Abril-2004

 

Hasta nuestro lenguaje es prestado

 

Me lo decían el otro día: “la gente parecemos tonta. Llamamos terrorismo sólo a lo que los gobernantes llaman terrorismo, “democracia” a lo que ellos llaman democracia, “derechos” a lo que ellos señalan como derechos. Hablamos con palabras prestadas. De verdad, ¡qué tontos somos!. Ya está bien, ahora podemos decir lo que nos dé la gana, porque no pasa nada, o al menos, no sirve para nada”.

 

En abril de 2002 decía el presidente Bush, en el discurso sobre el Estado de la Unión: “Estamos en guerra, nuestra economía está en recesión pero la situación de nuestro país nunca jamás fue tan buena como hoy”.

Y se quedó tan tranquilo. La ciudadanía norteamericana también se quedó tranquila.

Sólo algunas voces sueltas disintieron. Por ejemplo, un profesor e historiador norteamericano, Michael Parenti, publicó unos datos como respuesta: He aquí lo que ocurre, en un año, en los Estados Unidos:

. 27.000 norteamericanos se suicidan.

. 23.000 son asesinados.

. 85.000 resultan heridos de bala. 38.000 mueren a causa de ello, entre los que       hay 2.600 niños.

. 13 millones son víctimas de diversos crímenes, entre ataques, violaciones, robos a mano armada, atracos, incendios criminales.

. 135.000 niños llevan armas a la escuela.

. 6,6 millones de personas toman regularmente crack, speed, PCP, cocaína u otra droga dura.

. 37 millones de personas, o sea un norteamericano de cada seis, toman regularmente medicamentos para controlar sus emociones. Para las empresas farmacéuticas, las ganancias principales son…estupefacientes.

. 2 millones de personas sufren intervenciones quirúrgicas inútiles. 10.000 mueren a causa de ellas.

. 45.000 personas resultan muertas en accidentes de coche.

. 30.000 niños sufren incapacidades físicas permanentes debidas a malos tratos.

. 150.000 niños son declarados desaparecidos.

. 900.000 niños, algunos de 7 años de edad, trabajan como obreros agrícolas subpagados, lavaplatos, obreros de lavanderías o criados de casas, a veces hasta 10 horas por día, violando las leyes sobre el trabajo de los niños.

. 700.000 mujeres son violadas, o sea, una cada 45 segundos.

. 5 millones de trabajadores resultan heridos en el trabajo. 150.000 quedan con secuelas. 14.000 resultan muertos en su puesto de trabajo. 100.000 personas mueren prematuramente a raíz de enfermedades ligadas al trabajo.

. 60.000 personas mueren por sustancias contaminantes tóxicas en el entorno o      sustancias contaminadas en la comida, el agua y el aire. 4.000 personas mueren a causa de la carne contaminada.

. 5.1 millones de personas están actualmente en la cárcel, en libertad condicional o bajo palabra. La población carcelera ha aumentado un 200% desde 1980.  Por crímenes equivalentes, los afro-americanos sufren penas de cárcel un 10% más largas que los blancos.

. 15.000 personas sufren tuberculosis.

. 40 millones de personas no tienen seguridad de salud o protección en caso de       enfermedades graves.

. 1,1 millones de personas mayores viven en albergues. Un número importante de ellos sufren maltratos en esas instituciones.

. 1 millón de niños residen en orfelinatos, reformatorios o cárceles para adultos.

. Más de 4.500.000 de niños sufren malnutrición.

. Entre 7 y 12 millones de personas están sin empleo. Otros seis millones tienen empleos temporales. 15 millones trabajan a tiempo parcial, de duración determinada y sin protección social.

. 80 millones de personas viven con un ingreso inferior al “confortablemente adecuado”. 35 millones de ellos viven bajo el límite de la pobreza.

. 12 millones de pobres sufren hambre crónica y malnutrición.

. 2 millones de personas no tienen domicilio y viven en la calle.

. Más de 160 millones de personas de hogares están con deudas, contra 100 millones hace diez años.

. La mortalidad infantil es más elevada que en otros 13 países.

PUES SEGÚN EL SR. BUSH Y LA SOCIEDAD NORTEAMERICANA LA SITUACIÓN DE SU PAÍS NUNCA JAMÁS FUE TAN BUENA.

 

Algo parecido pasa con el tema del terrorismo. Me acuerdo de algunas protestas hace ya dos años contra el presidente de Israel.

Toda la prensa nos recordaba que algunos palestinos se convertían en “hombres y mujeres bombas” y eso producía algunas muertes en Israel. Los gobiernos calificaban unánimemente tales actos como atentados terroristas, los periódicos repetían el calificativo, y todo el mundo acusaba de terroristas a los palestinos.

En aquel mismo abril de 2002, el presidente israelí Sharon ya actuaba con manos libres en Palestina: ocupaba las poblaciones de Gaza y Cisjordania, bombardeaba por tierra, mar y aire sus ciudades, demolía y dinamitaba 809 casas, arrancaba 100.000 olivos, confiscaba 3 millones de metros cuadrado de tierras, arrestaba a Arafat, ejecutaba sumariamente a decenas de resistentes, mataba a mujeres embarazadas y bebés, atacaba ambulancias y periodistas, convocaba a todos los hombres (entre 15 y 60 años) de Jabalina, Kalkilia y Deheishe para interrogarlos sin camisa y con los ojos vendados.

Pero los gobiernos nunca pudieron unificar sus condenas como auténtico “Terrorismo de Estado”. Las resoluciones de la ONU han sido vetadas o rechazadas una y otra vez. Y continúa la situación, pero mucho más agravada y más disparatada. Ni la prensa ni la ciudadanía acusamos claramente de “Terrorismo de Estado” al presidente Sharon. Entonces, ¿Cómo es que se llamará eso?. Habrá que esperar que los gobernantes nos digan como se llama la injusticia, la invasión, la masacre, el expolio, la dominación,…todas esas cosas que cometen sus mismos colegas.

 

d.t.