Agosto-2001

 

En estos días pasados le hacían una entrevista a Susan George...

 

- ¿Nunca pensó en dialogar directamente con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

- Me invitaron una vez a hablar en el Banco Mundial, pero no acepté. No vale la pena. De todas formas, no quieren escuchar. El movimiento social ya les está hablando desde las manifestaciones. Ése es el objetivo de todos estos actos. Mostrar que puede haber otro modelo diferente al que ellos plantean.

- ¿Por qué dice que no quieren escuchar?.

- No les interesa. Vienen propagando este modelo desde hace 20 años. Un modelo que contradice sus propios objetivos. Cuando se crearon estas instituciones se suponía que debían ayudar al desarrollo de los países pobres, pero los programas de ajuste estructural han hecho exactamente lo contrario. Ahora están asustados. En sus discursos dicen 'estamos tan preocupados como ustedes', pero en realidad saben que sus doctrinas son un desastre.

- ¿Podría cambiar el mundo con iniciativas locales, a pesar de las políticas de estas instituciones?.

- No lo creo. Es imprescindible que en noviembre no se produzca una nueva Ronda del Milenio . Quieren hacer lo mismo que en Seattle. Dicen que es para disminuir la pobreza en el mundo, pero es puro marketing. Ahora cambian el nombre del plan de Facilidad para el Ajuste Estructural Extendido por el de Reducción de la Pobreza y Facilidades para el Desarrollo. Es lo mismo. No se democratiza el mercado internacional.

- ¿El movimiento antiglobalización está logrando algo?.

- No se logra algo para mañana, pero sí a largo plazo. Ahora se consiguen pequeñas cosas. Pero queremos que los Gobiernos escuchen. Por ahora no lo están haciendo. El mercado financiero es muy fuerte y no se rendirá. De todas maneras, tampoco se va a rendir el movimiento. Estamos en un momento histórico. Nunca se había logrado reunir las fuerzas de luchas sociales de todo el mundo como se está haciendo ahora. Hay un número de gente joven que parecen considerarse ciudadanos del mundo. Creo que es el comienzo de un cambio.