Octubre-2000

 

El sueño americano

Con este título aparecía en el periódico El Mundo, el 26 de septiembre, un artículo de un gran analista y experto en economía como es Juan Francisco Martín Seco. Entresacamos algunos párrafos.

Los imperios han tratado siempre de imponer su cultura, sus normas y sus formas políticas y organizativas. EEUU no podía ser la excepción. Los conservadores fanáticos no son los únicos convencidos de que el paradigma americano ha de ser exportado al resto del mundo. Éstos carecen simplemente del pudor para callar lo que la gran mayoría de los americanos, republicanos o demócratas, piensa, pero no se atreve a manifestar abiertamente: la creencia en el papel providencial de la nación americana y del carácter absoluto y definitivo de su sistema económico y político.

Lo más grave, con todo, es que este sentimiento no queda circunscrito dentro de los límites de EEUU sino que, como un nuevo síndrome de Estocolmo, se ha extendido más allá de sus fronteras y ha contagiado a buena parte de los creadores de opinión del resto del mundo. Son muchos los que hoy colocan a Norteamérica como un ejemplo a imitar. Se produce una suerte de círculo vicioso: el inmenso poder de Estados Unidos ha impuesto la hegemonía del pensamiento neoliberal. Y la legión de profesos de la nueva secta utiliza a este país como coartada para implantar en las distintas economías sus aspectos más retrógrados y reaccionarios...

Los neoliberales europeos, amparados en la buena situación macroeconómica por la que EEUU recientemente atraviesa y a la que hacen depender de los aspectos sociales más regresivos (escasa protección social, desregulación del mercado laboral, etcétera), exigen de sus respectivos países medidas similares, con la promesa de que también se desbordará sobre ellos el cuerno de la abundancia y se erradicarán todos los males.

La importación de terapias foráneas, que se abstraen de las peculiares características de la realidad nacional, tiene siempre mucho de arbitrario y puede inducir a graves errores, lo que se acentúa cuando a quien se pretende imitar es a la primera potencia militar, política y económica mundial. ¿Qué país, además de EEUU, podría permitirse mantener un déficit crónico en su balanza de pagos y conseguir al mismo tiempo no ya que su divisa no se deprecie sino incluso que se revalúe? Olvidar que el dólar continúa siendo la principal moneda de reserva y que el poderío militar y político concede a Estados Unidos una situación de privilegio es falsear el análisis y arriesgarse a que el país que, sin más, pretenda imitarle se introduzca por una senda de desastres.

Es principalmente en la segunda mitad de esta década cuando, coincidiendo con los mandatos presidenciales de Clinton, la diferencia de la tasa de crecimiento con Europa se hace más acusada, y no antes. Se suele recurrir al elevado número de puestos de trabajo creados en Estados Unidos y a su escasa tasa de paro. Ello sólo ha sido posible gracias a lo que se ha denominado la paradoja de la productividad. Esta variable ha crecido a un ritmo mucho menor que el de la mayoría de los países europeos, permaneciendo desde mediados de los setenta hasta mediados de los noventa casi estancada. Es esta discrepancia en la productividad la que ha permitido a EEUU generar el doble de empleo por unidad de producción que en la Europa continental. Pero existe un reverso de la medalla. La baja productividad es expresión de la escasa calidad de los puestos de trabajos creados y, en consonancia, de la escasa cuantía de sus retribuciones.

Lo que en cierta medida subyace tras este fenómeno es la existencia de paro encubierto. Tal como afirma John Gray, se estima que alrededor del 10% de la fuerza de trabajo, unos 13,5 millones de personas, está subempleada, cifra en la que se incluyen 4,5 millones de trabajadores a tiempo parcial y que desearían trabajar a tiempo completo. Según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, 12,2 millones de trabajadores son eventuales con contratos temporales. En cuanto a los salarios, entre 1973 y 1995 las ganancias semanales promedio del 80% de los trabajadores americanos descendieron en términos reales por encima del 18%. No es de extrañar que, en la actualidad, en una familia en que trabajan dos personas los ingresos sean similares a los que aportaba antes un solo trabajador.

EEUU nunca se ha caracterizado precisamente por su pasión por la igualdad, pero los desequilibrios se han incrementado sustancialmente desde mediados de los años setenta. Este país registra en la última parte del siglo XX las mayores diferencias entre ricos y pobres de toda la OCDE. Según datos del Banco Mundial, alcanza el mayor índice de pobreza de los países industriales, seguido de cerca por Reino Unido e Irlanda. De acuerdo con el índice de Gini, la desigualdad de rentas entre las familias norteamericanas se redujo en un 7,4% entre 1947 y 1968; sin embargo, entre los años 1968 y 1992, se ha incrementado en un 16,1%. La participación en la renta nacional del 60% de los estadounidenses de ingresos más bajos disminuyó entre 1973 y 1993 en un 3,2% (del 34,9% al 31,7%). En resumen, aproximadamente doscientos mil millones de dólares anuales se trasladan de las tres quintas partes más pobres a las dos quintas partes más ricas, aunque todos los autores convienen en que ha sido el 5% de rentas más elevadas el realmente beneficiado, y, dentro de este colectivo, el 1%, el que ha visto aumentar sus ingresos de manera casi exponencial.

Al hablar de paro encubierto es forzoso referirse a la cuestión penal. La tasa de encarcelamiento en EEUU es varias veces superior a la que mantienen, por ejemplo, los países más importantes de la Unión Europea. Robert J. Samuelson escribía en este diario, hace aproximadamente un año que la población penal en EEUU se había cuadruplicado desde 1980, pasando de 316.000 a 1,3 millones de reclusos en 1998, los cuales casi en su totalidad engrosarían las cifras de paro si no estuviesen encarcelados. Por esto se ha dicho que, en Norteamérica, el Estado social estaba siendo desplazado por el Estado penal. La criminalización de las clases marginales sustituye progresivamente a la política social.

Amén de estas lacras sociales, el paradigma americano al que algunos quieren conducirnos reúne tres factores que hacen inestable y vulnerable su actual bonanza económica. Tres factores correlacionados entre sí: una tasa de ahorro familiar nula, un enorme y crónico déficit comercial y una burbuja especulativa sobre el mercado de valores. Han sido las propias voces del sistema, como la de Greenspan o las de la élite política y del capital reunidos en Davos, las que han lanzado la señal de alarma sobre el peligro que acecha a la economía americana. Su crecimiento está basado en buena medida en un desorbitado consumo, fruto de ganancias extraordinarias obtenidas en la bolsa con revalorizaciones artificiales y anormales de los títulos. Pero, ¿hasta cuándo podrá sostenerse esta burbuja especulativa? ¿Qué sucederá cuando cambien las expectativas en Wall Street? Lo peor del caso es que los nubarrones que se ciernen sobre la economía de EEUU también amenazan al resto de las economías de los países

Algunos, carentes de cualquier perspectiva histórica y en un cierto ataque de megalomanía, han creído encontrar la piedra filosofal, el crecimiento sostenido y estable, el paraíso americano, el gran paradigma a imitar. Antes o después, la cruda realidad despertará a todos de forma brusca. Bien es verdad que siempre quedará el recurso de echar la culpa a los precios del petróleo.