mensajeros2  (Septiembre/99)

 

Se trata de una CARTA ABIERTA al presidente Clinton, con motivo de los bombardeos norteamericanos sobre Nairobi y Dar-es-Salaam.

Su autor es ROBERT BOWMAN, obispo de Melbourne Beach, Florida, que durante la guerra del Vietnam realizó 101 misiones de combate. Usted dice que somos un blanco porque defendemos la democracia, la libertad y los derechos humanos en el mundo. ¡Qué broma!

Un obispo norteamericano

escribe al presidente Clinton

Somos blanco de los terroristas porque, en buena parte del mundo, nuestro gobierno defiende la dictadura, la esclavitud y la explotación humana. Somos el blanco de terroristas porque se nos odia. Y se nos odia porque nuestro gobierno realiza cosas odiosas.

¿En cuántos países agentes de nuestro gobierno han derribado líderes elegidos por la población y los han reemplazado por dictaduras militares fantoches que querían vender a su propio pueblo a las sociedades multinacionales americanas?

Lo hemos hecho en Irán cuando los marines USA y la CIA han derribado a Mossadegh porque quería nacionalizar la industria petrolera. Lo reemplazamos por el Sah y armamos, formamos y pagamos su odiada guardia nacional Savak, que ha avasallado y cometido brutalidades contra la gente en Irán, y todo para proteger los intereses financieros de nuestras compañías petroleras. ¿Puede entonces extrañarnos que existan personas en Irán que nos odien?

Lo hemos hecho en Chile y en Vietnam. Y más recientemente hemos intentado hacerlo en Irak.

Y, evidentemente, ¿cuántas veces no lo hemos hecho en Nicaragua y en el resto de las repúblicas bananeras de América Latina?

Muchas veces hemos expulsado a líderes populares que querían que las riquezas de la tierra fuesen repartidas entre las personas que la trabajaban.

Los hemos sustituido por tiranos criminales para que vendiesen a su pueblo y la riqueza de la tierra se la lleven la Domino Sugar, la United Fruit Company, Folgers y Chiquita Banana.

País tras país, nuestro gobierno se ha opuesto a la democracia, ha sofocado la libertad y ha hollado los derechos del hombre. Esta es la causa por la que nos odian en todo el mundo. Esta es la razón de que seamos el blanco de los terroristas...

En lugar de enviar a nuestros hijos e hijas por el mundo entero a matar árabes y así tener el petróleo que hay bajo la arena, deberíamos enviarlos a reconstruir sus infraestructuras, dotarlos de agua potable y alimentar a los niños en peligro de morir de hambre...

En lugar de entrenar terroristas y a los escuadrones de la muerte, deberíamos cerrar la Escuela de las Américas. En lugar de sostener la insurrección, la desestabilización, el asesinato y el terror en el mundo entero, deberíamos abolir la CIA y dar el dinero a las agencias de ayuda...

Esta es la verdad, señor Presidente. Esto es lo que el pueblo americano debe comprender.

NOTA: Si lo que dice este norteamericano, lo hubiéramos dicho cualquiera de por aquí, hubiéramos sido tachados inmediatamente de "anti-yanquis" por parte de los profesionales de la palabra y se nos retiraría el derecho de réplica.

Perdón, dije "profesionales de la palabra", quería decir los DUEÑOS DE LA PALABRA, aunque ellos también se crean además los dueños de la verdad. Porque, ¿Quién puede hablar hoy en los juicios, en el parlamento, en los medios de comunicación, en las Iglesias, en los partidos, en los sindicatos,...?. No tienen más que asomarse a cualquiera de las múltiples tertulias que nos avasallan en las distintas emisoras de radio.