Enero-2003

 

Un instante de profunda esperanza

Tomado de una Entrevista con Vandana Shiva

…“El fenómeno de la violencia es el hecho dominante de nuestra época. Pasa a relacionarse ulteriormente con un círculo vicioso: un círculo vicioso de violencia, en el que tenemos la violencia de la globalización, la negación de los derechos básicos, la usurpación de recursos, el debilitamiento de la democracia. Alimenta el fundamentalismo, la exclusión, el chovinismo, el nacionalismo de todos los matices, conduciéndolos a la política de la distracción, en la que la agenda de la globalización, que nunca podría haberse impuesto bajo condiciones democráticas, es introducida a hurtadillas, de cierto modo subrepticiamente.”

…”Pienso que el asalto paralelo contra las libertades y los derechos de los pueblos, por parte de lo que yo llamo el fundamentalismo del mercado y el fascismo –fascismo en gobiernos tal como los hemos visto, ahora mismo—nos está obligando a todos a reinventar la democracia… La inventamos utilizando a nuestro favor la pequeñez de los espacios que nos han dejado para actuar… Lo más importante que la gente puede hacer ahora es precisamente lo primordial, o sea las cosas más pequeñas que puede lograr. Asegurar que mediante la manera como producimos nuestros alimentos y consumimos nuestros alimentos, abramos y recuperemos los espacios –los sistemas alimenticios que sirven a la tierra, que sirven a los campesinos, y que sirven a los consumidores. No tenemos que vivir y tolerar retiradas del mercado de carne contaminada como las que ustedes acaban de testimoniar, con las que la gente está todo el tiempo atemorizada de tener que comer alimentos malos y no saberlo, o de comer alimentos malos, sabiéndolo, y no poder hacer nada al respecto.”

…”La globalización y el militarismo constituyen los dos lados de la misma moneda. Ni siquiera son dos monedas diferentes hechas del mismo metal. Forman parte de la misma moneda. La primera conexión proviene de que cuando los estados expropian recursos del pueblo –alimentos, agua, biodiversidad—, cuando sacrifican las necesidades básicas de la gente, cuando destruyen puestos de trabajo, cuando destruyen los medios de vida— la reacción democrática de toda comunidad en cualquier parte es el derecho democrático a protestar, y a decir, "Queremos un cambio." Básicamente, la globalización, al arrebatar los derechos de la gente, y al definir el control propietario sobre esos recursos vitales, sobre la alimentación y el agua, como si constituyeran derechos corporativos que luego los estados tienen que defender—ha efectivamente equipado a los estados para que desaten el terrorismo contra sus propios pueblos. Recuerdo tanto las calles de Seattle como la violencia de la policía contra los manifestantes –y cualquier otra protesta.”

…”La violencia es la verdadera enfermedad. Es una enfermedad que incorpora un paso siguiente y una evolución naturales porque está alimentada por toda la mitología que hemos creado alrededor de la tecnología. Cuando decimos que la violencia lo solucionará, estamos también diciendo que la tecnología más reciente lo solucionará. La bomba más grande lo solucionará.”

…”Fue precisamente mediante la deformación de lo que constituía la agenda del desarrollo, de lo que era el "subdesarrollo", de lo que era "desarrollarse", porque "desarrollarse" era definido como llegar a alcanzar los niveles de producción contaminado y de super-consumerismo de Occidente –que nunca estuvieron económica o ecológicamente de ninguna manera a la disposición del mundo—que un veinte por ciento [ya] requería un ochenta por ciento. No se podía realizar ese modelo sin cinco planetas, y no había cinco planetas, de manera que lo que se hacía era hacer inhabitable nuestro propio planeta.

Pero fuera de eso, las aspiraciones que subsistían en las mentes de la gente que no podía alcanzarlo, también constituyen un elemento que está conduciendo al recrudecimiento del terrorismo fundamentalista. El descontento de la gente cuando se da cuenta de que no puede llegar a alguna parte, y se encoleriza. El proyecto era, para comenzar, el proyecto equivocado. Fue manipulado para introducir sistemas de desigualdad, sistemas insostenibles. Recuerdo que en los años 60 y 70 gran parte de la literatura del desarrollo solía mencionar que India estaba subdesarrollada sobre la base de la pequeña cantidad de plástico que se generaba. Constituía un indicador. E incluso, aunque todos nosotros queremos que las futuras generaciones estén mejor que nosotros, el punto es, ¿qué vida es ésa? ¿Qué forma parte de esa definición de "una mejor vida"? El fracaso del proyecto de desarrollo y la obvia imposibilidad de realizarlo, en términos económicos y ecológicos, así como el fracaso de la promesa de un mañana mejor para los niños, cuando el mañana mejor para tu propia vida está desapareciendo ante tus propios ojos en la parte acomodada del mundo, nos da en cierto modo la oportunidad de decir básicamente que "una vida mejor" tiene que ser definida de otra manera. No mediante el consumerismo, no en una creación ficticia de riquezas, sino en la creación sostenible de riquezas, en la participación en nuestra riqueza. Ese es el verdadero futuro que necesitamos para los niños.”

…” Pienso que estamos en una oportunidad que involucra una profunda esperanza, porque las corporaciones han hecho más por destruirse a sí mismas, que lo que los seres humanos jamás hubieran podido lograr. Otra fuente de esperanza proviene de una nueva solidaridad, siendo que mientras la globalización ha sido un fenómeno violento, divisor, de creación de desigualdad, de aniquilación de la vida, de aniquilación de la democracia, --en términos de globalización económica y corporativa--, ha creado un nuevo internacionalismo –no porque nos haya unido en la participación en los beneficios, sino porque nos une en su sacrificio.”

…”Cada día hay una nueva Bolivia. Hay una Bolivia ocurriendo en India ahora mismo. Es otra fuente de esperanza –que hay muchas Bolivias. Y están ocurriendo, y la gente se está organizando a sí misma. No hay un cerebro en un sitio que diga "Así hay que organizarse". Cuando se apoderan del agua, cada comunidad sabe qué es lo que tiene que hacer. A nadie hay que decirle y decirle y ordenarle, y no tienen que tener "El Capital" sobre sus escritorios, ni tienen que tener a teóricos de la ciencia política aconsejándolos. Se llevan el agua, y ya sabes lo que tienes que hacer. Se va la base de la vida, y sabes lo que tienes que hacer.”

…”Yo pienso que los dirigentes están muy atrasados. Siguen teniendo una mentalidad de Guerra Fría y la Guerra Fría se acabó. Siguen en un régimen tecnocrático, y la gente ya no tiene confianza en la tecnología. Siguen queriendo que creamos en sus contadores, y ellos mismos reconocen que sus cuentas no funcionan. Y están ejerciendo un poder que ya han perdido.”