Todos los apartados de la presente actualización (Marzo/2003) de esta WEB van de alguna manera relacionados con el

NO A LAS GUERRAS,

NO A LA GUERRA CONTRA IRAK

 

Sólo pueden presentarse unas muestras. Resulta imposible hacer un resumen de los miles de testimonios contra la guerra. Es un derecho este de poder manifestar nuestra postura pacifista.

 

Quizás el grito que más esté molestando a los gobernantes sea

NO EN NUESTRO NOMBRE

porque es una denuncia directa contra ellos, les estamos desautorizando.

En todos los países, incluidos los Estados Unidos, la mayoría de los ciudadanos estamos contra esta guerra. Sólo los gobernantes están a favor y utilizan el nombre del país para respaldar su decisión particular. Pero todo es falso, la ciudadanía no quiere esta guerra, ni quiere guerras. Y TAMPOCO QUEREMOS TIRANOS COMO SADAN HUSSEIN.

Para los gobernantes su decisión de guerra puede convertirse en una sentencia contra ellos mismos.

 

Los gobiernos se defienden a sí mismos, alegando que ellos tienen la responsabilidad de asumir responsabilidades, de tomar decisiones. Para respaldar esa defensa argumentan que son los legítimos representantes de las naciones, porque han sido elegidos por mayoría de los ciudadanos. Y, por tanto, de nada sirven las voces ni las manifestaciones de la ciudadanía en contra de una actuación o decisión concreta de un gobernante. La voz de los ciudadanos, según ellos, sólo tiene validez durante un día cada cuatro  o cinco años, es decir, el día de las elecciones. Una vez que se emite el voto, el ciudadano queda SIN VOZ NI VOTO. A esto tienen la poca vergüenza de llamarle democracia, la “democracia formal”..., una especie de sinónimo de “cumplimiento” (“cumplo y miento”).

 

La ciudadanía en general estamos actuando con muchísima más vergüenza y respeto que nuestros gobernantes. Su prepotencia y descaro son ofensivos: El llamado Imperio necesita esta guerra para conseguir sus intereses y habrá guerra.

¿Qué pasa, que resulta más aceptable la cosa si hay un visto bueno por parte de la ONU y de los gobiernos europeos y de la OTAN? Pues nada, se exige o se compra el favor del apoyo de esos gobiernos u Organismos. Si alguno se resiste se le amenaza. Si alguien pone dificultades se le margina. Quien no apoye será tildado de irresponsable y de inútil.

¿Que parece que algunos países europeos desean mantener la imagen de Naciones Unidas y se niegan a respaldar esta acción bélica a no ser que medie otra resolución del Consejo de Seguridad…? Bueno, eso tiene fácil solución: El gobierno Bush elaborará otra Resolución para que sea aprobada por la ONU. El Sr. Bush ha llamado a sus palmeros Blair y Aznar a Texas el día 22 de Febrero para leerles la resolución ya elaborada que toca aplaudir en estos momentos.

Efectivamente, El Sr.Bush ya tiene preparada otra Resolución para la ONU y ¡en qué términos!. Es decir, que el resto de miembros (hasta 191) no van a trabajar la nueva Resolución, sólo pueden hacer una cosa: DECIR SÍ, O NO, O CALLARSE. Por si alguien tiene dudas al respecto, copio los titulares del primer periódico del 23.2.2003 que me llega a las manos: “Bush anuncia que presentará la semana que viene la “ÚLTIMA” resolución”.  Aznar asume un `papel muy activo`en el ULTIMATUM de Bush a Sadam”. “El presidente español y el estadounidense preparan una nueva resolución de la ONU que será la ÚLTIMA oportunidad de Sadam Husein para verificar su desarme”.

 

 

Nos llamarán la “generación del ridículo”, porque no es otra cosa la que estamos haciendo en estos tiempos por culpa de nuestros gobernantes y por culpa nuestra por dejarles hacer. La democracia se está quedando en palabra vacía, los derechos en papel mojado, el progreso y desarrollo convertidos en la mayor contradicción,… ¡Vaya plantel, vaya herencia cultural que vamos a dejar a nuestros hijos y nietos! Nuestra generación, con nuestros gobernantes a la cabeza, seremos objeto de burla en un futuro no muy lejano.

 

El mochuelo  

(Marzo-2003)