Agosto-2002

 

¿Cómo es eso de que la ONU es un protector de la Humanidad?

¿Y qué es eso de que es un Organismo independiente?

 

La ONU: misiones imposibles, resoluciones burladas

La actividad de la Misión Indagadora de la ONU sobre los acontecimientos en el campo palestino de refugiados de Yenín, ha permanecido bloqueada, a pesar de su aprobación por el Consejo de Seguridad de la ONU (Resolución 1405, del 19 de abril de 2002), y después de dos negativas oficiales consecutivas de Israel de cooperar, el equipo indagador ha permanecido en Ginebra.

Estando por medio Israel (pupilo de Estados Unidos) no es novedad. Hagamos un brindis a la memoria: La Investigación de la ONU de 1996 sobre el Crimen de Guerra de Israel en Qana, Sur del Líbano.

El 18 de abril de 1996, durante una masiva ofensiva militar israelí en el Líbano, con el código "Operación Uvas de la Ira," aproximadamente 800 civiles habían buscado refugio en una base de las Fuerzas Interinas de las Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL) en la aldea de Qana, en el Sur del Líbano. Sabiendo que el derecho internacional prohíbe estrictamente el ataque de estructuras civiles e instalaciones de la ONU, dieron por supuesto que estarían seguros bajo la protección de UNIFIL.

Justo después de las 2 de la tarde del 18 de abril, una salva de obuses con espoletas de proximidad cayó directamente sobre el edificio prefabricado. Minutos más tarde había 106 personas muertas, muchas quemadas y desmembradas hasta quedar irreconocibles.

El 25 de abril de 1996, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución, (Resolución A/Res/50/22/C) caracterizando las acciones de Israel en la ofensiva "Uvas de la Ira" como una "grave violación de las leyes internacionales relativas a la protección de civiles durante la guerra." El Secretario General de la ONU de aquel entonces, Boutros Ghali nombró un equipo para investigar el bombardeo por Israel del complejo de UNIFIL. El equipo estaba formado por expertos militares y encabezado por el general holandés Franklin Van Capeen. Realizó una investigación oficial del incidente en Qana en el terreno, entrevistó a todos los testigos posibles, incluyendo a personal de UNIFIL y a funcionarios israelíes, y obtuvo mapas y evidencia balística. Según expertos familiares con esta investigación de la ONU, el informe inicial concluyó que el bombardeo y el asesinato de 106 civiles dentro del complejo de UNIFIL por parte de Israel fueron deliberados y que no cabía la posibilidad de un accidente. Cuanto Boutros Ghali quiso publicar el informe, fue amenazado con que esto le costaría su puesto y fue obligado a publicar un informe modificado. El nuevo informe concluía que "aunque no se puede excluir completamente la posibilidad, es poco probable que el bombardeo del complejo de UNIFIL haya sido el resultado de flagrantes errores técnicos y/o de procedimiento."

El informe del equipo investigador indicó que oficiales del IDF [ejército israelí]  habían estado implicados en las órdenes de disparar sobre la base, de la que sabían que albergaba a cientos de civiles. Las organizaciones internacionales de los derechos humanos también realizaron investigaciones y concluyeron que se trataba de un bombardeo deliberado. Estados Unidos e Israel afirmaron enérgicamente que el ataque había sido un desgraciado error. Las Naciones Unidas no emprendieron ninguna otra acción.

ÚLTIMA HORA:

Nunca se permitió a la Comisión de la ONU entrar en Yenín para estudiar in situ la masacre llevada a cabo por el ejército israelí y todas las demás circunstancias que la rodearon.

¿Entonces no ha habido informe oficial? Pues sí, el Sr. Annan se empeñó en ello y ha hecho un informe de oídas, de lo que le han contado que allí sucedió, lo que le han contado otras personas que tampoco está claro que fueran testigos directos de los hechos acontecidos en Yenín.

Los datos del Informe han suavizado toda la información y espanto que nos transmitieron sobre los hechos. Alguna mano misteriosa ha dirigido la pluma que escribió el susodicho informe de la ONU.

En la guerra y en la política, la verdad también depende de los ojos con que se mire. En su intento de aclarar lo que sucedió entre el 3 y el 11 de abril en el campamento palestino de Yenín, atacado por las tropas israelíes como parte de la operación Escudo defensivo, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha tenido que fiarse de las miradas de terceros. Con ellas ha llegado a una conclusión recibida ayer con entusiasmo por Israel y desestimada por los palestinos: no hay pruebas de que se produjera una masacre de civiles.” (El Periódico, 10/8/02)

Annan ha presentado un informe en el que se asegura que la cifra de al menos 500 muertos que las autoridades palestinas y otras fuentes aseguraban que había producido el ataque israelí "no se puede sostener a la luz de las pruebas que han aparecido". Su estimación, elaborada con cifras de hospitales y testigos, es que murieron "al menos" 52 palestinos, "de los que hasta la mitad podrían haber sido civiles". También fallecieron 23 soldados israelíes”

Al menos el informe reconoce que: “Israel en mucho casos hizo uso de armamento pesado en poblaciones con gran número de civiles y que no permitió durante el asedio el movimiento o la entrada en el campo de vehículos y servicios de emergencia ni de periodistas”

 

Pese a esas críticas, Israel recibió ayer como un triunfo el informe de la ONU. "Es una abrumadora negación de la fabulación palestina y repudia las maliciosas mentiras extendidas sobre este tema", declaró en un comunicado de prensa el portavoz de Exteriores del Gobierno de Ariel Sharon, que volvió a justificar la operación como parte de su "derecho de autodefensa".

La Autoridad Nacional Palestina, sin embargo, desestimó las conclusiones del informe. "Lo importante es que la ONU tendría que haber mandado a un equipo de investigadores, pero Israel no le permitió llevar a cabo su trabajo", declaró el ministro de Gobernación, Saeb Erekat.