Mayo-2002

 

Aprovechando que iba de viaje al Foro Social Mundial,

sobre la marcha le hicieron algunas preguntas

a Manuel Vázquez Montalbán.

Es un breve flash, pero muy diciente. 

 

"Si no aceptas los valores dominantes te echan del juego"

“La globalización es la manera de llamar ahora al capitalismo. Evidentemente, no se ve del mismo modo desde los globalizadores que desde los globalizados, no es lo mismo contemplar este fenómeno desde Nueva York o París, o incluso desde Madrid, que desde el cono sur de América Latina, por ejemplo, donde los beneficios económicos no se vislumbran por ningún lado.”

­A propósito de si los medios de comunicación exageran interesadamente los actos violentos de pequeños grupos dentro del movimiento “anti-globalización”:

­“Ha habido actos violentos provocados por la Policía para desautorizar a los manifestantes, y los medios de información los han amplificado. Los medios de información responden a la política dominante, cuyo objetivo es reprimir eso, porque es «incorrecto». Lo «correcto» es lo que se ha llamado el pensamiento único: que la historia se ha acabado y que sólo este mundo es posible, con ligeros cambios que aceptan las reglas del juego dominante. Frente a esta versión de la realidad, que dispone de potentísimos mecanismos de difusión, las visiones alternativas del mundo apenas tienen espacio ni voz. Hoy hay una jerarquía de valores, y los que los aceptan están dentro; los que no, están en el terreno de lo incorrecto, te echan del juego. Se impone lo que es ser un triunfador, y el que no lo es, es un perdedor y además se lo merece. La comunicación global es desidentificadora, contribuye a que muchas poblaciones pierdan su identidad.

­Está Internet. ­Es la única red de comunicación que sigue siendo básicamente democrática, aunque no todo el mundo tiene a su alcance los medios y acceso a la técnica.”

­Acerca del papel que están jugando los partidos políticos:

­“Están atrapados por su propia lógica interna. La crítica al sistema se ha generado extramuros de los partidos políticos. Además, el sujeto de la protesta ha cambiado: antes surgía de una clase obrera bastante homogénea, hoy es muy plural. No es lo mismo ser un indígena en América que un ecologista en Europa, pero todos ellos están descontentos.”