Julio-2007

 

Toques y más toques…de atención

 

Una vez presentado el Informe por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU y aprobado, la Organización Mundial de la Salud ha hecho su particular balance sobre los efectos directos que el cambio climático tendrá en los humanos: Aumentará la malnutrición, las enfermedades infecciosas y las respiratorias; y los más afectados serán los niños. Aumentarán las muertes, enfermedades y heridas causadas por fenómenos meteorológicos como inundaciones, tormentas y olas de calor.

¿Y cuándo será esto?, la pregunta de la seguridad.

La OMS no dio fechas, pero dio a entender que: el “primer ejemplo alarmante” fue el fallecimiento de 35.000 personas en Europa a causa de la ola de calor de 2003.

 

Desde hace 50 años, como dice I. Wallerstein, los científicos nos han estado advirtiendo acerca de los peligros de las transformaciones (causadas por los humanos) del clima terrestre.

Pero en los recientes dos o tres años ha habido dos cambios importantes en esta situación. Primero, hay una serie de informes confiables -realizados por diferentes grupos científicos-, los cuales confirman que no sólo son reales estos peligros, sino que vienen ocurriendo a un ritmo mucho más apresurado de lo que los científicos creían hace cinco años.

El segundo cambio es el grado en que para la gente común se han hecho visibles estos cambios. Hubo un tsunami en el océano Índico. Hay un incremento en la frecuencia y ferocidad de los huracanes en el Caribe, que culminó en el notable desastre de Katrina. Las fotos del derretimiento de las zonas de hielo en el Ártico circulan ampliamente en la prensa. Y este año los meteorólogos que en Londres han estado midiendo las temperaturas por más de tres siglos anunciaron que éste fue el invierno más cálido allí desde que comenzaron a medir. La contraparte del clima cálido en Europa son los tornados y otros desastres provocados por el viento en otras partes.

 

Entonces, ¿por qué se está haciendo tan poco?. Ya existe más conciencia sobre el tema. Entonces, ¿por qué esa separación tan clara entre el conocimiento y la acción? ¿Qué obstáculos existen socio-políticamente?.

Suelen indicarnos tres obstáculos: los intereses de los productores-empresarios, los intereses de las naciones menos ricas y, finalmente, las actitudes de ustedes y yo. Tres obstáculos poderosos.

A los productores/empresarios les preocupa más que nada obtener ganancias y para eso tienen que reducir costes (lo que les impide generalmente bajar los índices de contaminación).

Los países más pobres buscan mejorar su capacidad de competencia en el mercado mundial. Se ven forzados a producir a muy bajo coste para comercializar a bajo precio (para ello utilizan fuentes de energía muy contaminantes). Tanto este grupo como el anterior necesitarían mecanismos de compensación para modificar sus métodos productivos.

Y luego estamos nosotros. Y nuestro obstáculo es el consumismo. A la gente siempre le ha gustado consumir, pero en los últimos 50 años se ha incrementado enormemente el número de personas y su nivel de consumismo por encima del nivel de mínimos para vivir. Reclamar responsabilidad consumiendo menos electricidad, o menos electrodomésticos, o menos agua, o menos coches particulares…significa reclamarnos un cambio de estilo de vida, al que nos cuesta renunciar. La reeducación es posible, ¿acaso no está ocurriendo con el consumo de tabaco?

Habrá que seguir con los toques, los avisos y llamadas de atención.

Vivimos en un sistema inmediatista que sólo nos deja ver el presente, lo nuestro, lo cercano…

¡Si pudiéramos elevar un poquito la cabeza y atisbar algo de horizonte, de más allá, de futuro…!

Así fuera por nuestros hijos y nietos.

 

d.t.