descargas eléctricas, privación del sueño, humillación, violación sexual y decenas de otras vejaciones.

Sin embargo, un comité del Senado, que investiga los métodos de interrogatorio aplicados por los militares de EEUU, divulgó documentos según los cuales la Agencia Central de Inteligencia (CIA) indicó al Pentágono que eran aceptables los métodos que, según las leyes internacionales, se consideran torturas.  
Curiosa diferencia de criterios.
(3)

 

El Congreso de EE UU amplía el margen para espiar a los ciudadanos.

Extraña manera de practicar la democracia, la libertad y el estado de derecho. Esta reforma de la Ley sobre vigilancia permitirá librar de responsabilidad a las telefónicas que grabaron conversaciones privadas tras el 11-S, que, a petición de la Casa Blanca, después pasaban a la CIA.

Alguien decía que quien sacrifica la libertad en aras de la seguridad, termina sacrificando ambas.

El senador demócrata Christopher Dodd afirmó que "el presidente no debería estar por encima de la ley y tampoco las empresas que apoyaron su apuesta por espiar a los ciudadanos". (4)

 

Bush quiere perforar la costa de EEUU para extraer petróleo.

Los demócratas le recordaron que dos Leyes prohíben en estos momentos iniciar este tipo de explotaciones.

En su discurso, el mandatario estadounidense, familiarmente integrado en la industria petrolífera, instó una vez más a los legisladores a permitir la explotación de la Reserva Nacional Ártica de Vida Animal de Alaska, un gigantesco parque natural de 7,7 millones de hectáreas. Bush quiere sacar petróleo de donde sea y como sea.

Harry Reid, líder de los demócratas en el Senado, señaló que explotar los yacimientos de alta mar no reduciría los precios de la gasolina, sino que “esa propuesta representa otro gran regalo para las compañías petroleras que ya se embolsan millones de dólares en beneficios”.  (5)

 

El gasto militar norteamericano constituye el 45% del mundial en el 2007.

Estados Unidos tuvo un gasto militar de 546.800 millones de dólares en 2007.

El gasto militar total del mundo llegó a 1.339 millones de dólares. Lo que significa que salimos a 202 dólares por cada habitante del mundo. (6)

 

Estados Unidos otorga asilo a un ex ministro boliviano acusado de genocidio.

¿Cuántos terroristas, dictadores, asesinos, genocidas,…son residentes protegidos en  Estados Unidos?

El ex ministro de Defensa boliviano Carlos Sánchez Berzaín está acusado de ser el autor intelectual de la represión militar del llamado «Octubre Negro», que acabó con la vida de 67 personas y dejó heridas a otras 417, la mayoría campesinos, indígenas y trabajadores del gas. También residen en el país norteamericano otros ex ministros bolivianos con cargos, como son Jorge Berindoague y Sánchez de Lozada.

La situación es «irritante» y «complica la relación entre Bolivia y EEUU», estimó el diplomático, quien adelantó que su Gobierno convocará al embajador estadounidense en La Paz, Phillip Goldberg, para que explique la posición de su Gobierno.    (7)

 

Qué difícil resulta relacionar todo esto con el país supuestamente abanderado de la libertad y de la democracia. Será que nuestras cabezas no están capacitadas para entender estas contradicciones.

Un escritor estadounidense, Gore Vidal, respondía hace poco en una entre vista:

         Procuro enterarme de lo que pasa, aunque es realmente difícil. Vivimos en una dictadura y nos gusta la dictadura. Tenemos un Gobierno fascista que ha controlado a su placer los medios…

         Vivimos en un país que da miedo. Hemos dejado atrás la república y hemos renunciado a la Carta Magna. Vamos a tardar 100 años en reparar todo el mal que nos ha hecho Bush. (8)

 

www.miradasolidaria@com

 

_______________________________________________

(1)    E. Galeano, “Patas Arriba. La Escuela del Mundo al revés”.

(2)    Refer. G. Ramírez, Resumen Latinoamericano

(3)    Refer. Agencias, 21.06.2008

(4)    Refer. Agencias, 20.06.2008

(5)    Refer. Público, 18.06.2008

(6)    Refer. Argenpress, 11.06.2008

(7)    Refer. Gara, 12.06.2008

(8)    Refer. El Mundo, 16.06.2008