Enero-2001

 

A finales de diciembre pasado se difundió un nuevo Informe de UNICEF, El estado de la infancia 2001, del que ofrecemos un resumen. Como siempre que se amplia la mirada hacia todo el planeta, vuelve a aparecer el sufrimiento de esa gran mayoría marginada que existe en esta Tierra.

 

Informe UNICEF-2000

Según el Informe, once millones de niños mueren al año de enfermedades evitables y considera "una prioridad absoluta" invertir en el bienestar de los menores de tres años. Para lograrlo bastaría con dedicar a los más pequeños (486 millones de seres) 15,2 billones de pesetas anuales, una cifra equivalente al 0,2% de la renta mundial. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) defiende que se deben asegurar los derechos de los niños incluso antes de su nacimiento. Argumenta que si los más pequeños disponen de las condiciones de vida adecuadas podrán desarrollarse correctamente, lo que redundará también en una mayor prosperidad de los países pobres.

• Desigualdad. El trabajo recuerda que de los 6.000 millones de personas que habitan el planeta casi una tercera parte (1.800 millones) tiene menos de 15 años. Los menores de tres suman 486 millones, pero de ellos, sólo 39 millones viven en los países industrializados. De los 1.200 millones de personas que subsisten con menos de un dólar diario (190 pesetas), 500 millones son niños.

• Muertes evitables. Once millones de niños menores de cinco años murieron en 1999 (cuando nacieron 129 millones de bebés) por causas que podrían haberse evitado. Las cinco enfermedades más mortíferas fueron los trastornos perinatales (20%), las infecciones respiratorias (18%), las dolencias diarreicas (17%), ciertos males eludibles mediante vacunas (15%) y el paludismo (7%).

• Crecimiento deficiente. Según el informe de Unicef, cerca de 177 millones de niños padecen problemas de crecimiento, debidos, sobre todo, a la desnutrición materna durante el embarazo.

• Huérfanos del sida. Más de 10 millones de menores de 15 años han perdido a su madre o a los dos progenitores a causa de la epidemia de sida.

• Sin escuela. Unos 100 millones de niños no acuden al colegio. En los países pobres, dos de cada 10 pequeños están sin escolarizar en la enseñanza primaria. Y alrededor de 20 millones de pequeños han debido abandonar sus hogares debido a las guerras.

• Apoyo a las madres. "Los beneficios para la mujer son beneficios para el niño", señala el informe, que incide en la necesidad de que las mujeres disfruten de autonomía.

Añade que los hijos de madres que no fueron escolarizadas "tienen probabilidades dos veces superiores de morir antes de cumplir un año que los hijos de madres con educación escolar posterior a la primaria".

• Aliviar la deuda. Unicef destaca que muchos países destinan "mayores recursos" al pago de la deuda externa contraída que a los servicios sociales básicos. De ahí la necesidad de reconvertir el pasivo de la deuda en inversiones.