Abril-2001

 

Manifiesto de la Asociación de Mujeres Inmigrantes “Abia Yala”

de Puerto Real (Cádiz)

La Asociación de Mujeres Inmigrantes “Abia Yala” ha convocado este ayuno del día 9 de febrero de 2001, desde la 10 hasta las 22 horas, con el fin de expresar:

1º. Nuestro rechazo absoluto a la actual Ley de Extranjería, ya que es una ley que viola los derechos fundamentales de las personas que dicen: “Toda persona tiene derecho a transitar, vivir y trabajar en cualquier lugar del mundo”.

Ninguna ley puede negar que existimos y, por tanto, afirmar que somo seres humanos ilegales. Ninguna ley puede negar el derecho a vivir. Si se nos niega el derecho a trabajar por no tener papeles, nos niegan el derecho a comer y, en consecuencia, nos niegan el derecho a la vida.

 

2º. Nuestra solidaridad con las personas que permanecen encerradas en Barcelona, Madrid, Valencia, Murcia, Lepe,...que están arriesgando su salud y hasta su vida para intentar conseguir un documento que les permita ser reconocidas como personas. Están luchando por sus derechos y los derechos de todos y de todas, por lo que desde aquí queremos sentirnos cerca de ellos y de ellas, porque somos hermanos en la lucha por el reconocimiento de los derechos de las personas inmigrantes.

 

No somos ilegales. Somos personas que hemos venido de otros países buscando trabajo y dignidad. El único delito que se nos puede achacar es el haber nacido en países empobrecidos por la explotación de otros países dominantes que deben su prosperidad a la muerte y exterminio de nuestros pueblos. Esa Europa que durante siglos nos colonizó, nos explotó, nos convirtió en sus súbditos, hoy se nos convierte en una fortaleza a la que sólo puede acceder el dinero, las mercancías, la mano de obra que necesitan, pero NO las personas que libremente decidan buscar un futuro para ellas y sus familias. Pero no podrán alzar muros que detengan la vida, que detengan el aire que compartimos, no podrán evitar las consecuencias de lo que ellos mismos provocan, no podrán separar más a los pueblos. Y prueba de ello, es lo que está pasando hoy aquí, unidas las personas, inmigrantes y españolas, sintiéndonos todas parte de una misma historia: la de los seres humanos en lucha por su libertad.

 

Por eso, queremos hacer llegar a todo el pueblo nuestro agradecimiento por el apoyo que nos prestan. A todos los colectivos y personas que nos apoyan, pediros disculpas si en algo hemos molestado, pero no podemos quedar impasibles ante una Ley que pisotea nuestros derechos, una Ley inhumana e injusta. Juntas lucharemos por una sociedad más igualitaria, más justa, donde los derechos fundamentales de todas las personas sean finalmente reconocidos, sean una realidad.

POR LA LIBERTAD PARA LOS PUEBLOS Y LAS PERSONAS.