Octubre-2007

 

No son nuestros hijos

 

Entonces, la cosa no es para tanto. El problema se ve de otra manera.

Es lo de siempre. La gente no se considera racista, pero, oye, no le gustaría que su hija se casara con un negro o con un gitano. Hay gente muy religiosa, que confiesa que Dios es padre de todos, pero se siente mal cuando se roza con algún pobre. Imágenes impactantes de niños entre la basura, se olvidan pronto, porque no son cercanos…

De todas maneras, cuando la realidad pura y cruda aparece a través del rostro de los niños, siempre llama más la atención: sea el hambre, la guerra, los abusos sexuales, la explotación laboral, la enfermedad,…

Tal vez porque hay una evidencia que se impone y a la vez acusa: los niños siempre son inocentes.

 

Save the Children nos lanzó unos datos en estos días: 77 millones de niños continúan sin escolarizar en el mundo y la mitad de ellos, los más frágiles y con menos oportunidades, viven en los denominados CAF (países afectados por conflictos armados).

Eso se conseguiría con 9.000 millones de dólares anuales. ¿Es mucho?... En verdad es una cantidad inferior a lo que los europeos nos gastamos en helados cada año y supone menos del 1% del gasto militar mundial en 2005.

Las cifras sobre el sufrimiento de los más pequeños impresionan: más de dos millones de niños murieron en la última década como consecuencia de conflictos armados y más de seis millones fueron heridos. Sólo en Irak, la guerra por excelencia para los medios occidentales en la actualidad, la tasa de mortalidad infantil ha aumentado un 150% desde 1990. Y en Sudán del Sur, la zona del globo con peores porcentajes en esta materia, sólo el 20% empieza la escuela y menos de un 2% la acaba.

Terminan haciendo un llamado a los países ricos: ni ayudamos lo suficiente, ni ayudamos a quien más lo necesita.

 

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)  también nos hace su aporte: Estamos ante una tragedia humana y, por otro lado, nos enfrentamos a un sistema criminal muy bien organizados, cuyos beneficios son enormes. ¿En cuánto se cifran las ganancias anuales por distribución de pornografía infantil a través de Internet?

Se habla de miles de millones. En 2001 había unos 100.000 grupos distribuyendo pornografía infantil por Internet. Las cifras se han duplicado.

Criminales que utilizan a niños muy pequeños. Un sistema criminal internacionalizado, que requiere de medidas internacionales para su persecución.

 

UNICEF, organismo de  a ONU, ha emitido también un reciente informe sobre el deterioro de la situación de los niños iraquíes: 'Las condiciones a las que se enfrentan los niños están empeorando, sobre todo entre los desplazados internos, cuyo número ya supera actualmente el millón'.

Problemas de exceso de calor, falta de agua y de higiene, escasa alimentación,…

Se le olvidó a UNICEF recordar que, durante trece años de embargos y sanciones, y con la tolerancia de la ONU, alrededor de medio millón de niños iraquíes murieron como consecuencia de esas sanciones, tan civilizadas, procedentes de países tan democráticos.

 

UNICEF también ha denunciado en agosto pasado: que dos millones de niños no son registrados en América Latina cada año al nacer.

La inscripción es un derecho y no un servicio del Estado.

Cuando llegamos a los cinco años, todavía sigue sin registrar un 18%. Es como si no existieran.

Esos niños y niñas se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad, están imposibilitados para recibir protección y beneficios del Estado. Vulnerables para la explotación laboral y el tráfico de personas. Son menores sin identidad.

 

Según UNICEF, Estados Unidos y el Reino Unido son los peores países ricos para los niños.

"La verdadera medida del progreso de una nación es la calidad con que atiende a sus niños y niñas: su salud y protección, su seguridad material, su educación y socialización y el modo en que se sienten queridos, valorados e integrados en las familias y sociedades en las que han nacido."

         "En los últimos años, la pobreza infantil ha aumentado en 17 de los 24 países de la OCDE de los que se dispone de datos", producto de un menor gasto de los gobiernos en prestaciones sociales.

La pobreza relativa, principal indicador del 'bienestar material', no compara el poder adquisitivo entre países, sino la distribución de ingresos en cada país, y refleja el porcentaje de niños que viven en familias cuya renta está por debajo de la mitad de la media nacional.

En cuanto al indicador de la violencia, EE UU, con Nueva Zelanda, presenta también los peores datos de muertes por accidentes, asesinatos, suicidio y violencia, otro parámetro de 'salud y seguridad', con tasas superiores a 20 muertes por 100.000 niños.

En la dimensión educativa, y entendiendo como tal el rendimiento escolar y la permanencia en el sistema educativo, España ocupa la parte inferior de la lista, junto a Grecia, Italia y Portugal. En el caso español, según Unicef, esta posición en la tabla responde a los bajos niveles de rendimiento escolar.


Otro informe de UNICEF revela que millones de niños en el sur de Asia enfrentan una amenazante crisis de salud, porque las lluvias amazónicas dejaron a muchos con urgentes necesidades de agua potable, alimentos y techo. Las aguas estancadas son un letal campo de cultivo para enfermedades y epidemias.

La India, Bangladesh y Nepal han sido azotados por algunas de las peores inundaciones monzónicas, afectando a más de 30 millones de personas, la mayoría mujeres y niños.

Miles de hogares, escuelas y hospitales quedaron dañados o destruidos, al igual que carreteras y otras infraestructuras vitales.

Los niños, que constituyen el 40% de la población del sur de Asia, son particularmente susceptibles a amenazas de salud pública como malaria, leptospirosis y fiebre del dengue.


Son botones de muestra ocurridos en los tres últimos meses. Parece mentira que sean tan recientes y ya estén tan olvidados ¿verdad?.

Primero que eso ha ocurrido muy lejos y segundo que son gente pobre… ¡Que se resbale un famoso norteamericano por una escalera y verán…!

Esto funciona así desgraciadamente. En occidente la solidaridad se mide por metros, cuanto más lejos es más difícil compadecerse. Cuanto más afecta a nuestro círculo familiar, más nos estremecemos.

Pero tenemos un problema: ¿A quién le echaremos las culpas de las muertes de tantos niños INOCENTES?

 

d.t.