Marzo-2007

 

Lo doloroso no es que sea verdad,

sino que lo compruebes

 

Eso es parecido a “ojos que no ven, corazón que no siente”.  Tal vez por eso las noticias se sirven en grandes titulares, pero no se escudriña en las causas. U otra manera es dedicar la mitad del telediario a noticias sensacionalistas sobre accidentes, asesinatos callejeros, ajustes de cuentas…para que todos tengamos la sensación de que las cosas andan mal por todos lados y, por tanto, se trata de un fenómeno normal.

Pero el hambre, la injusticia, la marginación NO SON NORMALES NI NATURALES, no tienen justificación por mucho que se les busque.

Dice Jean Ziegler (responsable de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación): 

“el orden mundial no es sólo asesino, sino absurdo, pues mata sin necesidad. Hoy ya no existen las fatalidades. Un niño que muere de hambre hoy, muere asesinado”.

 

¿Para qué tantos rodeos y tantas teorías sobre la inmigración?

Hacemos numerosas leyes de extranjería, que en realidad son leyes de POBRES o contra los POBRES, para pasar del estacazo a la regularización según nuestros intereses. Montamos observatorios supertegnologizados para impedir que crucen el Estrecho con sus pateras, y se nos cuelan por Ceuta y Melilla. Levantamos altísimas alambradas en Ceuta y Melilla, y atraviesan medio océano con sus frágiles cayucos para llegar a las maravillosas Islas Canarias. Y si construimos un muro en medio del mar seguro que a los POBRES les saldrán alas para volar.

Son POBRES que huyen de la pobreza. Son la consecuencia del mismo sistema capitalista que ha destrozado el planeta. El origen  del cambio climático y del éxodo de pobres hacia nuestras costas es el mismo: Un sistema económico que se fundamenta en que unos países vivan a costa del expolio de otros.

 

P. Porcar nos dirigía la vista hacia España, como otro ejemplo más:

Unos 10.000 españoles, en su mayoría andaluces, se han marchado a Francia a vendimiar, mientras que cerca de 70.000 inmigrantes recogieron la uva en España. Los agricultores saben que los inmigrantes aceptan las condiciones que los españoles rechazan. No sólo los salarios  en Francia ascienden al doble que en España, incluso en España los inmigrantes cobran la mitad o menos que los nativos.

Estos son datos reales y no meras impresiones o imaginaciones.

El 90% de los inmigrantes entran por las fronteras de los Pirineos y por los aeropuertos. Cuanto más pobres son, mayor es la preocupación…Por el Estrecho y a Canarias llegan, efectivamente, los más pobres.

¿Por qué ofenderse o rasgarse las vestiduras cuando las cosas se dicen sin tapujos? ¿Por qué no lo comprueba usted con sus propios ojos?

Los inmigrantes son necesarios para nuestra economía, que necesita modernos esclavos que trabajen de sol a sol, con bajos salarios, que mueran en accidentes de trabajo y que no tengan ningún derecho. Son necesarios para mantener nuestro sistema de pensiones y para traer niños a los que seguir explotando en el futuro.

Y son tan útiles los que trabajan en la economía sumergida, como los que trabajan con contratos legales y de alta en Seguridad Social. Todos dejan rendimiento y unas cotizaciones que ellos no aprovecharán porque la mayoría se van a morir a su tierra.

Dice el ministro de trabajo: Cada jubilado español está respaldado por 30 trabajadores cotizantes extranjeros y tres españoles.

 

¿Usted también es de los que dicen que los inmigrantes son un problema…?. Es curioso, porque, naturalmente, usted tendrá sus motivos y razones para decirlo.

Qué pasa, ¿le molesta que deambulen por las calles intentando buscarse la vida? ¿Los ha visto robando, o sólo es rumor…? Desde luego ningún inmigrante ha sido detenido por lo de Marbella.

¿Por qué no seguirá usted pensando que todavía hay españoles que cogerían esos puestos de trabajo que asignan a los inmigrantes? Haga la prueba y lo verá.

¿O le molesta que esta gente reclame asistencia sanitaria, educación, un techo donde cobijarse,…? Sería demasiado, porque sólo están exigiendo lo mínimo para vivir como personas. Eso se lo damos nosotros a los animales y sin pedirlo.

Tal vez el problema no es que sean inmigrantes, sino que son POBRES. Los inmigrantes ricos (artistas, deportistas, empresarios,…) no molestan.

Son POBRES y ninguna de las leyes ni de las medidas abordan el problema que tienen. Sabemos que en 10 años, el número de personas del África subsahariana que viven con menos de un euro al día aumentará en 100 millones, pero…

 

De vez en cuando, los medios políticos y de comunicación gustan de ensalzar el carácter solidario de los españoles, dando cifras de los donantes de sangre, de órganos, e incluso, donantes de sus cuerpos para la ciencia.

Recientemente se publicaba que “en la última década se ha incrementado extraordinariamente el número de donaciones, debido, sobre todo, al mayor nivel cultural de la gente”. Se referían sobre todo a donantes de cuerpos para la ciencia.

Nos acercamos para conocer más de cerca este dato de donantes de cuerpos para la ciencia, cuyos cadáveres nutren las facultades de Medicina españolas.

El presidente de la Sociedad Anatómica Española, Francisco Sánchez del Campo explicó: “Hasta un 65% de estas donaciones son de extranjeros, que viven en las comunidades del arco mediterráneo o en las grandes ciudades, Madrid, Barcelona”.

Mira por donde, los inmigrantes nos resultan rentables hasta muertos. Y perdón por la ironía, pero ya es hora de que a las personas las miremos y las tratemos como tales, independientemente de su condición de pobreza. Una condición, por otra parte, que ellos no eligieron pero la sufren.

 

d.t.