Enero-2003

Los científicos insisten en sus alarmas. LOS HUMANOS PARECEMOS SORDOS, INCREIBLEMENTE SORDOS. ¿O tal vez es que hemos perdido el sentido de la responsabilidad? (La información ha sido servida por Usha Lee McFarling)

La tendencia al continuo calentamiento alarma a los científicos

El año 2002, es el segundo más caluroso desde que se registran las temperaturas, según los científicos de la NASA que observan las temperaturas globales del aire.

Un período de calor en los recientes años que ha roto todos los récordes – 2001 se destaca ahora como el tercer año más caluroso en la historia y 1998 sigue teniendo el récord de todos los tiempos –causa preocupación entre los científicos y los expertos en el clima porque los gases invernadero están calentando el planeta más rápido de lo que se esperaba.

"Al estudiar estas cifras anuales de temperatura, se recibe el inequívoco sentimiento de que la temperatura aumenta y que el aumento se está acelerando," dijo Lester R. Brown, economista y presidente del Instituto de Política Terrestre en Washington.

La temperatura promedio durante el año meteorológico 2002 fue de 14,639 grados centígrados, más de medio grado más calurosa que el promedio a largo plazo de 14 grados, dijo James E. Hansen, un climatólogo en el Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA que analiza temperaturas superficiales medidas en varios miles de estaciones meteorológicas en todo el mundo.

El año meteorológico dura del 1 de diciembre al 30 de noviembre. Durante ese período, las temperaturas en 2001 promediaron 14,51 grados. En 1998, la temperatura global promedio aumentó a 14,672 grados, la mayor temperatura registrada desde que se comenzó a reunir datos sobre las temperaturas a fines del siglo XIX.

La serie de años más calurosos presenta una sólida evidencia de que los seres humanos son parcialmente responsables por el cambio del clima, dijo Peter Frumhoff, un ecólogo y científico responsable en la Unión de Científicos Preocupados en Cambridge, Mass. [EE.UU.] "Es importante que prestemos atención al llamado de la evidencia al aparecer la señal del impacto humano," dijo.

Parte del calor de 1998 puede ser atribuido a un gran fenómeno de El Niño de ese año, que calentó las aguas del Océano Pacífico. Pero 2001 vio un fenómeno de La Niña, un período de condiciones más frías, que impidieron que las temperaturas de ese año subieran aún más. "El que 2002 sea casi tan caluroso como la poco usual temperatura de 1998 confirma que la tendencia subyacente de calentamiento global continúa," dijo Hansen.

La mayor parte del calor de 2002 fue visto en Alaska, Siberia y en todo el Ártico, áreas usualmente congeladas que han visto una masiva pérdida de hielo y derretimiento de permafrost. El hielo en esas regiones parece reaccionar casi instantáneamente a las temperaturas más elevadas. Científicos en el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo dijeron que el hielo marítimo del Ártico está a un nivel bajo récord este año.

La mayor parte del mundo tuvo temperaturas ligeramente más calurosas que el promedio este año, dijo Hansen. Muchos grupos se oponen a la limitación de los gases invernadero porque sería costoso y afectaría a las industrias del carbón, del petróleo y del automóvil. Dicen que los cálculos del calentamiento que ocurrirá en el futuro son poco seguros, defectuosos y que exageran el problema.

Richard B. Alley, experto en el repentino cambio del clima en la Universidad Penn State, dijo que tales argumentos son erróneos. Un nuevo análisis de la reacción del clima del planeta a los abruptos cambios del pasado, sugiere que "o los modelos son exactos o subestiman los cambios que veremos en el futuro," dijo.

Los grupos que se preocupan por el cambio del clima señalan que el ritmo de calentamiento está aumentando vertiginosamente. El exceso de calor podría desatar letales ondas de calor, elevar el nivel del mar al fundirse los casquetes glaciares y perjudicar la agricultura, advirtió Brown del Instituto de Política Terrestre.

"Los agricultores podrían enfrentar ahora temperaturas más elevadas que cualquier otra generación de agricultores desde que se inició la agricultura hace 11.000 años," dijo Brown, agregando que las temperaturas más elevadas ya provocan cosechas más reducidas de cereales en todo el mundo.

La Unión de Científicos Preocupados llama a que el gobierno de EE.UU. reduzca las emisiones de gases invernadero e invierta en tecnologías energéticas más limpias como el viento y la energía solar. La unión también exhorta a los consumidores a que conduzcan menos y utilicen coches con un mejor rendimiento del combustible.

"Sabemos que somos responsables por el calentamiento," dijo Frumhoff. "Ahora tenemos que comenzar a actuar responsablemente."