Abril-2005

 

El peor mal del siglo XXI

 

Mal asunto que empiecen a darle este título. Pero, además, no parece ninguna broma cuando quien lo dicen son los científicos: Dicen que el CALENTAMIENTO GLOBAL es inevitable y persistirá a pesar de que ahora se hable de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Dos estudios se divulgaron en la revista Science: El CALENTAMIENTO aumentará la temperatura media del planeta y elevará los niveles marinos en más de once centímetros, con alteraciones climáticas negativas.

“Ya estamos condenados a este cambio climático. Es posible que en los próximos años se logre estabilizar las emisiones de los gases invernadero, pero los niveles del mar continuarán elevándose, con toda una secuela de fenómenos", señaló Gerald Meehl, director del Departamento de Dinámica Global de Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de Estados Unidos.

Aunque no se agregaran más gases invernadero en la atmósfera, las temperaturas del aire aumentarán medio grado centígrado.

Se agrava el fenómeno si tenemos en cuenta la cantidad de agua dulce que se agregará a los volúmenes marinos como consecuencia de los deshielos de glaciares y zonas polares, con lo que aumentará más el nivel marino.

Otro estudio realizado por Wibley, también científico del mismo Centro Nacional estadounidense, pronosticó que para el año 2400 la temperatura del planeta habrá aumentado una media de entre dos y tres grados centígrados. Los niveles marinos crecerían una media de diez centímetros cada siglo.

 

Sobre los impactos en España del cambio climático, El Ministerio de Medio Ambiente ha elaborado otro estudio en el que han intervenido 400 investigadores y fue presentado recientemente por la ministra Cristina Narbona: Se calcula un aumento de temperaturas entre 5 y 7 grados en verano y entre 3 y 4 en invierno. Esto afectará a las costas españolas y conllevará una disminución de las precipitaciones y de la disponibilidad de agua, una reducción de la productividad de las aguas pesqueras, unos desajustes entre animales predadores y sus presas, una pérdida de biodiversidad, un aumento de las catástrofes naturales e importantes afecciones sobre la salud humana... El estudio ofrece cantidad de datos y de cifras, así como otras muchas observaciones sobre peligros para nuestra salud y la salud del resto de seres vivos.

Pues bien, no han faltado los ligeros de lengua, pero cortos de entendederas, que inmediatamente han acusado a la ministra de “catastrofista”.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva tiempo anunciando el asunto: En el año 2000, el calentamiento global acabó con la vida de 150.000 personas. La sola ola de calor que sufrió Europa en 2003 mató a 20.000 personas.

El cambio climático está causando inundaciones y sequías más frecuentemente y derritiendo las masas polares.

En un Informe presentado en la ONU se decía que el cambio climático es responsable del 2,4 por ciento de los casos de diarrea en todo el mundo, y del 2 por ciento del total de procesos de malaria.

Klaus Toepfer, director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente lo dijo: “el cambio climático es ya una realidad que provocará cada día un mayor sufrimiento y pérdidas económicas para la humanidad”.

 

La única duda que nos queda es: ¿A quién le echaremos después la culpa los idiotas de los humanos y sus idiotas gobernantes? Pues, los gases invernaderos no los produce la Naturaleza, sino nosotros los humanos.

d.t.