Julio-2003

Como todos los trabajos de CiJ, aquí está esta maravillosa y profunda reflexión,

con un lenguaje muy asequible y con un contenido muy iluminador.

¿ANTIAMERICANOS O ANTIMPERIALISTAS?

  “El recorte de las libertades en Estados Unidos  nos está haciendo retroceder 50 años. Se están vulnerando derechos fundamentales... Todo tras amenazas permanentes de peligros que alarman a la población”

Beltran Schader (norteamericano). El País, 6 abril 2003, p. 26.

       

Últimamente se oye con frecuencia la acusación de antinorteamericanos dirigida a todos aquellos que critican la política de la administración Bush. Si fuese verdadera, la acusación es fuerte: pues nadie debe oponerse a un pueblo por ser tal pueblo.

Por otro lado, esa misma acusación se oye dentro de EEUU contra muchos americanos opuestos a la política exterior de su propio país. Y la historia evidencia que todos los imperios han recurrido a una acusación semejante contra aquellos que les combatieron. En este caso, la conducta tildada de antiamericana podría ser simplemente una reacción de dignidad y democrática. Y los que usan el adjetivo de antiamericanos no harían más que enmascarar con él su cobardía o su afán de medrar a costa del imperio. Pura y simplemente.

Este tipo de cuestiones no pueden resolverse con adjetivos (cosa cada vez más frecuente en el mundo de la política) sino con datos. He aquí pues algunos datos.

      1. IDEOLOGÍA

  La orientación de la política exterior de EEUU tras la caída de la URSS, la expresaban así algunos de sus ideólogos:

“impedir a cualquier potencia hostil dominar regiones cuyos recursos le permitan  acceder a la situación de gran potencia”... Desalentar a los países industrializados avanzados, de cualquier intento dirigido a desafiar nuestro liderazgo, o a echar abajo el orden político y económico establecido”. Y “prevenir la emergencia futura de cualquier competidor global”[1].

Esta ideología va incluso más lejos que aquel famoso macarthysmo de la posguerra, del que luego los mismos americanos se han avergonzado. Para ella, sólo la extrema derecha tiene existencia legítima. Fuera de ella sólo existe “la izquierda”, y distinguir entre izquierdas moderadas y radicales equivale -según Daniel Pipes- “a distinguir entre un nazi moderado y un nazi radical”.

      2. ARMAMENTISMO

  EEUU ha rehusado someterse a los mecanismos de control de armas químicas y biológicas, previstos en el Protocolo de 1995 (en el marco de un Convenio de 1971). La razón aducida fue que “puede afectar a nuestros intereses comerciales y a nuestra seguridad nacional”. Incluso ha pedido la disolución de esa comisión de control. En 1999 el Senado excluyó toda ratificación del tratado de limitación de armas nucleares que su Presidente había aceptado[2].

El año 2001 el mundo había gastado en armas  839.000 millones de dólares,  el 36 % de los cuales correspondía a EEUU[3]. Pero en los dos últimos años, los gastos norteamericanos han crecido vertiginosamente: en el 2003, los gastos del Departamento de Defensa están siendo de 355.400 millones de dólares, sin incluir el presupuesto de la guerra que, según datos de los diarios, se aproxima a los 100.000 millones de dólares. Y para el 2004 Bush ha propuesto ya un gasto de 379.000 millones de dólares, que tampoco incluyen los gastos de la guerra.

      3. TRIBUNALES INTERNACIONALES

  Cuando en abril del 2002 se creó el Tribunal Penal Internacional (TPI), el gobierno estadounidense informó al secretario general de la ONU que no se consideraba vinculado de ningún modo a esa Corte. EEUU sólo acepta tribunales especiales (p.ej. para la exYugoslavia y para Ruanda, que le parecían muy aceptables...).

    El 13 de julio del 2002 EEUU logró arrancar al Consejo de Seguridad una decisión que garantiza la impunidad de los soldados americanos ante el TPI, al menos durante algún tiempo. Y la logró amenazando con retirarse de todas las campañas de mantenimiento de la paz de la ONU.

    Incluso está presionando a todos los países de la OTAN para lograr acuerdos bilaterales de no extradición de americanos al TPI[5]. (De hecho, la Unión Europea llegó al acuerdo de autorizar a sus miembros a firmar estos acuerdos bilaterales con EEUU).

    Por otro lado, en diciembre de 1987, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución muy enérgica contra el terrorismo. Fue aprobada por unanimidad salvo una abstención de Honduras y los votos el contra de Israel y EEUU[6]...

    ¿Es esto espíritu democrático o espíritu imperial?

      4. ECOLOGÍA

  La administración Clinton firmó el Protocolo de Kyoto (que limita la emisión de gases con efecto invernadero para los países industrializados). Bush se negó a someter ese acuerdo al Congreso. Ni siquiera acepta el plan del G 8 para una energía limpia[7].

 5. DOCUMENTOS DE LA ONU NO RATIFICADOS POR EEUU  

EEUU, junto con el Reino Unido, abandonó la UNESCO en 1984, por considerar contraria a sus intereses la política informativa de esta organización. El Reino Unido regresó más tarde, pero EEUU todavía no lo ha hecho. Pertenecen actualmente a la UNESCO un total de 188 países, incluyendo todos los países relevantes, con excepción de EEUU.

6. INTERVENCIONES ARMADAS UNILATERALES RECIENTES, SIN AUTORIZACIÓN DE LA ONU

  Granada, Nicaragua, Panamá, Somalia, Afganistán y Sudán. Más los apoyos a las dictaduras de Chile, Argentina y El Salvador (entrenamiento de torturadores y militares en la Escuela de las Américas)[10] y el respaldo político y militar a la dictadura que en los años ochenta perpetró el genocidio de los pueblos indios de Guatemala.

      7. ECONOMÍA

    Al acabar la Segunda Guerra Mundial, el dólar quedó como moneda universal para transacciones por lo que EEUU se comprometía a garantizar su convertibilidad con el patrón oro. En 1972, el presidente Nixon abandonó ese compromiso y, desde entonces, EEUU goza de la enorme ventaja de que su propia moneda sea moneda mundial, cargando a todos los países con sus oscilaciones. Lo que esto supone se ha visto en el caso de la deuda externa del Tercer Mundo (De Gaulle había fallecido ya.  Pero años antes había plantado cara al patrón dólar-oro cambiando sistemáticamente en oro sus reservas de dólares).

    EEUU tiene el 6% de la población mundial y dispone del 32% de la riqueza mundial...

      8. CULTURA Y UNIVERSALIDAD

  La democracia en época de globalización implica cada vez más multiculturalidad y conocimiento respetuoso del otro. Mucha gente ha tenido la experiencia de lo diferentes que son los norteamericanos que han salido fuera de su país (y no como militares) y los que no lo han hecho o sólo han hecho para la guerra. Pues bien: sólo el 10% de los norteamericanos tiene pasaporte. Ni siquiera todos los parlamentarios lo tienen[11].

      9. POLÍTICA EXTERIOR: DESACIERTOS

  EEUU apoyó los fundamentalismos islámicos contra la Unión Soviética, formó al mismo Bin Laden, y se encontró con los talibanes y Afganistán.

   EEUU apoyó al indeseable Saddam Hussein contra el fundamentalismo iraní. Irak frenó a Irán y con el considerable ejército que le habían proporcionado las potencias occidentales ambicionó apoderarse de las reservas de petróleo del golfo creando una gran potencia árabe capaz de hacer frente a Israel. Ésta fue una de las razones que le llevaron a invadir Kuwait, contando con el apoyo de EEUU que luego le falló (como si estuviera cumpliendo aquella norma de conducta de los imperios que el imperio romano aplicó a los asesinos de Viriato cuando reclamaban el botín prometido: “Roma no paga a los traidores”).

    Finalmente EEUU ha apoyado a Israel con una descarada iniquidad en todo el conflicto palestino, hasta llegar a calificar a Sharon como militante de la libertad.

    EEUU creó y financió a la contra nicaragüense y a una guerra que arruinó al país para muchos años. Nicaragua no respondió con actos como el del 11S, sino que fue al Tribunal de la Haya que decidió a favor de Nicaragua y ordenó que cesara “el uso ilegal de la fuerza” (eufemismo para designar el bloqueo de los puertos nicaragüenses que realizaron los EEUU) y que EEUU pagara masivas reparaciones. Pero EEUU rechazó el fallo alegando que no aceptaba la jurisdicción de esa Corte. Nicaragua fue entonces al Consejo de Seguridad de la ONU que, muy suavemente, propuso una resolución en que llamaba a todos los estados a respetar el derecho internacional (¡sin citar ninguno!). EEUU vetó esa resolución. Nicaragua fue entonces a la Asamblea General de la ONU que aprobó una resolución similar a la cual sólo se opusieron EEUU, Israel y El Salvador. En la Asamblea General de la ONU no existe el derecho de veto: pero un voto en contra de EE se considera como un veto de hecho[12].

    También según el norteamericano Noam Chomsky: “durante los años de Reagan, los ataques de la antigua Sudáfrica contra países africanos respaldados por EEUU e Inglaterra, causaron cerca de un millón y medio de víctimas y produjeron 60.000 millones de dólares en daños”[13]

      10. IMPUNIDAD

    EEUU utilizó en Vietnam 35 millones de litros de “agente naranja” y dejó 40 toneladas de uranio empobrecido en la pasada guerra de Irak: el uranio empobrecido es un factor cancerígeno, de proceso lento, que explica más del 90% de casos de cáncer entre 5 y 40 años y cuya acción (algo así como pasa con las minas antipersona) perdura durante años y años[14].

    Cada vez más esa impunidad se justifica con una nueva teoría sobre la guerra, y  con una serie de falsas promesas.

      11. TEORÍA DE LA GUERRA PREVENTIVA

  “Debemos adaptar el concepto de amenaza inminente a las capacidades y a los objetivos de nuestros adversarios de hoy. Los estados canallas y los terroristas no tienen intención de conformarse, para atacarnos, con los métodos clásicos. EEUU es favorable desde hace mucho tiempo a una reacción anticipada, cuando se trata de responder a una amenaza que apunta hacia la seguridad nacional. Cuanto más grave es la amenaza, mayor es el riesgo de la inacción y más importante es tomar medidas preventivas para garantizar nuestra defensa, aun cuando subsistan dudas sobre el momento y lugar del ataque enemigo. Para impedir o prevenir que esos actos sean perpetrados, EEUU se reserva la posibilidad, dado el caso, de actuar por anticipado”[15].

    Y para que se vea cómo puede cambiar un país: en 1953 el Presidente Eisenhower declaró que el concepto de “guerra preventiva” era un invento de Hitler y que él no tomaría en serio a nadie que le propusiera un invento semejante[16].

    Además: la esposa del César no sólo debe ser honrada sino parecerlo. En este contexto no es de recibo que consejeros del gobierno Bush tengan ya asignados diversos proyectos de “reconstrucción” de Iraq para sus propias empresas, circunstancia que ya ha provocado alguna dimisión...

      12. FALSAS PROMESAS  

    No se puede dar crédito a la promesa de establecer una democracia en Iraq, al acabar la guerra. EEUU sabe bien que los chiítas son mayoría allí, que ganarían las elecciones y su política más probable implicaría aproximarse a los iraníes y quizás también la independencia kurda, circunstancia que los turcos -aliados de los EEUU y protagonistas de una centenaria represión contra los kurdos- jamás aceptarían. Todo esto no pueden tolerarlo los EEUU y, por tanto, las promesas de establecer una democracia sólo pretenden enmascarar la implantación de un gobierno títere de EEUU.

    Tampoco se puede dar crédito a las voces que pretenden vendernos toda la política actual, con la promesa de que, luego de la guerra con Iraq, se solucionará la cuestión palestina. Esta promesa se ha hecho ya varias veces (la última,  al acabar la anterior guerra del Golfo) y las cosas continuaron empeorando. Acuerdos como los de Camp David u Oslo no fueron cumplidos por Israel. Y ahora sabemos que la solución que prevé la administración Bush consiste en conceder a Palestina la migaja de un estado inviable, separado en fragmentos que no llegan ni al 40 % de sus primeras fronteras, sin participación en la capitalidad de Jerusalén ni supresión de los asentamientos judíos. Naturalmente, una vez más, esto no lo aceptarán los palestinos, con lo cual los EEUU “se lavarán las manos”, los culparán a ellos, y la cuestión continuará tan envenenada como hoy. En un alarde de cinismo, la última vez dijeron que “Arafat no había sabido aprovechar su oportunidad” y desde entonces lo consideran inhabilitado para cualquier negociación.

      REFLEXIÓN FINAL  

    Se ha hablado de la actual cultura norteamericana como de la de unos “hipocondríacos de la seguridad”. Este miedo y esta obsesión explicarían que el número anual de muertes violentas en EEUU pasan de 11.000 y apenas llega al centenar en Canadá. En este contexto es muy recomendable la película de Michael Moore sobre este tema. (Bowling for Columbine) que además ganó un Oscar a la mejor película documental.

    Por otro lado, puede ser bueno volver a citar unas palabras que escribió Albert Gore (antiguo candidato a la presidencia), en una entrevista en el New York Times, poco antes de anunciar que no se presentaría como candidato a las próximas elecciones: “en este país hay voces institucionales que están enteramente en manos del partido republicano... y muchas de esas voces están financiadas por multimillonarios ultraconservadores que no paran de hacer negocios con las administraciones republicanas y el resto de los medios”[17] Sirva el ejemplo de General Electric, propietaria de la cadena de televisión NBC, una de las mayores de EEUU, y una de las principales proveedoras de armas para el ejército americano.

    En estas condiciones, quienes están incondicionalmente a favor de EEUU, están hoy a favor de la extrema derecha y no de un país. Están a favor del imperialismo y no de la democracia.

    El problema pues no es ser antiamericano, sino de parte de qué americanos se está. Si de parte de quienes luchan contra el “macarthysmo” actual, o a favor de él. En este último caso el no ser “antiamericano” se convierte simplemente en ser lacayo.


[1] Citados por el New York Times el 8 de mayo de 1992. Y presentado luego a Bush hacia el 2002, en un Documento titulado. National Security Strategy.

[2] Ver Le Monde Diplomatique, marzo 2003, p. 9

[3] Datos del SIPRI sueco, en su informe del 2002.

[4] Instituto Sueco de Investigaciones para la paz (SIPRI)

[5] Le Monde Diplomatique (citado en nota 2). .

[6] Citado por Noam Chomsky en una Conferencia en el Foro de Tecnología y Cultura del MIT, el 18 de octubre del 2001.

[7] Le Monde Diplomatique. (citado).

[8] Informe PNUD 2002, págs. 243 y siguientes.

[9] Ibid.

[10] Ver entre otros, la carta a Bush del cardenal Law, arzobispo de Boston.

[11] John Carlin en El País, 12 sept. 2001

[12] Noam Chomsky, Conferencia citada.

[13] Ibid.

[14] Ver el escrito de Ramiro González en Misiones online, nº. 1350, 13 de enero del 2003.

[15] The National Security Strategy of the United States of America, Septiembre 2002).

[16] Artículo de E. Galeano, consultable en serpal@wanadoo.es, (Servicio de Prensa Alternativa).

[17] Le Monde Diplomatique (citado). P. 24.