Noviembre-2006

 

Lenguaje para sordos

 

Se supone que en los colegios enseñan a los niños el significado de contaminación: Se supone que les explican que significa disminución de la calidad del medio (aire, tierra, agua, espacio extraterrestre), disminución de la calidad de nuestro hábitat, de nuestra calidad de vida, por culpa de factores físicos o químicos, más o menos tolerables por la naturaleza, que producimos los humanos.

Les explicarán que la vida de los seres humanos se sostiene en dos bases: una sometida a leyes naturales (la naturaleza) y otra sometida a acuerdos entre personas, familias y grupos, con sus leyes, su cultura, su educación, sus estados (la sociedad).

La base natural busca su equilibrio, para generar y mantener la vida, mediante sus leyes naturales. Pero dicho equilibrio puede ser alterado por factores extraños y esos factores sólo pueden ser originados por la otra parte, por la base social.

Los seres racionales somos precisamente los que actuamos más irracionalmente y más antinaturalmente: hemos conseguido desequilibrar a la sociedad y desequilibrar a la naturaleza. Somos quienes estamos permitiendo que la mayoría de la humanidad viva en la miseria y un cuarto de ella muera de hambre. Somos quienes estamos originando, con la emisión de gases, las talas de bosques, los vertidos tóxicos, las basuras incontroladas, la explotación desmesurada de los recursos, los abusos consumistas: la contaminación ambiental, el cambio climático, la desaparición de especies vivas,…

Sólo qieda una duda: ¿Lo entenderán los niños? ¿Al menos, lo escucharán…?      

 

Los científicos así lo confirman: Por ejemplo, las acciones humanas cada día amenazan más con el exterminio de los seres humanos en África, precisamente dónde se dice surgió la humanidad hace tres mil años.

Allá la naturaleza está tremendamente herida por las super-talas, los super-conflictos, la sobreexplotación,…El calentamiento global es una realidad, la temperatura de los cuerpos terrestres y del agua han aumentado notoriamente en los últimos 50 años. Los niveles de agua del Lago Victoria sufren un retroceso alarmante, disminuye la flora y se produce la consiguiente ausencia de lluvia. La más preciada fuente de agua, el Monte Kenya se está deshelando, en los últimos 100 años, el 92% de su glaciar ha desaparecido.

También el Consejo Chino para la Cooperación Internacional en Medio Ambiente y Desarrollo acaba de anunciar que la temperatura media se incrementará en China 1,7 grados en los próximos 25 años. Reconoce un aumento palpable de temperaturas en los últimos 50 años (entre 0,4 y 0,8 grados cada 10 años), la reducción de precipitaciones y del volumen de agua, sus glaciares se están reduciendo un 7% cada año. El pasado verano hubo restricciones de agua potable para 18 millones de personas. Predicen pérdidas por fenómenos meteorológicos, para los próximos 10 ó 20 años, de 12.000 a 36.000 millones de dólares. Atribuyen el calentamiento en los últimos 50 años a las actividades humanas que han incrementado la contaminación. En 2002, las emisiones de dióxido de carbono de China sumaron 4.080 millones de toneladas, lo que le sitúa como segundo mayor emisor mundial, después de Estados Unidos.

 

Pero los seres humanos, además de devoradores, nos estamos volviendo sordos y cínicos. No atendemos a razones.

* Nos dicen que: los niveles actuales de contaminación atmosférica producen actualmente cerca de 370.000 muertes prematuras en la Unión Europea (16.000 sólo en España), y tienen una responsabilidad directa sobre el gasto médico y de la seguridad social, implicando un importante porcentaje de visitas hospitalarias, necesidad de medicación, y bajas laborales. Ni nos enteramos.

* Todos los lunes, los medios de comunicación españoles nos recuerdan la lista de muertos y heridos en accidentes de tráfico. Pues el reciente estudio de IDES (Observatorio del Riesgo del Instituto de Estudios de la Seguridad) recuerda que: la contaminación que ocasionan los coches mata a cinco veces más personas que los propios accidentes. Cada año fallecen en Europa por enfermedades relacionadas con la polución 225.000 personas. ¿Acaso alguien, al escuchar este dato, se plantea el uso de su coche?

* Según un amplio consenso científico, el cambio climático es el problema ambiental y social más importante al que se enfrenta la humanidad. Además, España es uno de los países europeos en los que se prevé que las consecuencias del cambio climático serán más dramáticas. El sector que más ha incrementado sus emisiones de CO2 (el principal gas de efecto invernadero) es el transporte por carretera: un aumento del 73% entre 1990 y 2003, según los datos del Observatorio de la Movilidad en España del Ministerio de Medio Ambiente.

* En la reciente Conferencia sobre Cambio Climático de Nairobi, el secretario de Naciones Unidas, Kofi Annan, advirtió: "el cambio climático no es sólo un tema medioambiental, como muchos creen: destrozará cosechas, pondrá en peligro a las poblaciones costeras, destruirá ecosistemas, extenderá enfermedades como la malaria y la fiebre amarilla, y aumentará los conflictos por lograr recursos…Si los escépticos continúan negando el cambio climático, se debería juzgarlos por lo que son: personas fuera de contexto, fuera de su tiempo y carentes de argumentos…La evidencia científica es hoy más completa y más alarmante, pues sugiere que nos estamos acercando a un punto de no retorno".

* En dicha Conferencia de Nairobi, donde hubo más de 6.000 participantes y 600 periodistas, se insistió en la necesidad de “reducir” las emisiones de gases de efecto invernadero (EEUU habló de “frenar” pero no de “reducir”). “Para evitar que la temperatura media del planeta aumente dos grados centígrados en el año 2050, sería necesario que las emisiones globales de gases de efecto invernadero se redujeran en 50%”. (Stavros Domas, comisario europeo de Medio Ambiente).

 

Pero nuestro entusiasmo consumista incrementa nuestra sordera:

·         Entre 1970 y 2000 la demanda energética del transporte se ha triplicado. Ahora consume el 36% de la energía final del país, y en un 99% depende del petróleo.

·         En 2004 el transporte supuso el 28% de todas las emisiones de CO2. La mitad de estas emisiones se producen en los desplazamientos urbanos. El principal emisor es el coche (más del 83% de las emisiones debidas al transporte).

·         Quemar 1 litro de combustible supone emitir 2,3 kg de CO2. Así, cada persona que utiliza el coche para sus desplazamientos al trabajo (con un recorrido medio aproximado de 15 km) emite unas 2 toneladas de CO2 al año sólo por esta razón.

·         Cada ciudadano de la India gasta medio barril de petróleo al año, cada chino uno y medio, cada español 20, cada norteamericano 30…Europa pronto será un conjunto de países de viejos y dependientes energéticamente.

 

Es de agradecer que siga habiendo bocas que gritan, que denuncian y sugieren:

*       Es preciso prevenir. La precaución requiere evitar prácticas y sistemas peligrosos para las próximas generaciones de personas, de especies de la flora y la fauna y del futuro, en general: (crear bosques de protección, áreas de captación de agua y atenuar la contaminación industrial.

*       Es preciso mitigar. Implica asumir una actitud responsable para compensar los daños causados hasta este momento y revertirlos de alguna manera, con acciones dirigidas a frenar el avance de la desertificación y otros males: repoblar la foresta y aplicar políticas ambientales sanas.

*       Es preciso detener las acciones humanas contra la naturaleza: En el continente africano con sus 30 millones 350 mil kilómetros cuadrados, como en el resto del planeta. El presidente de Suiza, Moritz Leuenberger, defendió en la Conferencia de Nairobi la aplicación de un impuesto mundial sobre las emisiones de dióxido de carbono. Otra respuesta más contradictoria ha sido la del presidente español, Zapatero, quien inmediatamente ha aportado 4 millones de euros para frenar el cambio climático en los países pobres, pero ha olvidado que España es el país relativamente más contaminante de Europa y el más distanciado del Protocolo de Kyoto.

*       Es preciso escuchar: No son locos los que dicen que 1 KWh te permite recorrer en coche 1,1 km., frente a los 31,5 kms si vas en bicicleta.

 

Efectivamente, NO SOMOS RESPONSABLES DEL PLANETA QUE RECIBIMOS, PERO SÍ DEL QUE DEJAREMOS.

Los humanos nos hemos adueñado injusta e irrazonablemente de nuestro medio de vida, nos hemos adueñado de la tierra, del aire, del agua…y estamos sentenciando a muerte a multitud de seres vivos y a nosotros mismos.

Cada día utilizamos mayor superficie para nuestras ciudades, nuestros cultivos, nuestros caminos o nuestros desechos…Y como dice Ricardo Natalichio, muchos recursos naturales no los ponemos a nuestro servicio, simplemente los contaminamos de tal forma que volvemos imposible su utilización.

¿Cuándo llegará el momento de saturación de nuestro planeta?

¿Es verdad que cada uno de nosotros desde su lugar, podría hacer mucho más de lo que hace, tanto por reducir su propio impacto ambiental y animar a que lo haga su entorno, como por presionar a quienes señalamos como culpables de que esto esté sucediendo?

¿Es posible reducir el consumo de bienes y servicios, elegir con conciencia ecológica y social los consumos, participar en organizaciones y actos en defensa del medio ambiente…?

De lo contrario, ¿Quién podrá mirar a su hijo y explicarle por qué el mundo en el que tendrá que vivir carece de todo sentido de justicia social, por qué es cruel en el trato hacia nuestros pares y peor aun hacia otras especies, se comporta de forma irracional e insostenible en el uso de sus recursos agotables y egoísta respecto de sus sucesores…? ¿Cómo van a creer nuestros niños que hacemos todo lo posible para que vivan en un mundo de paz, de solidaridad, justicia, igualdad, respeto por la diversidad cultural y biológica?

En pocas palabras, ¿Quién nos va a eximir de nuestra responsabilidad?

 

d.t.