Octubre-2003

Sí, otro mundo es posible

 

Extracto de una entrevista realizada al líder campesino peruano Hugo Blanco.

Yo creo que precisamente el rechazo a la guerra, que vemos en todo el mundo, nos muestra que sí, que es posible otro mundo,…Lo emocionante es que toda esta gente no esta haciendo manifestaciones por su propio estómago, sino por solidaridad, con un pueblo lejano que esta siendo masacrado. Es claro que no con Hussein, sino con el pueblo iraquí. Eso nos pone optimistas. Y no solamente van los mayores como yo, también marchan jóvenes. Eso es ya una prueba que otro mundo es posible.”

Globalización:

“Hay un elemento común: el cansancio conciente o inconsciente con respecto a este mundo dirigido por las multinacionales que globalizan el mundo en su propio beneficio. Nosotros buscamos otra globalización, como las que se expresan en esas redes de organizaciones, como la que vemos hoy claramente en el movimiento mundial contra la guerra, es decir otro tipo de globalización, la globalización por abajo, en beneficio de la humanidad. Ese rechazo es porque este sistema está hiriendo a todos: a los jóvenes, a los indígenas, a las mujeres, a los campesinos, a los trabajadores, inclusive a ciertos sectores capitalistas en nuestros países. Ese rechazo nos une.”

“Yo pienso que conciente o inconscientemente el movimiento es contra el gobierno de las multinacionales sobre el mundo entero. Gobierno que si no rompemos, vamos camino a la destrucción del medio ambiente y con él a la destrucción de la especie humana. Luchar contra las multinacionales y su sistema es luchar por la sobrevivencia de nuestra propia especie.”

Soberanía alimentaria:

“La soberanía alimentaría significa que cada país se alimente de lo que produce ese país, si hay algo que falta, bueno se puede comprar, si hay algo que sobra, después de alimentar al país, entonces se puede vender, pero no seguir en esta lógica del mercado que es particularmente destructiva para la agricultura, va contra la naturaleza misma.”

Agricultura:

“El problema es que el campesinado es cada vez mas pobre. Tomemos como ejemplo el Perú: ahí se importa trigo de Estados Unidos, trigo que se produce con subvención estatal, y nos venden mucho más barato de lo que es su costo de producción, porque el estado norteamericano les cubre una gran parte. Este trigo va al Perú, se le impone un pequeño impuesto, y compite con el trigo producido por el campesino pobre peruano. De esta manera mata la producción de trigo del Perú, pero no solamente al productor de trigo, sino al productor de papas, de quinuas, de habas, de cañigua, etc. A todos los que producen harinas, ¿por qué? Porque ya la gente no compra el alimento por el valor nutritivo ni por el sabor, sino por el precio. Y claro, lo más barato son los fideos hechos con la harina blanca de ese trigo subvencionado que se importa de Estados Unidos. De este modo se arremete no sólo al campesinado peruano, sino la nutrición misma de la población peruana, hay un claro declive en la alimentación peruana por esta causa.”

Caudillismo:

”Yo creo que se está minando el caudillismo, afortunadamente. Y es que es la sociedad de clases la que ha establecido esa mentalidad de que es la personalidad la que hace la historia. De ese modo nos fabrican sus personajes para manipular, o cuando las masas se alzan, buscan personificar el movimiento, para anular a la persona, mediante el asesinato, la persecución o la corrupción. Pero cuando la gente entienda que el movimiento son todos, se hará mas invencible.”

Solidaridad:

“Mira, cuando estuve preso, cuando en dos ocasiones me condenaron a pena de muerte el 67, cuando la represión en Chile, cuando me desaparecieron, yo recibí muestras de solidaridad mundial y yo la esperaba. Yo sabía que ésta vendría. Pero ahora, cuando se trató de mi salud, no esperaba esa reacción solidaria que una vez mas me salvó la vida. Yo veo que no es como los neoliberales dicen que el ser humano es individualista por naturaleza, el ser humano es solidario en su esencia. Es el sistema el que induce el egoísmo.”