Enero-2005

Año 2005

 

Antes de nada permítasenos brindar con los pueblos chileno y argentino por la nueva condena judicial contra Augusto Pinochet y por haber sido sometido a la justicia  Adolfo Scilingo, acusados ambos por crímenes contra la Humanidad. Personajes que suelen hacerse los “loquitos”, “dementes” o enfermos terminales cuando comparecen ante los jueces, pero que aparecen muy sanos y capaces cuando  tienen que recuperar dinero amasado y escondido en bancos extranjeros. El pasado 24 de Noviembre, Pinochet intentó cobrar personalmente 130 millones de pesos en el BankBoston.

 

En Irak, las elecciones crujen ante el empuje de la resistencia armada. EEUU responde enviando más soldados. Gastando más dinero. EEUU decidió que las elecciones se celebrasen a finales de Enero de 2005. EEUU tiene preparado al presidente electo. El resultado, de tan previsible, no es necesario escribirlo.

 

La Unión Europea busca afianzarse sobre un Tratado económico-financiero que llaman “Constitución Europea”. Huele a show político. Las fuerzas económicas, junto con los gobiernos de turno, han establecido unas alianzas, que los gobiernos “venden como excelentes” a las respectivas ciudadanías. Los ciudadanos no necesitan conocer los textos, es suficiente con aceptar la publicidad del SÍ. Deben hacer un acto de fe ciega en los políticos. En los medios aparecerán  artistas, deportistas y famosos pidiendo el SÍ. ¿Desde cuándo un SÍ a ciegas puede considerarse un ejercicio democrático?.

 

Los ojos de las potencias económicas no dejan de mirar a China. El monstruo está despertando, empuja con vigor palpitante. Sus millonarias inversiones han llegado a Latinoamérica. Centroamérica, el patio trasero, queda fuera una vez más. Todos quieren aliarse con China, invertir en China y perdonar todo lo imperdonable a China. 

 

Los desastres ocurridos en el Índico han impactado al mundo. Ha puesto a prueba la solidaridad mundial. Con mayor o menor publicidad, las ayudas llegan de muchos frentes. Los problemas llegarán más tarde, con el olvido. O con otro desastre. Lo saben muy bien los países pobres. No cesan las inundaciones por diversas partes del mundo (California, Guatemala, Panamá,...), tampoco faltan los voceros que inmediatamente achacan los numerosos desastres naturales a numerosas casualidades naturales, nunca a la destrucción del medio ambiente que estamos produciendo los seres humanos.

 

El año nuevo se presenta con viejos problemas. El mayor problema del mundo de ayer sigue siendo el mismo de hoy: el Hambre. Un problema que no se arregla con limosnas, sino cambiando el infame orden mundial que es la calamidad mayor. El tsunami dejó 160.000 muertos. Cinco millones de niños mueren de hambre cada año.

Y muy ligado al problema anterior: la desigualdad. Un trabajo de investigación norteamericano, denominado Proyecto Censurado, informa que los ingresos de los 400 estadounidenses más ricos superan a los ingresos de la población entera de los veinte países más pobres de África, con 300 millones de personas.

 

Año intenso, según sus inicios. Deseemos cosas buenas. La libertad de Irak. Las condenas de los ex tiranos. La derrota de los agresores. El cambio del orden mundial... Buenas cosas.

 

El mochuelo 

(Enero-2005)