Octubre-2007

 

Machismo allí, aquí y en todos lados

 

En medio de una guerra que ya se ha cobrado la vida de más de 4 millones de personas (son datos oficiales de 2004, veremos ahora los actuales), y cada mes caen 38.000 más, la activista por los derechos humanos, Christine Schuler Deschryver, describe cómo la mujeres siguen siendo las víctimas del “terrorismo sexual” en el Congo. John Homes, secretario adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, calificó la violencia sexual del Congo como la “peor del mundo”. (1)

El año pasado hubo elecciones, pero hay otra forma de guerra muy violenta con terrorismo sexual que está ocurriendo en Congo. Estamos hablando de más de, en todo el Este de Congo, 200.000 mujeres, niños y bebés que los violan día a día, y ahora, ahora mismo, en octubre-2007, en estos momentos que les estoy hablando a ustedes, miles de mujeres y niños los llevan a la selva como esclavos sexuales.

La violación es un tabú, creo, en la mayoría de los países africanos, o sea que las mujeres que aceptan ir al hospital o que se las registre, es porque ya no tienen ninguna opción. Tienen que ir y que las reparen, porque estamos hablando de una cirugía nueva para reparar las mujeres, porque están totalmente destrozadas.

Cerca de Bukavu, tenemos el Hospital Panzi especializado en violaciones.

Mujeres violadas, que la propia comunidad al enterarse las expulsan del pueblo. Te estigmatizan, también el marido. Si sobrevives, te dicen que te vayas, normalmente con los hijos.

Un 60% de los violadores son los que hicieron el genocidio en Ruanda, los hutu, que están recluidos en nuestro país. Suelen llegar por la tarde o por la noche. Vienen y rodean los pueblos. La mayoría de las veces, matan todos los hombres, y se llevan todos los niños, las niñas, las madres, las abuelas como esclavos sexuales al bosque y roban todo lo que tienen, puede que no sea más que una cabra o una gallina, se los llevan y los usan como esclavos sexuales y para que trabajen para ellos en el bosque.

Se está cometiendo un feminicidio, están destruyendo al género humano femenino, si se puede decir así. En África, la mujer es el núcleo de la familia. Ella hace todo, los bebés, buscar alimento, cuidar de toda la familia. Y ahora están destruyendo este recurso. Además, con estas violaciones masivas, imagínese el SIDA. ¿Cómo será la población, por ejemplo en diez años? Y estos niños que no conocen más que la violencia, que ven asesinatos en la familia, la hermana, la madre violada, ésta es la próxima generación.    

Para mí, lo más importante ahora es que la comunidad internacional se dé cuenta que aquí hay un holocausto, que despierte e intente cambiar algo, porque incluso la guerra que tuvimos en Congo, fue como una guerra mundial africana, porque intervinieron muchos países, no fue una guerra de congoleños contra congoleños. Fueron países que invadieron Congo con la ayuda, claro, de la comunidad internacional, para robar todo lo de Congo. Y ahora le pedimos a la comunidad internacional una reparación, no pedimos dinero, sino que participen e intenten buscar una solución. Ruanda debería retirar esta gente, los culpables del genocidio, y Congo debería hacer de la seguridad de la población una prioridad.   

 

El anterior testimonio nos habla de hechos que están sucediendo actualmente en el Congo. En los países de Occidente mucha gente se extraña ante noticias así, y tal vez lo achaquen al atraso y brutalidad de esos lejanos países.

Olvidan que el machismo está muy presente en nuestras calles y hogares. Lo que pasa es que también aquí las mujeres han sentido temor de denunciar a sus violadores y maltratadores.

Y no es exagerado lo que decimos.

Monserrat Comas, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, explicaba el 16.10.2007 en el Congreso de diputados de España que: desde la entrada en vigor, hace DOS AÑOS, de la Ley Integral de Violencia contra la Mujer, más de 50.000 hombres han sido condenados por maltrato doméstico. (2)

Hizo referencia a las mujeres muertas en los últimos cinco años (400, es decir 58 por año), una cifra que no se está reduciendo.

Denunció el hecho de que a los juzgados no estén llegando los datos de maltrato psicológico o partes de asistencia médica, si no hay denuncias. En el 70 por ciento de los casos nunca se presentaron, por lo que en muchas ocasiones los fiscales y los jueces no pueden valorar "la trayectoria" de ese maltrato para imponer o no medidas cautelares.

 

Afortunadamente, desde hace años circulan otros vientos distintos. Muchas mujeres, y también hombres, están luchando por un cambio hacia la igualdad en todos los ámbitos sociales: laboral, social, familiar, religioso, político, lúdico, profesional, económico, cultural,… Ahí vamos, despacito, pasito a pasito,…

Luchar contra tantos siglos de historia no es fácil. Pero las manifestaciones reivindicativas de las mujeres contra el machismo ya no son tan fácilmente despreciables como en tiempos pasados.

Las reclamaciones de colectivos de mujeres consiguen eco y no pueden obviarse de un plumazo. Por distintos caminos, pero la cosa va a más…

En agosto pasado, por ejemplo, 30.000 campesinas marchaban por las calles de la capital brasileña para exigir al presidente Lula una mayor implicación contra la pobreza y el hambre y medidas para frenar la violencia contra las mujeres. La llamaron “Marcha de las Margaritas” en homenaje a Margarita María Alves, una líder sindical asesinada en 1983 por órdenes de hacendados en el Estado de Paraíba. Lo llevan haciendo tres años. (3)

Se reunieron con Lula Da Silva y la coordinadora de Contag comentaba después: “Lula ya conoce nuestras reivindicaciones y por eso estamos aquí para reafirmarlas…Los problemas son muy antiguos y es inadmisible  que las mujeres aún tengan que marchar todos los años para exigirle al Gobierno que los resuelva”.

Un comunicado de la Presidencia del Gobierno contestaba al día siguiente que “la movilización de las trabajadoras rurales ha dado resultado en diversos programas y políticas públicas dirigidas a las mujeres, como el acceso a la tierra, asistencia técnica y crédito, así como medidas sociales y de ciudadanía”.

 

El machismo ha sido y es un fenómeno universal. Simplemente se trata de que la lucha contra él también se convierta en fenómeno universal.

 

d.t.

 

_________________________________

(1)    Rebelión,  Amy Goodman, 16.10.2007

(2)    EFE, 16.10.2007

(3)    Gara, 24.8.2007