Diciembre-2001

 

MANIFIESTO DE LA XXV SEMANA DE ESTUDIOS SOBRE EL CAMPO

 

Las personas participantes en la XXV SEMANA DE ESTUDIOS SOBRE EL CAMPO que organiza el Movimiento Rural Cristiano y el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos,  reunidas en Madrid los días 6, 7 y 8 de Diciembre del 2.001 y procedentes de las diversas zonas del  Mundo Rural español, hemos reflexionado sobre la SOBERANIA ALIMENTARIA y sus repercusiones en el momento histórico que nos toca vivir. Fruto del trabajo realizado en coordinación con personas expertas en este tema, queremos manifestar a la opinión pública lo siguiente:

 

           Constatamos:

 

           La alarmante pérdida de autonomía y poder de decisión de los agricultores y ganaderos, así como de los Estados, a lo largo de todo el proceso de producción y manipulación de  los alimentos.

 

           Denunciamos:

 

        *  Que los cultivos transgénicos han sido diseñados sólo para aumentar la ganancia y  monopolizar el mercado mundial de alimentos en beneficio de unas pocas multinacionales  (Monsanto, Novartis, Aventis, etc).

        *  Estos cultivos agravan los problemas del medio ambiente, contaminan genéticamente  los cultivos tradicionales, hacen peligrar la biodiversidad y ponen al agricultor en clara dependencia de esas multinacionales.

        *  El empleo de patentes sobre los seres vivos, con lo cual se monopoliza en beneficio  de unos pocos lo que es patrimonio de toda la humanidad.

        *  La legislación sobre este tema que pretende aprobar el Gobierno español, sin tener en  cuenta el rechazo social a las patentes sobre la vida.

        *  La biopiratería ( robo de la biodiversidad) que se hace a los países del Sur por las  grandes empresas transnacionales con fines puramente lucrativos, privándoles de sus  derechos sobre su propio patrimonio.

        *  Las prácticas manipuladoras y desinformadoras de estas empresas a la hora de presentar sus productos a los campesinos y a la misma opinión pública.

        *  Los efectos perniciosos sobre la salud producidos por los organismos modificados  genéticamente (OMG).

        *  Cuando los Estados financiaban la investigación, todos se beneficiaban de los logros.  Hoy la investi-gación de las empresas no se revela, se oculta. Y sólo se investiga con la finalidad de patentar.

        *  La ausencia de democracia y representatividad de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y otras instituciones internacionales que procuran los intereses de los poderes económicos en perjuicio de la seguridad alimentaria de los ciudadanos.

        *  El mutismo del Gobierno en temas de seguridad agroalimentaria, como los productos transgénicos, las vacas locas, etc.

 

           Exigimos: 

 

        *  Moratoria sobre los cultivos modificados genéticamente hasta que existan pruebas fiables de que no son dañinos para la salud ni el medio ambiente.

        *  Etiquetado preciso y distintivo de todos los productos, alimentos e ingredientes elaborados a partir de procesos transgénicos, de tal manera que se favorezca su libre elección por los consumidores/as.

        *  Transparencia y participación pública en la toma de decisiones concernientes a la  manipulación genética de los alimentos.     

        *  Responsabilidad legal de organismos públicos y empresas ante los posibles perjuicios derivados del uso de la ingeniería genética.

        *  La defensa de la Agricultura familiar y de calidad y una mayor potenciación de la  Agricultura ecológica, favoreciendo el acceso de todas las personas a sus productos.

        *  Una mayor clarificación y definición en su postura por parte de los Sindicatos del sector, a favor de la Soberanía Alimentaria y en contra de los alimentos transgénicos.

        *  La transformación del actual orden internacional, que genera estructuras de opresión,  marginación y muerte, en otro donde la humanidad esté regida por un escrupuloso respeto de los derechos humanos y los derechos de la Tierra, la justicia y la paz.