mensajeros11  (Junio-2000)

 


Tomado de un diálogo con Miguel Ramondetti, cura-obrero argentino y militante (Exilado en Francia y México, a partir de 1977 durante la última dictadura , se integró más tarde al trabajo pastoral-militante en la Nicaragua sandinista hasta regresar nuevamente a Argentina, luego de 8 años de exilio.)

 

"¡Hablemos de empobrecidos, no de pobres!"

¿ Qué significa para Usted, hoy, el concepto de la *opción preferencial por los pobres* que tanto animó la teología latinoamericana ?

Creo que puede convertirse en un contrasentido. No existen los pobres. ¡Es una mentira! Lo que existen, y cada vez más, son los empobrecidos, que no es lo mismo. Cuando hablamos de empobrecidos, estamos admitiendo que existen otros semejantes, también seres humanos, que los empobrecieron.

Por analogía, siempre pienso mucho en la Parábola del Buen Samaritano y me parece incompleta. Es verdad, el buen samaritano, se ocupo del hombre caído, golpeado. Esta bien.¿Pero quién se ocupa y hace justicia con los ladrones que lo maltrataron hasta dejarlo por muerto en el camino?

¿ Cómo explicar el hambre en el mundo, habiendo suficiente alimentos para todos? ¿ Cómo explicar que haya gente que vive en la miseria en un país como Argentina, o un continente tan rico como Latinoamérica?

¿ Quiere decir que más que la asistencia entra en juego la modificación de las causas y el *enjuiciamiento* de los responsables?

En efecto. Por ejemplo, en nuestra situación, podemos preguntarnos porqué existen tantos argentinos en estado de miseria. Para desviar la verdadera respuesta y deformar la realidad, nos pueden decir que el país es pobre. Entonces debemos preguntar: ¿ qué hacen tantos ricos en un país pobre? Y llegaremos , por uno u otro camino, a la situación de fondo de injusticia radical y fundamental.