Junio-2001

 

Las noticias más terribles se sirven sin apenas explicaciones. ¿Será porque los expertos consumidores ya no consumimos ni siquiera noticias, tan sólo titulares?

Al siguiente titular se le ha tenido que aumentar algún interrogante.

 

Brasil: En un cuarto de siglo Brasil perderá casi la mitad de su selva amazónica


Organizaciones ambientalistas advirtieron que en unos 25 años más la selva brasileña perderá un 40% de su territorio, al ritmo que va la tala indiscriminada de bosques. Esto se incrementaría por la falta de políticas ambientales por parte del gobierno.

Y es que en el 2000 Brasil registró la mayor tasa de destrucción de la selva amazónica en los últimos 20 años, con 20 mil kilómetros cuadrados de bosques eliminados por acción del hombre. Esa área es igual a la mitad del territorio suizo.

Mary Allegretti, secretaria de asuntos amazónicos del Ministerio de Ambiente, responsabilizó de esta destrucción a la inesperada recuperación económica del país. Ahora más gente busca hacerse de tierras y solicitan un mayor volumen de madera.

¿Se trata de una acusación contra los pobres, Sra. Secretaria? ¿De veras son ellos los principales culpables?

Esta aseveración no ha sido bien recibida, pues son los pobres los que se internan en la selva buscando un pedazo de tierra para asegurar el sustento que no lo tienen en las ciudades. Ellos también venden la madera a las grandes empresas, quienes pagan muy poco por ella, lo cual hace que se tale más para aumentar las ganancias.