neo7  (Febrero/2000)

 

HEGEMONIA DE ESTADOS UNIDOS

Nunca en la historia de la humanidad un país, Estados Unidos, contó con una hegemonía mundial tan indiscutible.

En el siglo XVI, el mundo estaba bajo el predominio de los imperios de España y Portugal; el siglo XVII y el XVIII fueron de dominación francesa e inglesa; el siglo XIX, de primacía inglesa y alemana. En el siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, existió el mundo bipolar de Estados Unidos y la URSS.

Pero, desde la caída del muro de Berlín, en 1989, un solo país domina el mundo sin competencia posible y sin rival conocido a medio plazo. Estados Unidos domina el mundo en todos los campos propios de una potencia: en lo político, donde ha sustituido a las Naciones Unidas; en lo económico y financiero; en lo tecnológico, donde tienen el predominio en Internet, en la informática o en la electrónica; en lo cultural: puesto que la única cultura verdaderamente universal hoy es la de Mickey mouse, Microsoft o McDonald's.

Estados Unidos es la primera potencia espacial, tecnológica, deportiva, científica, cultural, pero, además, su poder militar posee un presupuesto equivalente al doble de la suma de los cinco países más importantes, con decenios de adelanto en la clase de armamento. Ningún país posee flota en más de dos océanos, ellos están presentes en los cinco. Poseen el Tomahawk, una máquina de matar que permite golpear cualquier lugar y con una precisión incomparable. "Son como el dedo de Dios", dice Ramonet.

El siglo XX ha sido el siglo de Estados Unidos y probablemente el siglo XXI lo será también. China es una gran potencia demográfica, pero es todavía relativamente poco en casi todo lo demás.

(EL PAIS, 2.1.2000)