mujer7  (Febrero/2000)

 

A todas y a cada una

A todas y cada una de las mujeres que

con sus manos, vientre e ideas

siembran sus esperanzas

les decimos

que cada una vale,

que sus sonrisas y sus lágrimas construyen,

que cada palabra y cada silencio se transmite,

que todas y cada una invocamos

igualdad, dignidad, justicia,

pues no hay libertad sin igualdad.

(...)

A las que alguna vez dijeron "más me pegas más te quiero"

queremos invitarlas a decir "no me maltrates, quiéreme más".

No todas somos buenas y bonitas,

vestimos polleras o poleras,

no estamos en el país de las maravillas

sino en el país de todas las Sangres,

somos negras, somos cholas, color capulí, chinas o blancas.

Somos diferentes pero parecidas

si compartimos la causa por la igualdad, justicia, solidaridad.

Somos parecidas pero diferentes,

si domina el egoísmo, el racismo, la propiedad.

Nos hermana el derecho a la vida, al pan y las rosas,

al agüita clara y la retama, al suelo patrio,

al respeto por una misma y el respeto a los demás.

Narda Henríquez (Perú)