Mayo-2001

 

En estos últimos meses hemos tenido varias celebraciones: El Día Meteorológico Mundial, el Día de la Tierra,... Es algo así como el Día de la madre, que nos podían recordar que el día de la madre es todo el año. Efectivamente, todo el año necesitamos el aire, el agua, la tierra, la lluvia, el sol,... Hay quien piensa que todas estas celebraciones de “Días de...” son simples tapaderas para ocultar nuestro desprecio cotidiano a la Naturaleza.

 

 

El 23 de marzo se celebró el Día Meteorológico Mundial

 

22 de abril: Día de la Tierra

Ecologistas en Acción aprovecharon para lanzar algún que otro recado:

Se conocen las previsiones: La ciencia ha confirmado la gravedad del cambio climático. Los efectos adversos del cambio climático serán notablemente mayores en los países del sur de Europa. Concretamente los veranos extremadamente cálidos serán el doble de frecuentes, y hasta cinco veces más en el sur de España. El agua disponible disminuirá en un 25%, con la consiguiente reducción del potencial agrícola y dificultades de suministro urbano. Se espera también un aumento notable de los incendios forestales y la extensión de la desertificación. Las previsiones de impactos que ha avanzado el IPCC abarcan desde el aumento de fenómenos climáticos extremos, como ciclones, lluvias torrenciales y olas de calor con sus incendios incontrolables y sequías extremas, a impactos que provoquen cambios irreversibles a gran escala.

Se conoce a los causantes: El cambio climático está en marcha y está causado por las emisiones a la atmósfera derivadas de actividades humanas. El 60% del aumento del efecto invernadero está causado por el CO2, y en los últimos 20 años, tres cuartas partes de las emisiones antropogénicas de este gas se debieron al uso de combustibles fósiles.

Se miden las consecuencias: El "reparto" de las consecuencias del cambio climático no va a ser homogéneo, en general, las regiones donde habita la parte más pobre de la humanidad van a sufrir los impactos más fuertes, acentuándose la frecuencia de los fenómenos extremos (ciclones, huracanes, etc.), una disponibilidad de agua aún más reducida que puede amenazar la seguridad alimentaria, mayor población afectada por la subida del nivel del mar, etc. Pero entre los países europeos, España, como los piases de la costa mediterránea se va a encontrar con graves problemas.

La respuesta más irresponsable: Las recientes declaraciones del presidente norteamericano Bush, cuyo país es el más contaminador del mundo, que se ha negado rotundamente a tomar medidas para la reducción de las emisiones de CO2 de su país, para seguir aumentando los beneficios de la poderosa industria del petróleo, aunque haya argumentado que el cambio climático no está suficientemente probado. EE UU, con sólo el 4% de la población mundial, emite el 25% de las emisiones mundiales, y cinco veces más que la media mundial.

Otras respuestas: Para Ecologistas en Acción se trata de poner en marcha medidas que impulsen el ahorro y la eficiencia en el uso de la energía, y medidas que desplacen la actual dependencia de combustibles fósiles de la UE hacia las energías renovables. Pueblos indígenas de los cinco continentes han hecho público un manifiesto con ocasión del Día de la Tierra para que los gobiernos y las instituciones financieras internacionales eliminen los subsidios a los combustibles fósiles e inviertan en energías renovables.

Tal como han propuesto Los Verdes, hay que boicotear a las empresas petrolíferas estadounidenses (Exxon, Texaco y Chevron), que son las que en última instancia dictan la postura de Bush, y pedir a nuestros gobiernos la adopción de las siguientes medidas:

1. Ratificación inmediata del Protocolo de Kioto.

2. Elaboración de Planes para como mínimo cumplir los compromisos internacionales, frenando y reduciendo las emisiones de gases de invernadero, y en especial el CO2.

3. Aumento de la eficiencia energética, proporcionando mayores servicios con un menor consumo energético. Nueva fiscalidad ecológica, para reducir el despilfarro y la destrucción del medio ambiente.

4. Desarrollo de las energías renovables, especialmente la eólica y la solar directa.

5. Poner en práctica de forma urgente nuevas políticas de transporte, que frenen el uso desmedido del automóvil privado y del transporte aéreo, los modos de transporte más contaminantes.

6. Los gobiernos deben crear Comisiones del Clima, con participación de la sociedad civil, incluidas las organizaciones sindicales, ecologistas y vecinales.